sábado, 3 de abril de 2021

Al Cristo de la cama


 

Inmóvil tras la agonía,

se muestra el Cristo yacente

con mirada transparente

de una vida en sintonía.

 

Un esbozo en simetría.

Cálida imagen doliente

de una idea sugerente

con plenitud y armonía.

 

Ahí, tendido en el lecho,

inclinada la cabeza,

hendido el torso maltrecho,

 

turba la delicadeza

de ese silente clamor

que aletea en derredor.

 

 

Felipe Tajafuerte. 2021


domingo, 14 de marzo de 2021

Un encuentro inesperado

Me costó reconocerla cuando me llamó desde la cafetería del aeropuerto. Me encontraba haciendo hora para tomar mi vuelo y ella parecía regresar de algún país extranjero. Habían transcurrido casi dos lustros desde la última vez que nos vimos y su vestimenta me descolocó por completo, así como su carencia de equipaje. Me acerqué, entramos y nos sentamos junto al gran ventanal que mostraba las pistas. Ella pidió una menta poleo. Yo un cortado. Se le notaba con ganas de hablar y a mí no me importaba escuchar. Deformación profesional.

Mi amiga, movida por un arraigado sentimiento altruista, había estudiado educación especial y la solidaridad enraizó con entusiasmo en terreno abonado. Tenía un carácter fuerte y las ideas muy claras; la carta de San Pablo a los efesios, eso de que «las mujeres estén sujetas a sus maridos», no iba con ella. Con el tiempo, nos fuimos distanciando sin que hubiera ninguna causa y, durante algunos años, le perdí la pista definitivamente. Hasta ahora.

Asentí cuando comenzó a hablar: Sabes que me enrolé en una oenegé. Con ella marché a Benín para ayudar en una escuela de niños con situaciones especiales como autismo, síndrome de Down y de Asperger. Allí fui muy feliz realizando un trabajo tan satisfactorio y reconfortante como siempre había soñado. Pero surgió lo más inesperado: Era alto, enjuto, de rostro atezado, cabello ensortijado y barba un tanto rala. Apareció como por ensalmo y me atrajo como nadie lo había hecho hasta entonces. Intimamos. Noté las mariposas en el estómago y me sentí enamorada. En ese pequeño país, incluso entre las propias familias, conviven individuos de distintas religiones sin ningún problema. En mi caso lo hubo: la persona por quien me había colado era musulmán, pero no un musulmán cualquiera; se trataba de un imán. No tardé mucho tiempo en comprobar su integrismo y sufrirlo en mis propias carnes. Poco a poco me fue llevando a su terreno hasta anularme por completo. Sin embargo, estaba obnubilada, no era yo. Con el fin de agradarle, me convertí al islam, vestía de la forma que me indicaba, nunca le llevaba la contraria y siempre caminaba detrás de él. Dejamos de ir a celebraciones con mis compañeros porque no transigía que hubiera en la mesa ni una sola botella de vino o de cerveza para que ellos bebieran, aunque nosotros no lo hiciéramos. Dejé de venir a pasar las vacaciones navideñas con mi familia porque él me lo impidió. Un buen musulmán no celebra la Navidad, me decía. Fui incapaz de rebelarme. Mi refugio fue durante mucho tiempo internet, aunque a hurtadillas.

Al oírla, no salía de mi asombro. Me costaba hacerme a la idea pensando en cómo era. De cualquiera otra lo hubiera creído a pies juntillas, pero ¿de ella? Siempre había sido indiferente, más bien contraria, a las cuestiones religiosas. Aunque, por tradición familiar, era considerada católica, apostólica y romana, nunca había sido una niña piadosa. Ni siquiera consideró su primera comunión como “el día más feliz de su vida”. A pesar de realizar sus estudios primarios y de bachillerato en las jesuitinas, o quizás debido a ello, la religión le traía al pairo y, más adelante, durante su adolescencia, cuando las ideas comenzaron a reordenarse en su cabeza, se declaró abiertamente agnóstica, con gran desconsuelo por parte de su madre, que era tan devota. Aún recuerdo cuando, ante los problemas de visión de ésta, le soltó flemática: Mamá, debes hacer alguna visita al oftalmólogo en lugar de tantas a Santa Lucía, por muy abogada de la vista que sea.

