martes, 17 de julio de 2012

El capotillo de San Fermín




Ha llegado de madrugada, cuando el sol asoma tímidamente sobre las montañas cercanas. No es joven ni viejo, entreverao, de acuerdo con la denominación que en La Ribera dan a los que tienen su edad. Soltero de profesión, lo que se dice un "mozo viejo". No es taurófilo ni taurófobo; en su pueblo natal no suele correr delante de las vacas. ¡Cuánto menos ante los toros de los encierros de Pamplona!

Contagiado del ambiente, quiere sentir en su propia carne la emoción de ver pasar los cornúpetas desde dentro del vallado. Ha elegido como lugar idóneo la confluencia de Mercaderes con Estafeta, en plena curva, en el lado contrario al que se precipitan los bovinos por la inercia de la carrera.

Oye tenso las ocho campanadas del reloj y, a continuación, el atenuado estampido del cohete.  El miedo ha desovado en plena calle; se huele como los miasmas de la noche sanferminera. La ansiedad se apodera del grupo que, como él,  espera pegado a la pared derecha. Ve pasar la vorágine de corredores y escucha el golpeteo de las pezuñas. Perplejo, percibe que los astados no han tomado el camino previsto, no siguen la marcha natural de la carrera, sino que se dirigen en derechura hacia el lugar en que se encuentra. La angustia le va subiendo desde la boca del estómago hasta el pecho dificultando su respiración. Un sudor frío humedece su frente.

Presa del pánico, paralizado, contempla con horror la terrible cornada que el primer toro asesta a un joven próximo. Lívido, intuye el centelleo letal, astifino, que le roza la carótida e instintivamente se lanza al adoquinado. La manada pasa de largo ignorándolo milagrosamente. Observa junto a él, tendido en el suelo, al mozo corneado que se desangra tapándose el vientre con ambas manos. Un líquido viscoso y oscuro emerge de los dedos del caído formando un charco en el pavimento. Se levanta torpemente y, dominado por las náuseas, vomita en un rincón, incapaz de unirse a los voluntarios que tratan de ayudar al herido.

Los gurús de la fiesta sentencian que, en su caso, ha actuado el "capotillo de San Fermín". En realidad ha tenido la suerte de los tocados por la diosa fortuna, esa caprichosa aliada de aquellos que, según dicen,  han nacido con una flor en el culo.

Felipe Tajafuerte
2012

10 comentarios:

  1. Una estampa muy real y las muchas vivencia que se producen en cada uno de los encierros. ¡Magnífico, Felipe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan real, Paco. Este relato está basado en un suceso ocurrido en otro tramo y con otro desenlace más trágico. He querido reflejar las sensaciones de un corredor casual y el peligro que encierra este acto. Un abrazo

      Eliminar
  2. Pues vaya con el del capotillo, ya podía haberle echado el capote entero y que no lo hubiera corneado el toro.
    Claro que como dicen en latín macarrónico: "qui cum pueri pernocta..." A mí seguro que no me coge ningún toro de esos, a no ser que venga a mi casa, claro.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solamente he corrido el encierro una vez de joven en Tudela y te puedo asegurar que llegué a la plaza de toros con más de cinco minutos de adelanto sobre las reses. Simplemente empecé a correr mucho antes de que sonara el cohete.Un saludo

      Eliminar
  3. Un relato tan real que bien parece que el toro vino a por mí.
    Aunque me pasa como a María A. Marín, como el toro no venga a mi casa...

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muchos los que tenemos "precaución" con los toros. Saludos

      Eliminar
  4. Pone los pelos de punta, y eso que estaban en el sitio donde se suponía que no iban a llegar, si se ponen en el otro lado, la escabechina hubiera sido de órdago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces ocurre que no siguen el sentido normal de la carrera. Un saludo

      Eliminar
  5. Hola amigo!!!! Esta fiesta siempre conlleva sustos de este tipo pero mientras la cosa se quede en eso...en un pinchotazo en el culo, vamos bien.
    Esta semana de san Fermín, veía los encierros en el telediario y recordaba aquel año que viví estas fiestas y yo vestida de blanco con pañuelico y fajín coloraoooooo!!! Besos desde Cáceres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También yo suelo ver los encierros desde la barrera del sofá de casa. Este año tampoco me quedo en fiestas de Tudela que comienzan el día 24, así que no sé si podré seguiros. Besos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...