martes, 6 de enero de 2015

Noche de Reyes


Abrió la puerta del salón con mucho cuidado para no despertar a sus padres que todavía dormían. Sobre el sofá, vio recostados los regalos que le habían traído aquellos tres señores barbudos que había visto llegar la tarde anterior rodeados de una multitud de pajes acompañando sus carrozas. Descubrió el triciclo y la muñeca casi de inmediato. Sin hacer el menor ruido, fue apartando uno a uno todos los paquetes buscando con impaciencia.

- Aquí está, musitó bajito, Baltasar no me ha fallado, hace ya casi un año que los abuelitos se fueron a aquel viaje del que aun no han vuelto, los papás me dijeron que el autobús se los llevó derechicos al cielo, ese sitio de donde vienen también los Reyes Magos, me parece que esa cajica es lo que le dije en la carta que pidiera a la yaya, la medalla que siempre llevaba puesta, esa tan guay que me gustaba mogollón y no encontraban, me la había prometido muchas veces, me dijo que sería para mí, estoy segura de que es este paquetico.

Continuó rebuscando con obstinación entre los regalos, repasándolos uno a uno con minuciosidad mientras se lamentaba:

- También le pedí la foto que llevaba el yayo en la cartera, esa tan chula que nos hicieron juntos cuando me llevó a despedir a los gigantes el último día de fiestas, pero no la encuentro, igual se le ha olvidado, como lleva tantas cosas en la cabeza... 

Volvió a su habitación en silencio, se metió en la cama y, arrebujándose en las sábanas, trató de coger el sueño de nuevo. Dejó escapar un suspiro al tiempo que susurraba:

- A lo mejor me la trae mañana algún paje rezagado.
Felipe Tajafuerte
2015



(Relato dedicado al amigo Pepe Martínez Navarro, eterno Rey Baltasar de Tudela)


16 comentarios:

  1. Preciosa y entrañable historia.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Emotiva y enternecedora historia. Su mejor regalo, los recuerdos de los abuelos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justa compensación de los desvelos de los abuelos por los nietos. Abrazos

      Eliminar
  3. Jo Felipe, me has emocionado.
    Feliz día de Reyes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedo entonces satisfecho. Es un feliz día de Reyes porque tengo aquí a mis cuatro nietos. Deseo que para ti también lo sea. Abrazos.

      Eliminar
  4. Precioso y muy tierno relato, Felipe. Has logrado meterte en el papel de ese niño de pies y manos.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una conversación con mis nietas me sugirió la idea para este relato. Abrazos

      Eliminar
  5. Tierno y emocionante relato. Hoy me saltaban las lágrimas al ver la ilusión de mi nieta y no estaba su abuelo para verla ... aunque yo creo que estaba allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, Angelines, seguro que sí. Un abrazo

      Eliminar
  6. ¡Qué bonito, Felipe!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Felipe, un relato muy bueno, pero vamos a lo material, ¿que te han traído los Reyes Magos?, ¿como te has portado a lo largo del pasado año?, espero que lo cuentes en tu próxima entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos he tratado de portarme bien. No sé si los Reyes o quien ha sido me han traído unas nuevas ilusiones de que esto comience a funcionar. Espero y deseo que no se queden sólo en eso: ilusiones. Un abrazo

      Eliminar
  8. ¡Tierno relato!. Los niños (la inocencia) y los abuelos (la ternura) son un tesoro humano que no siempre se valora. Es bueno también recordar también a los que ya "ascendieron en el autobús".
    Te deseo lo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una muy especial comunicación entre abuelos y nietos. Un abrazo

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...