Estaba perpleja con lo escuchado hasta ese momento y debió notar mi asombro porque sonrió continuando su relato: El amor es ciego, ¿sabes? Me tenía abducida. Ahora, en la distancia, dudo si fue amor o una simple atracción física. A pesar de todo, me sentía feliz. Frustrada, pero feliz. Al menos eso creía entonces. Sin embargo, ante sus celos continuados, pienso que enfermizos, poco a poco, fui recuperando la lucidez y dándome cuenta del sometimiento al que me veía forzada. Las discusiones, inicialmente tímidas, comenzaron a prodigarse más y más, aumentando día a día mi atrevimiento y aplomo. Quizá se fue apagando el fulgor del enamoramiento o los ardores de la pasión y ello hizo que brotaran en mí, de nuevo, la autoestima y el amor propio. Todo estalló de súbito. La bofetada me hizo abrir los ojos y me cerró el corazón. Había soportado vejaciones, pero que me pusiera la mano encima, ni hablar. ¡Hasta ahí podía llegar! Me planté y … Allí se ha quedado.

Dirigí la mirada a su ropa y le pregunté qué hacía vestida de esa manera. Acabo de llegar con lo puesto y no me ha dado tiempo de comprar nada, me contestó. Pero ¿ahora eres creyente? Inquirí con curiosidad. ¡Bah! Nunca lo he sido, fue su respuesta. Me convertí al islam, ante su insistencia, por complacerle y no arruinar su carrera. A veces se cometen estupideces sin pensarlo. Este periodo me ha servido para reafirmarme en mi agnosticismo de siempre. Además, me subleva el machismo de las religiones monoteístas. Dios, por no ser humano, debiera carecer de sexo. Sin embargo, lo mismo Yahveh que Alá, Cristo, su Padre y el Espíritu Santo (aún con forma de paloma) lo poseen. Son todos muy masculinos ellos. ¡Tiene huevos! (nunca mejor dicho). Así nos ha ido a nosotras, siempre hemos sido “la mala de la película”. Esta percepción de las mujeres como causantes de todos los males se ha perpetuado lo largo de los siglos. ¡Joder, si hasta la guerra de Troya fue por culpa de una mujer que le puso los cuernos a un vejestorio!

No pude menos que sonreír ante el exabrupto. Mi amiga estaba lanzada. Todo, prosiguió relatando, está basado en la desdichada concepción del sexo como pecado, algo inexistente en la antigüedad. Las religiones patriarcales, cuyos sacerdotes siempre han sido masculinos, han encarnado la tentación, cómo no, en el cuerpo desnudo de las mujeres y jamás en los de los hombres. Nosotras, ya lo ves: brujas, siempre brujas, dispuestas para la hoguera. Como las de Salem o Zugarramurdi. La consagración de la maldad femenina se remonta al día en que, según las tres grandes religiones, la primera mujer de la historia nos arrojó a todos del Paraíso. Tanto el Corán como la Biblia coinciden en ello.

Anunciaron la próxima salida de mi vuelo. El tiempo había transcurrido sin apenas darnos cuenta. Todavía añadió con premura: Cuando escribas esta historia, cosa que estoy segura que harás, en esa revista en la que colaboras, no se te ocurra mencionar ningún nombre. Por favor, hazme caso.

Nos despedimos con un par de besos y la promesa de vernos en una nueva ocasión. Además, nos facilitamos nuestros respectivos teléfonos móviles. Ella marchó a una tienda cercana muy conocida para comprarse una ropa más acorde con su situación actual. Yo me dirigí rauda hacia mi puerta de embarque, un tanto alucinada por lo que acababa de oír. En ningún momento dudé de la veracidad de lo escuchado.

Acomodada en mi asiento, elucubré sobre las historias tan extrañas a las que conduce el amor o la pasión… O, tal vez, la religión.





                                                               (Relato publicado en la revista ASCHEL DIGITAL a solicitud de sus editoras Asunción Caballero y Chelo de la Torre)


domingo, 26 de julio de 2020

No sale la Patrona




No sale la Patrona.
Las calles mueren huérfanas
de la albahaca y la cera del estío.
No bailan altaneros los gigantes
encauzando la sierpe blanquirroja.
No acompaña el tamboril a los chistus,
ni la cruz a los cirios.
Desprovistos de jotas con arraigo,
los aleros se olvidan del incienso.
Suenan bronces esquivos, carentes de alborozo,
solapando nostalgias de resol.
En los ojos se asoma
la turbia brillantez de arcaicas emociones.

A la espera de un tiempo más propicio,
Santa Ana reposa en su hornacina
añorando solanas callejeras.
Hoy, veintiséis de julio

del año dos mil veinte,
la Abuela, también, se ha quedado en casa.
No sale la Patrona.








Felipe Tajafuerte. 2020

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...