sábado, 12 de noviembre de 2022

El regalo


 
Caminando por la calle
vi este fermoso regalo
que a una enfadada vecina
en la puerta le han dejado.
Ella, con mucha ironía
y amabilidad, le ha dado
las gracias en un papel
con el siguiente recado:
“Mil gracias por el presente,
tan solo le falta el lazo”.
Ni corta ni perezosa
al escrito lo ha pegado.
El desaprensivo dueño
de un perro de tal tamaño,
después de dejar la mierda,
se dio el piro con buen paso.
Y la paciente vecina
todavía está esperando
que tan ejemplar viandante
cumpla como un ciudadano,
recogiendo ese mojón
de un lugar que le es extraño,
lo limpie con pulcritud,
aunque sea con la mano
y deje el sitio impoluto 
como lo había encontrado.


Felipe Tajafuerte. 2022

(Dedicado a mi amiga Coral que se encontró el regalito en la puerta de su casa)

martes, 8 de noviembre de 2022

Testamento

 



He vivido mi vida,
y la he vivido bien.
Con altibajos. Como suele ser.
No sé cuánto me queda.
Tampoco me preocupa.
Sólo me inquieta el cómo,
porque el último lance
lo deseo apacible y rápido.
Sin molestar. Por eso,
quiero que, una vez me haya ido,
se bloquee el candado de los llantos
y se cierre el camino a la tristeza.

Que, en las noches en blanco,
no verdeen las lágrimas,
tan solo las precisas para un alivio urgente.
Que haga mutis la turbia duermevela,
el sueño cierre párpados
y la luz del sosiego
apague los insomnios.

Entre tanto, que afloren mis poemas
sin reservas,
que los acoja el aura de los valles
o los guarden las nubes en su añil.

Porque, naturalmente, todavía, no quiero
pasar a mejor vida.

Me conformo con la que ahora tengo.


Felipe Tajafuerte.2022


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...