jueves, 26 de agosto de 2010

Turismo en los Monegros

Monasterio de Santa María Reina o de Sigena


Exterior iglesia
Hoy nos hemos dado un “garbeo” por los Monegros. No es que fuera el día más apropiado para realizarlo, pero ya teníamos preparado el programa: visita a los monasterios de Sigena y Rueda.

A las nueve y media de la mañana subimos al coche y … ¡Hala, a la carretera! Nos esperan unos cuantos kilómetros y cerca de 40º de temperatura.

En menos de dos horas nos plantamos en Bujaraloz y discurriendo por un granado secarral  llegamos a Sariñena, en la provincia de Huesca. Vamos bien de tiempo puesto que las visitas al monasterio dan comienzo a las doce y media.

Como no conocemos el camino echamos mano del “navegador”. Craso error. No sé si ha sido culpa de ese chisme o de mi cuñado. El caso es que tras media hora circulando por una carretera infame abrasada por el sol, una delicada voz surgida del dichoso aparatito se ha apiadado de nosotros y nos ha informado muy amablemente, en mitad del desierto, que habíamos llegado a nuestro destino. Si nos veis la cara en ese momento…

Torre
Interior
Tras la información recabada en el siguiente pueblo, arribamos por fin, a Villanueva de Sigena, donde se encuentra enclavado el Monasterio de Nuestra Señora Reina, pasadas las doce y media. Tenemos que esperar a la próxima visita que se realizará a la una del medio día.

Se trata de un cenobio románico de transición erigido en 1188 sobre una laguna desecada. Su fundación es obra de Doña Sancha de Castilla, esposa del rey aragonés Alfonso II, y en él ingresó al quedarse viuda. Fue el principal monasterio femenino de la orden de San Juan de Jerusalén.


Portada de la iglesia
La guerra de la independencia, la desamortización de Mendizábal en 1836 y la guerra civil en 1936 causaron tales daños en el monasterio que lo dejaron en un estado lamentable por lo que las monjas de Jerusalén lo abandonaron.

Vista exterior
Tras una incompleta restauración, en este momento está habitado por 36 monjas Hermanas de Belén, una nueva orden nacida en 1950.


Es un monasterio pobre, desnudo pero con algunas cosas muy interesantes y es una pieza arquitectónica emblemática del arte románico. De su pasado esplendor queda muy poco.


Concluida la visita, iniciamos el regreso para comer y posteriormente dirigirnos hacia el monasterio de Rueda, pero esto ya es tema para otro post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...