miércoles, 20 de noviembre de 2013

De nuevo Cáceres

Cada vez que me acerco a Cáceres, procuro darme un paseo por sus arterias más significativas y en particular por su casco monumental, cuyas calles, plazas y rincones tienen un encanto especial que cautiva a todos los visitantes, tanto a los ocasionales como a los habituales. Yo me voy convirtiendo paulatinamente en uno de estos últimos.

A los pocos días de llegar, estuvimos tomando un aperitivo con Liova, nuestra amiga bloguera "extremaña", en una cervecería , situada en la Avenida de España, en la que solemos juntarnos en estas ocasiones. Casi todos los cacereños llaman a este lugar Cánovas por el bonito paseo que lleva ese nombre, situado como mediana de la citada avenida, centro neurálgico y nexo de unión entre la zona moderna y la monumental. 

Días más tarde, aprovechando que mi mujer había ido a la peluquería, me dispuse a disfrutar de un paseo pateando el centro de la ciudad. Aparqué el coche en una placeta cercana a la Audiencia Provincial, y por la calle Sande entré en la Plaza de Santiago.

Iglesia de Santiago
La gran mole de la iglesia del mismo nombre me volvió a impresionar como en otras ocasiones. Es de estilo renacentista con detalles románicos y góticos. Está enmarcada en el exterior por contrafuertes cuadrangulares sostenidos por pilastras cilíndricas. La puerta estaba abierta  y me colé al interior. Destaca el retablo central, obra inconclusa de Berruguete y que terminó su taller. Llamaron mi atención los soportes de los dos púlpitos con figuras de un ángel en uno y un demonio en el otro.

Cuesta del Maestre

Plaza del Socorro
Por la Cuesta del Maestre llegué a la plaza del Socorro, donde se ubica el portal de Coria, custodiado por la Torre de Espadero, y de aquí penetré en el recinto monumentalCon la escusa de coger un plano de la zona, entré en el Palacio de Carvajal, no sin antes contemplar su espléndida torre circular, y saqué unas instantáneas del patio interior.

Palacio de Carvajal

Patio interior de Palacio de Carvajal
Deseché visitar la concatedral de Santa María, dejando para otra ocasión el verla detenidamente. Dirigí mis pasos hacia el Arco de la Estrella y entregué unas monedas a un par de músicos callejeros que allí estaban amenizando la mañana.

Música para alegrar la mañana
Adarve de la Estrella
Continué por el adarve de la Estrella y de éste al de Santa Ana. Hice unas fotos a la imagen pétrea de nuestra patrona que se encuentra sobre el Arco del mismo nombre, para incorporarlas a mi colección.

El Arco de Santa Ana a la izquierda

La soleada Plaza Mayor, semi desierta
Descendí a la plaza Mayor y de allí, por la calle Pintores, caminé hasta la Plaza de San Juan, donde una broncínea vendedora de periódicos me mostraba uno de ese mismo metal.

Vendedora de noticias
De allí a Cánovas hay un paso. Al final de este paseo, junto a la estatua de Gabriel y Galán, un músico interpretaba, con guitarra y armónica, canciones de Joaquín Sabina.  Dí satisfacción a mi afición fotográfica y, cuando se preguntaba quién le había robado el mes de abril,  deposité mi donativo en su cestillo.

Monumento a Gabriel y Galán en el Paseo de Cánovas
- El reportaje bien vale un billetito -me dijo con desparpajo al ver que lo que había dejado caer era una moneda de un euro-. Os veo a todos muy secos hoy.
- Si es de cincuenta mejor que de cinco, ¿no? -respondí sonriendo- No me alcanzaría con la pensión si os doy un euro cada día a todos los que pululáis por aquí.

Lo dejé enseñando a un niño su guitarra y retrocedí para recoger mi vehículo. Antes pasé por la Plaza de la Concepción para retratar a un par de figuras inmóviles en posición de bailar la jota extremeña.

La jota extremeña
Muy cerca, unos obreros, provistos de los correspondientes arneses, reparaban el tejado de la iglesia de Santo Domingo.

Mientras yo paseo, otros trabajan
Cerca de la plaza de toros está la avenida de las Lavanderas y, como el día iba de fotografías, entre otras, de estatuas, imágenes, esculturas etc. volví a enfocar la cámara sobre la efigie de estas profesionales del jabón y la tabla, ya desaparecidas.

Homenaje a las lavanderas
Dí por finalizado mi paseo porque mi mujer, con toda seguridad, habría terminado ya su acicalamiento en la peluquería. Cuando llegué a casa con el pan recién comprado, me estaba esperando para que cumpliese con una de mis ocupaciones y pusiese la mesa antes de pasar a recoger de la guardería a nuestros nietos.

30 comentarios:

  1. Un bonito recorrido y estupendas fotos, como siempre, me has dejado pensativa con el demonio soportando el púlpito, creo que en Arequipa, Perú, también hay en una iglesia un demonio bajo el púlpito. Pero bueno me vuelvo a ver las fotos... Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que es la figura de un demonio lo que sostiene el púlpito del lado del evangelio, aunque puedo estar equivocado. Un abrazo, Ester.

