jueves, 19 de septiembre de 2013

Consecuencias de viajar

Últimamente, los viajes emprendidos me suscitan el deseo de leer algo, más bien novelas, relacionado con el lugar visitado. No recuerdo muy bien cuándo me surgió el primer impulso de hacer ésto que ya se ha consolidado como una costumbre. Quizás fue cuando comencé a viajar con cierta regularidad. Además, no siempre son nuevas lecturas, sino que, en numerosas ocasiones, se trata de obras leídas con anterioridad.

Unos breves días en Valencia, con motivo de un viaje para conocer las fallas, hicieron resurgir mi deseo de volver a leer Cañas y barro,  de Vicente Blasco Ibáñez.

Después de mi recorrido por Italia, A los pies de Venus, de Blasco Ibáñez, y Los Borgia, de Mario Puzo, fueron los elegidos. Un par de meses mas tarde, Sinué el egipcio, de Mika Waltari, me situó de nuevo en el país del Nilo.

San Juan de Letrán en la Roma de los Borgia

Egipto, el país de Sinué
Mi periplo por la volcánica Lanzarote fue la causa de una nueva lectura de Océano, la primera entrega  de la trilogía de los Maradentro, escrita por Alberto Vázquez Figueroa,  lo que, por otra parte, me dictó una de mis entradas hace ya algún tiempo. 

Timanfaya, escenario de Océano
El viaje a Rusia me sugirió Ana Karenina, de León Tolstoi, posiblemente porque la protagonista está inspirada en la hija del poeta Alexander Pushkin, pero la idea no cuajó y me conformé con visionar de nuevo la pelicula Doctor Zhivago, una de mis favoritas.

Monumeto a Pushkin en Moscú
De mi recorrido por Austria surgió la idea de la película Sonrisas y lágrimas, desechando Sissi por razones obvias, pero el triste final de ese viaje me quitó las ganas de todo y el tema se enfrió, estando pendiente todavía sin ningún deseo de acometerlo.

Monumento a Sissi en Viena
De Croacia me traje el propósito de leer Un puente sobre el Drina, de Ivo Andric, influido por nuestro guía croata al visitar la ciudad de Móstar y su reconstruido puente. Transcurrido algún tiempo en busca de la novela, conseguí hacerme con ella y cumplir lo propuesto.

El puente de Mostar  similar al del Drina
Mi incursión en la Cueva de Montesinos, durante mi estancia manchega para visitar las Lagunas de Ruidera, fue la causante de mi cuarta lectura de las aventuras de Don Quijote de la Mancha. Soy consciente de que algunos tienen atravesada la novela de Cervantes, sin embargo a mi me gusta echarle una ojeada de vez en cuando y vuelvo con frecuencia sobre ella.

Los molinos de la aventura de los gigantes
El paso cerca de Tudanca en las recientes vacaciones en Cantabria me han hecho volver a la "Tablanca" de Peñas Arriba, de José María Pereda, una de las lecturas de mi juventud.

Las peñas arriba de Pereda
La lluvia amarilla, de Julio Llamazares, me ha acompañado durante unas horas nocturnas en el reciente recorrido por el Pirineo oscense, en el que existen tantos pueblos abandonados como Ainielle, donde el autor sitúa a Andrés, su protagonista.

En Ordesa no se ha iniciado la lluvia amarilla aún
Como consecuencia de las vacaciones del pasado año en Asturias, ahora me encuentro centrado en La Regenta, de Leopoldo Alas "Clarín", transitando por las calles de "Vetusta", la Oviedo lluviosa que conocí en aquella ocasión. Una relectura varias veces pospuesta sin saber exactamente la causa.

El lluvioso Oviedo de la Regenta
Con éste hábito adquirido, rememoro los puntos visitados, es causa de nuevas satisfacciones y  origina que los buenos momentos vividos se prolonguen en el tiempo, haciendo más difícil el olvido. Como ya dije en otra ocasión, sin duda, el conocimiento de los lugares en los que se desarrolla la acción de un relato da a su lectura una nueva dimensión.

37 comentarios:

  1. Amigo Felipe, magnífica costumbre y buena elección de libros de ¿viaje?, o simplemente libros.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente libros, Emilio, para viajar y para leer en cualquier momento. Un saludo

      Eliminar
  2. Esa cultura llamada mundo logia, esa es la que envidio, por el he no de viajar y por recordarlo todo. Así que me viene muy bien leerte. Gracias y gracias

    ResponderEliminar
  3. Siento los espacios blancos, no se porque sucede, era mundología y hecho. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Muy buena costumbre.

    Oye y la reseña de alguna de ellas no se prodia publicar en Leo y comento
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que en esta temporada estoy un poco vago, con síndrome postvacacional. En cuanto me reponga haré algo. Un abrazo

      Eliminar
  5. Una excelente costumbre que yo también practico, generalmente antes de realizar los viajes (a veces también después). Es la mejor manera de comprender los lugares que se visitan, si se eligen bien las lecturas; y por lo que veo tú las eliges muy bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo suelo informarme del país previamente y después del viaje escojo la lectura de algo ambientado en ese lugar. Me parece estar viviendo mejor los relatos. Un abrazo

      Eliminar
  6. Es una maravillosa forma de unir la imaginación con la realidad. Es estupendo releer un libro en dónde te puedes situar hasta el punto de sentirte protagonista del mismo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es precisamente la sensación, o al menos ver los escenarios reales del relato. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Por cierto, Felipe, cuando no puedas o no te apetezca viajar físicamente, los libros te permiten siempre viajar desde tu sillón preferido hasta cualquier lugar que se te antoje. Yo tuve una época muy anterior a los blogs e Internet, que escribía viajes imaginarios. Un mapa, un plano de la ciudad, una guía turística... y a viajar. Te felicito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho me pide, Paco. A pesar de algunos microrrelatos, hechos como ejercicios literarios, la imaginación no es mi fuerte para escribir. Me encuentro más cómodo en la realidad de los reportajes. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  8. Buena costumbre la tuya.
    Yo no conozco Oviedo físicamente, pero me la imagino desde que leí "La Regenta".

