sábado, 19 de febrero de 2011

El Barranco de Espadas

Como otros días me dirijo hacia la planta de tratamiento de las aguas de Tudela. Después de pasar al montículo de Los Pendientes de la Reina, tomo una pista a la izquierda que desciende suavemente hacia el Barranco de Espadas. Marcho vivazmente entre el arbolado. Un poco más adelante tengo que cruzar el liviano riachuelo producido por los sobrantes de agua de la potabilizadora.

El paseo es cómodo. Contemplo los bosquecillos de pino mediterráneo que se precipitan desde las cimas buscando la calidez de la hondonada. Llego a una especie de cañón donde parece ser da comienzo el Mediavilla. En la cuenca algún pino y sedimentos de ruejos y tierra. Algo más adelante vuelve a escucharse el murmullo del agua de la sobradera que da vida a los numerosos carrizos del cauce.


Los pinos descienden desde la Plana de Canraso

Posiblemente aquí se origina el Mediavilla

Discurro por el valle en el que se han unido otros dos barrancos. Aquí abajo el calor aprieta y me despojo de la ropa de abrigo. El verdor del romero contrasta con el gris pajizo de los espartos y el plomizo del tomillo, cuyos aromas y el de los pinos me acompañan en mi transitar por el zigzagueante camino.

El barranco se angosta

Tras un largo trecho, asciendo una pequeña costanilla y la vereda va a unirse con la que baja del montículo donde se ubican las antenas de radio y desciende al polígono industrial de Canraso.

Cauce del barranco

Desconozco el origen del nombre de Barranco de Espadas. Lo que recuerdo es que se trataba del muladar de Tudela donde antiguamente se depositaban los cadáveres de los animales para que los buitres dieran buena cuenta de ellos.

Además de pinos: romeros, espartos y tomillos

El recorrido, apenas una hora, se queda un tanto escaso para lo que yo ando habitualmente. He llegado a la conclusión de que la suma de los dos trayectos, el de la plana de Canraso y el de este barranco, es perfecto.

El valle se amplía

A mi entender la ruta idónea es la siguiente: iniciarlo subiendo la pendiente que se dirige a las antenas de radio, continuar por toda la plana de Canraso hasta la planta potabilizadora, descender y antes de Los Pendientes de la Reina tomar el camino de la derecha para hacer el itinerario que hoy he descrito hasta alcanzar la pista que desciende al polígono.  La duración estimada es de dos horas y media, además del necesario para la ida y vuelta a casa desde este lugar. 

5 comentarios:

  1. Felipe que estupenda ruta de senderismo has descrito y que suerte tienes de poder introducirte en esa maravilosa naturaleza que tienes y disfrutar de ella. Yo solamente he hecho senderismo una vez y no me fué muy bien pues mis pies estan muy delicados. Que sigas disfrutando mucho de tus caminatas. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. El relato y las fotos me han parecido tan buenas como nos tienes acostumbrados, Felipe, pero no sé por qué el nombre del barranco me ha sonado muy familiar, aunque no sepas explicarlo.

    ResponderEliminar
  3. De tu ruta comentada me quedo con ese momento al lado de los espartos, el tomillo y los pinos. Adornar las fotos con olores es el mejor complemento. Beso

    ResponderEliminar
  4. Me pasa como a Terersa no puedo andar demasiado porque mis rodillas no me lo permiten y por eso me encanta leerte y caminar de tu mano .
    Que tengas buena semana .

    ResponderEliminar
  5. alberto boutellier20 feb. 2011 22:11:00

    Hola Felipe, llevas razón,aunque me refería a tus entradas en BM. Es cierto que había perdido tu blog y ahora está en favoritos. Desdeluego eres un trotamundos,lo mismo sobre ruedas que sobre suelas,pero es que con esos paisajes, a los que le pones imagen y dejas a nuetra imaginación los olores que tan bien describes, es una delicia seguirte. Un fuerte abrazo.
    Alberto

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...