      Eliminar
  2. Atravesar la Puerta de la Estrella y desaparecer por las callejuelas del casco antiguo te transporta inevitablemente a tiempos muy remotos. Si no fuera por los cables, las señales y algún que otro coche pensaríamos que estábamos en el siglo XVII. Las meadas dan lo mismo, también se aliviaba la gente en la calle en aquellos tiempos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si he de ser sincero, yo no aprecié esa suciedad en las calles de la ciudad monumental, quizá era una hora temprana de la mañana. Saludos

      Eliminar
  3. Como dice Cayetano cruzar el arco de la Estrella es como entrar en un túnel del tiempo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece mentira que sea un casco histórico monumental tan vivo. Saludos

      Eliminar
  4. Cáceres es una de nuestras maravillas artísticas y, como bien se dice arriba, un extraordinario túnel para viajar en el tiempo.
    Que dure mucho tiempo así.

    Saludos, Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciudad monumental es algo único. Un saludo

      Eliminar
  5. Cáceres es una preciosa ciudad, quizás poco conocida. La visité ya hace algunos años camino de Lisboa en coche y me encantó, tiene un algo especial, se respira la historia por cada una de sus calles.

    Un saludo desde Reinado de Carlos II

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí era una perfecta desconocida hasta hace unos años. Cuando conocí Extremadura quedé sorprendido y prendado de las belleza que encierra. Saludos y bienvenido

      Eliminar
  6. Pareciera como que hubieras excavado un túnel entre Tudela y Cáceres. Sé que no es terráqueo, pero sí sanguíneo. Me encanta leer tus relatos viajeros, y dile a mi prima que existo y que la sigo amando.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más bien es un cordón umbilical. Se lo diré a la "extremaña" y, si quieres, un día quedamos los tres, tu y yo acompañados, claro. Abrazos

      Eliminar
  7. Un viaje a Extremadura me lo estoy replanteando de nuevo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dudes, Emilio, seguro que disfrutarías mucho. Hay cantidad de cosas para ver, y se come de cine. Un abrazo

      Eliminar
  8. Acabo de llegar de pasar unos dias en la Ria de Arosa y me ha vendio muy bien el paseo por la ciudad.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De buen sitio vienes. Me figuro que le habréis dado buen tute al Albariño y a la "cascarulla" y por eso te ha sentado bien el paseo. Un cálido abrazo

      Eliminar
  9. Precioso paseo, de Extremadura sólo conozco Badajoz, habrá que volver y visitar Cáceres.

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Badajoz capital no es de lo que más me gusta, a pesar de su plaza alta. Te falta de conocer ciudades como Mérida, Olivenza, Zafra, Trujillo, Cáceres, Plasencia y algunas más que son verdaderamente espectaculares. Córdoba no cae tan lejos. Abrazos

      Eliminar
  10. Cáceres tiene rincones espectaculares. Siempre un placer recorrerla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Katy, y yo que ahora voy con cierta regularidad me gusta darme un paseo especialmente por la ciudad monumental. Abrazos

      Eliminar
  11. ¡Qué grato es saber que se acuerdan de una!!!!!! Gracias Felipe y Pili por vuestro cariño cuando venís a estos Cáceres!!!! Siempre me hacéis una llamada y yo acudo rauda a tomarnos ese aperitivo que tanto me gusta!!!! La próxima... paseo por la parte vieja de este bello Cáceres... seguro que me enseñas rincones y una visión distinta a como lo veo yo.
    Gracias por tu mención de esta "extremaña" que os aprecia de verdad!!!!!
    Seguimos en la tarea!!!! Besos amigo.
    Pd. Me hizo gracia la foto del violinista (la 7ª) está mal, muy mal decirlo... pero creo que no toca el violín... lo aporreaaaaaaaaaaaaa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de nuevo a casa después de tan largo periodo de inactividad. El violinista se defendía, no con el violín, sino de él. Para la primavera creo que nos volveremos a ver. Besos

      Eliminar
  12. Hola Felipe. Hará dentro de poquito un año que estuve en Cáceres durante unas pocas horas (cosas de los viajes programados). Me alegro que con tus comentarios y fotos me hayas recordado algunos de los pocos sitios que ví. Espero, mejor decir deseo, volver. Un saludo desde Gran Canaria, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen los viajes programados, que no puedes estar todo lo que quisieras en algunos lugares y en otros tienes que detenerte más de lo deseado. Querer es poder, casi siempre. Saludos

      Eliminar
  13. Me ha gustado el recorrido. Tengo familia en Cáceres, en la actualidad dos primos hermanos y sin embargo no he estado nunca en la ciudad. Todavía espero poder acercarme hasta allí.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te lo recomiendo, Emilio, te verás gratamente sorprendido. Un saludo

      Eliminar
  14. No he llegado a estar en Cáceres. Pero hicimos una visita programada a Trujillo. Fue muy entretenida, y pude realizar un video.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Trujillo está muy bien, pero la ciudad monumental de Cáceres es algo único y sorprendente. Un abrazo

      Eliminar
  15. Cáceres sigue siendo una asignatura pendiente... A ver cuándo puedo hacer una escapadita.
    ¡Ole esos abuelos y su labor!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues no está tan lejos de Madrid y creo que merece la pena. Quizá cuando Antoñito crezca un poco más... Un abrazo

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...