viernes, 9 de enero de 2015

De lagos por Italia. Como

Después del plúmbeo día de nuestro recorrido por el lago Maggiore, la nueva excursión prevista era el lago Como, el tercero mayor de los italianos, compuesto por tres brazos con forma de Y invertida: al oeste el de Como, al este el de Lecco y al norte el de Colico. Tiene una longitud de cuarenta y seis kilómetros, una anchura de cuatro y medio y una profundidad máxima de cuatrocientos diez metros.

Siempre suele haber una de cal y otra de arena; en esta ocasión el sol lucía con esplendor cuando, después de partir de Arona, recorridos los setenta y ocho kilómetros que la separan de Como, hicimos la entrada en esta ciudad. No obstante, las nubes seguían agarradas en las crestas de las montañas creando una sutil y azulada neblina que nos impedía distinguir el cromatismo de sus laderas. 

Partiendo de la ciudad que da nombre al lago, tomamos la sinuosa carretera de la margen izquierda que, tras media hora de viaje atravesando pueblos como Cernobio, con su lujoso hotel en la Villa D'Este, y algunas otras poblaciones de la Lombardía, nos situó en Tremezzo, lugar donde se encuentra la famosa villa, primer objetivo de nuestro programa.

Entrada a Villa Carlotta
Villa Carlotta es un emplazamiento de excepcional belleza, en el que conviven en perfecta armonía la naturaleza de sus ubérrimos jardines y las obras de arte atesoradas en una espléndida mansión de finales del siglo XVII, convertida en museo, rodeada por un vergel de estilo italiano con numerosas escalinatas, estatuas y fuentes, ocupando más setenta mil metros cuadrados.

Amor y Psique
Comenzamos nuestra visita de la casa museo por un salón en el que fuimos sorprendidos por una magnífica escultura de Marte y Venus y, a continuación, en otra estancia, por una de Amor y Psique, muy similar a la que ya habíamos visto en el Hermitage de San Petesburgo durante nuestro viaje a Rusia.

Galería superior
Tras el paso por otras salas, subimos a la parte superior donde una hermosa galería daba paso a los diversos salones: el Rojo, el Imperio, el Comedor, el aposento de Carlotta, el estudio de Jorge II, el dormitorio y lo que llaman la sala del tapiz por el que cuelga de una de sus paredes.

Aposento de Carlotta

El comedor
Pudimos admirar el riquísimo mobiliario, su colección de pinturas, sus vajillas y la riqueza de su decoración, amén de unas vistas sobre el lago impresionantes. 

Vista del lago

Salimos para hacer nuestro recorrido por el jardín y fuimos caminando por un paseo de camelias hasta llegar a una ladera con un colorido inigualable en sus macizos de flores emergiendo de un césped de un verde intenso, brillante.


El lago desde el jardín

Más tarde, pasando por el teatro vergel y el jardín rocoso nos situamos junto al pretil de un puentecillo sobre un riachuelo que descendía desde la fronda formando un pequeño valle de helechos con un impresionante arbolado a ambos lados. 

El valle de los helechos

Un descanso en el jardín

Caminamos descubriendo vericuetos entre azaleas, rododendros y más camelias, con rincones sombríos asomados a la lámina azul del lago.


El lago desde un rincón


Abandonamos Villa Carlotta y Tremezzo

Terminada nuestra visita el autocar nos esperaba para llevarnos a Menaggio, el sitio donde teníamos previsto comer; un luminoso restaurante con grandes ventanales que nos ofrecían el espectáculo de un pequeño y bullicioso puerto lacustre, al que nos dirigimos después de los postres, casi sin tiempo para el café.

Menaggio desde el barco

Esta vez cupimos todo el grupo en un sólo barco que dirigió su proa hacia la orilla opuesta en la que una colorida aldea se derramaba desde la montaña hasta el lago. Un pequeño paseo por este pueblo encantador, por sus empinadas callejuelas, contemplando sus casitas de colores avivados por un sol espléndido, sus arcos de piedra y sus calles transmitiendo paz y sosiego.

Varenna

De nuevo a bordo hacia Bellagio, llamada la "perla del lago", ubicada en la estrecha franja de tierra que más se adentra en él, donde se unen los dos brazos de la Y invertida del mismo y sus calles empinadas huyen hacia la montaña.

Una de las calles de Bellagio

Aquí recalamos algo más de tiempo y aprovechamos para disfrutar algunos de unos exquisitos helados y otros de unas refrescantes birras. Estábamos a gusto, mas el tiempo transcurría inexorable.


Paseando por Bellagio

Atravesamos de nuevo el lago mientras los rayos solares se filtraban entre las nubes. Tras un corto tiempo de navegación, desembarcamos en Tremezzo, donde nos esperaba el autobús para continuar nuestro viaje. 

Los rayos solares sobre el lago

Circulando detrás una auto caravana francesa, el tramo de la sinuosa carretera hasta Como se nos hizo interminable. Cuando llegamos a la plaza del Duomo, el atardecer amenazaba con hurtarnos la luz; no obstante, pudimos percibir la belleza de la fachada de la catedral, de un mármol rosáceo, en la que destaca un tímpano precioso con la representación de la adoración de los Reyes Magos. 


Fachada del Duomo de Como

Después dimos un pequeño paseo por sus alrededores hasta que el encendido del alumbrado público nos indicó que era hora de volver al autocar para retornar a Arona.

Un día muy completo en el que el colorido, la temperatura, el arte y el paisaje colmó con creces las expectativas que esta fantástica excursión había despertado en todos nosotros.


Entradas relacionadas:
De lagos por Italia. Garda
De lagos por Italia. Maggiore
De lagos por Italia. D'Orta

10 comentarios:

  1. Un día especial, con recuerdos para guardar, es una alegría que nos dejes acompañarte en tus viajes. Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La buena compañía siempre se agradece. Un abrazo

      Eliminar
  2. Un lugar espectacular. Está bien que no decaigan las ganas de viajar y conocer lugares nuevos.

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras el cuerpo y las finanzas aguanten seguiremos, Veremos lo que nos depara el nuevo año. Abrazos

      Eliminar
  3. Cuando te canses de viajar tendrás que recopilar tus viajes en un libro. Pareces Marco Polo. Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento lo hago ahora por el placer de revivir los viajes y escribir y también porque siempre hay alguien como tú que le apetece leerme. Gracias por ello porque es una satisfacción añadida. Besos

      Eliminar
  4. Como los anteriores lagos, este tiene también unos paisajes espectaculares y unas villas preciosas. Donde mejor para construirla que a orillas de tan hermosos lugares.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Allí las han construido, desde luego, quienes tienen gran poder adquisitvo. Saludos

      Eliminar
  5. Hola Felipe:
    Te sigo leyendo aunque no siempre te contesto, porque se me han reducido las fuerzas y el tiempo disponible que antes tenía.
    Me entretengo por supuesto con tus narraciones que no tienen desperdicio.
    Feliz Año. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te esfuerces, Manrique, si lo que escribo te sirve de entretenimiento, eso ya es una gran satisfacción para mí, no hace falta que comentes si no tienes ganas o fuerzas. Deseo de verdad que vayas recuperándote. Un fuerte abrazo

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...