miércoles, 6 de noviembre de 2013

Tormenta



Se desvanecen muertas las hojas vespertinas

tejiendo presurosas su alfombra de nostalgia,

y acarician los sueños imprecisos, prendidas

de las concupiscentes mariposas del tiempo.

Los horizontes beben recelosos los cirros

junto a las horas negras presentidas. Las olas

cálidas del verano cabalgan por parajes

perdidos en el cielo. Cárdenos nubarrones

se ciernen inmutables sobre el cenit oscuro

de la tarde. Centellas oblicuas, en zigzag,

anuncian deslumbrantes el fragor de los truenos.

Cuando los grillos callan su voz, y las veloces

lagartijas encuentran la anhelada oquedad,

estalla la tormenta abriendo sus fauces húmedas.


Felipe Tajafuerte

2013

18 comentarios:

  1. Las tormentas me gustan, desde siempre, desde que las veía descargar en el mar, ahora que he leido tu tormenta me gustan mas y cuando el cielo baje y descuelgue las nubes grises, cuando eso ocurra me acordaré de tu descripción.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta verlas bien resguardado, y olerlas. Abrazos

      Eliminar
  2. Hola Felipe. ¿Con qué quedarme? ¿Con tus palabras de tormenta o con la linda fotografía con que las acompañas? Difícil dilema; me quedo con las dos.
    Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes disfrutarlas todo lo que quieras. Así me gusta, que no excluyas nada. Un abrazo

      Eliminar
  3. La has ilustrado muy bien con tu fotografía, pero no es necesario para las palabras. Muy bueno, Felipe.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paco. A mí se me ocurre una cada tres o cuatro meses y a ti cada tres o cuatro minutos. Un abrazo

      Eliminar
  4. Hermosa descripción, bien acompañada de la fotografía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es bueno complementar las palabras con una imagen. Abrazos

      Eliminar
  5. De tan real, me ha parecido oír un trueno y todo.
    Estupendo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y olor a ozono ¿lo has percibido? Un abrazo

      Eliminar
    2. ¿Era ozono? Creí que era el pescaito frito...jejeje
      Besos

      Eliminar
    3. Me da la impresión de que tú estabas más cerca del chiringuito que de la tormenta. Un beso

      Eliminar
  6. No me gustan las tormentas, soy como esas veloces lagartijas buscando su oquedad. No así tus versos que me han gustado mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí, bien cobijado, me gustan. Me parecen un buen espectáculo que afecta principalmente a tres sentidos: vista, oído y olfato. Abrazos

      Eliminar
  7. Me gustan las tormentas, y me gusta tu poema, pero especialmente eso de "Se desvanecen muertas las hojas vespertinas", y que desaparezcan de mi parcela, que se las lleve el viento, la tormenta o lo que sea.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero se desvanecen para tejer su alfombra de nostalgia. No seas vago y dale marcha al recoge-hojas. Un abrazo

      Eliminar
  8. Nada, que a jubi se le ha escapado la cabra.
    Preciosa poesía Felipe, a veces nos sale cantar, otras llorar, hablar, reír ... es bonito y necesario, para nuestra paz interior, dejar que nuestros sentimientos vuelen libres, es una necesidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay tiempo para todo ahora que el ajetreo laboral se ha desvanecido como las hojas vespertinas. Besos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...