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Poco conozco de Oviedo porque el día que fui a visitarla no cesó de llover, y con el paraguas en una mano y la cámara en otra poco se puede hacer. Abrazos

      Eliminar
  9. Algo así me pasa a mi pero al revés.Pero suelo leer autores del país visitado que no había leídos antes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo hago cuando termina el viaje o a más largo plazo. Me sirve de recordatorio y no tengo ningún inconveniente en que sea una lectura ya hecha con suficiente anterioridad, y más que los autores, elijo los lugares. Un abrazo

      Eliminar
  10. Es disfrutar doble porque lo vives mucho más realmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Angelines. No veas cómo me he situado durante este último viaje en el pueblecito de Ainielle, escenario de La lluvia amarilla, sobre todo cuando nos hablaron del Serrablo. Un beso

      Eliminar
  11. Excelente idea, Felipe,con las novelas el autor,nos muestra a través de su mirada los paisajes y la mejor manera de entender a sus gentes y costumbres, es cierto, para mi, Madrid es Pérez Galdós y Max Aub,como Valencia es Blasco Ibañez, y París, el impresionismo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, María, me sitúo mejor en el escenario de un relato si antes he pateado ese lugar. Abrazos

      Eliminar
  12. Buen trabajo de la imaginación y la realidad. Es un juego maravilloso y de grandes alcances.
    "Los viajes son en la juventud una parte de educación y, en la vejez una parte de experiencia". (Sir Francis Bacón)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen complemento a los viajes realizados. Abrazos

      Eliminar
  13. Inmejorable relación de obras literarias que no deberían faltar en cualquier estantería o biblioteca casera. ¿Me permites una pequeña broma? ¿Qué deberías haber leído si hubieras tenido oportunidad de in a la luna? Quizás dentro de poco solo te falte ese viaje como incasable viajero. En serio Felipe, estoy contigo, es bueno conocer de buena lectura los lugares que visitamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento me viene a la mente Viaje a la luna, de Julio Verne, pero seguramente habrá algo más actual. Abrazos

      Eliminar
  14. Me pasa algo parecido cuando visito algún sitio, trato de comprarme como mínimo un libro que hable del sitio en el que he estado, de esta manera y acompañado de las fotos que he ido haciendo, me documento mucho mejor con lo que he visto.
    Una curiosidad con respecto al libro de Llamazares, La lluvia amarilla, lo compré hace bastante tiempo en Broto, lo dejé prestado en Zaragoza, lo volví a comprar y sigo sin tener el libro ya que en otra ocasión en que lo volví a prestar no me lo han devuelto, así que de momento no compro otro y si lo hago no se lo dejaré a nadie.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también tengo unos cuantos "extraviados". Puedes recurrir a la biblioteca pública que viene muy bien en estos casos. Un cordial saludo

      Eliminar
  15. Hola Felipe veo que mi blog ya se actuliza en el tuyo pero al revés no pasa lo mismo, acabo de dejar de seguirte y luego vuelvo a hacerme seguidora para ver si consigo que se regule.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé a qué puede ser debido, chelo, y lamento las molestias que esto te ocasiona. Un abrazo

      Eliminar
  16. Hola Felipe. Buena relación de libros cuyos títulos y autores nos brindas. Qué pena que no has realizado viajes por el África del Doctor Livingstone y otros exploradores pues estoy interesado en leer cosas de estos aventureros hombres de ciencias. Trato de recordar algún libro y ninguno me viene a la memoria. Seguro que tu conocerás unos cuantos.
    Si es así compártelos con nosotros tus lectores. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre África ha escrito algunas novelas Alberto Vázque Figueroa (Arena y viento, Tuareg, Ébano, África Llora), que suelen ser interesantes y se leen fácilmente. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  17. Tengo ganas de leer "Un puente sobre el Drina", pero no encuentro el momento. Me ha gustado mucho tu entrada.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo hice a propuesta de nuestro guía croata al visitar el puente de Móstar. Es puente similar a ése. Un abrazo

      Eliminar
  18. Interesante entrada amigo!!!! los viajes culturizan y en tu caso mucho más. Te confieso que yo soy de las que ya no puedo coger el Quijote...Ya por estos Cáceres pasando calor y añorando mis montañassssssssss!!!! ainssssssss!!!! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sin embargo me gusta darle un repasico de vez en cuando, es bueno que haya gustos variados. También por aquí mucho calor. Besos

      Eliminar
  19. Es una buena idea, con lecturas sobre el lugar visitado nos quedará grabado el viaje para siempre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la lectura adquiere una nueva visión. Un beso

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...