lunes, 28 de abril de 2014

La ermita de San Zoilo

Llegamos a la ermita de San Zoilo, después de nuestra salida de Aibar y atravesar Cáseda, cuando los rayos del sol, que por fin había ganado la batalla al gris, tomaban una posición oblicua, prometedora de un ocaso cárdeno. 

Al bajar del autobús, se avivó el recuerdo de este templo, situado en una hondonada verde de la carretera entre San Isidro del Pinar y Cáseda; evocación todavía presente en mi memoria tanto de mi primera Javierada, como de los sucesivos viajes que realicé con mi familia a Sangüesa y Javier.

Previo a la ermita se halla un espacio de esparcimiento muy bien cuidado habilitado como merendero, con sitios adecuados para hacer barbacoas, con mesas y bancos  

San Zoilo se encuentra en un lugar equidistante entre los monasterios de Leyre y de La Oliva, en la ruta que recorrían roncaleses y salacencos para llevar el ganado a los pastos bardeneros, entre curvas y montes de matorrales. Era el camino de Tudela o de las Cinco Villas a Sangüesa.

La ermita en la hondonada
Lo primero que cautivó mi atención al contemplarla desde la pequeña altura de la carretera donde el autocar había estacionado, fue la original cubierta de lajas, cuya ondulación constituye un exponente único en la arquitectura religiosa de Navarra de estas proporciones.

El detalle de la cubierta de lajas ondulda
También el arco de medio punto sobre el que se asienta la parte trasera de la iglesia, salvando un pequeño arroyo. Se trata de una sencilla construcción gótica de la primera mitad de siglo XIV que cuenta también con elementos románicos al ser edificada en una época de transición.

Por debajo pasa un pequeño arroyo
Los muros son de sillería con contrafuertes laterales y a los pies, que es lo primero que se presenta ante nosotros, una espadaña y un rosetón. Dimos la vuelta bordeando el ábside y, atravesando un arco ojival, accedimos a un pintoresco patio medieval, teniendo a la derecha la basílica y a la izquierda unas antiguas edificaciones en ruinas de lo que pudo ser posada o convento. 

El acceso al patio medieval
Al fondo del patio se encuentra la puerta de entrada bajo una moldura triangular, en cuyo vértice hay un gallo con las armas de los Evreux, dinastía reinante en aquel tiempo en Navarra.

La puerta de entrada
La impresionante portada es abocinada, de medio punto, con ocho arquivoltas cuyos capiteles, así como el tímpano, presentan una sorprendente y variada iconografía, de la que llamaron poderosamente mi atención un guerrero portando un escudo de Navarra en lucha con un león, unas mujeres lavándose el pelo y un escatológico cagón.

Guerrero con escudo de Navarra y un león

Lavándose el pelo

El "cagón"
Una vez que Cristina, nuestra guía, deshiciera el nudo gordiano del rudimentario sistema de cierre de la puerta,  pasamos al interior. Dos focos, uno a cada lado, despejaron la oscuridad e hicieron  que una sensación de frío abandono nos envolviera. Consta de una sola nave con la cabecera, pentagonal, más estrecha, en la que se ubican dos ventanas ojivales y una hornacina a cada lado. Delante del presbiterio otra hornacina más grande en el lado derecho, según se mira al altar.

La nave interior y el ábside
Fui recorriendo con la mirada los detalles que se nos ofrecían a la vista: las paredes de piedra desnudas, con algunos barcos dibujados con carboncillo o grafitos; la bóveda sencilla de nervios cuatripartitos separados por arcos fajones; los cuatro pequeños ventanales, dos en la cabecera, otro situado en el lado de la epístola, junto a la portada, y el otro constituido por el rosetón situado encima del coro, a los pies del templo, todos ellos cubiertos de vidrieras de factura reciente, decoradas con motivos inspirados en los dibujos marinos de las paredes, dejando penetrar la luz del atardecer.

El coro, encima el rosetón
Subí al coro situado a los pies y desde allí observé la panorámica de la iglesia. El muro del lado del evangelio no presenta ninguna apertura y no hay más huecos que los ya reseñados. Carece de retablos, los últimos fueron robados a principios de la década de 1980 y, entre las dos ventanas ojivales del ábside, se nos muestran unas deterioradas pinturas floreadas del santo realizadas en el siglo XVII. La ermita ha sido objeto de varios expolios a lo largo del último siglo.

Aspecto de las pinturas del ábside
Salimos al exterior un tanto deprimidos no ya por el estado actual de descuido, que todavía no es irreversible, sino por el deterioro al que se vaticina va a verse abocada en caso de no poner remedio, más bien pronto que tarde, y a pesar de los esfuerzos de algunas asociaciones implicadas que tratan de evitarlo.

Abside pentagonal
Como la situación es la que es, me temo que la solución llegará demasiado tarde, como en otros muchos casos. En pocos años vamos a dejar que se nos desmorone el ingente patrimonio acumulado durante siglos. 

19 comentarios:

  1. Qué interesante descripción de la ermita de San Zoilo. He hecho el recorrido desde la lejanía, siguiendo tus palabras y hermosas fotos. Me encanta España, aunque no conozco estos rincones históricos. Quisiera volver algún día para visitar lo mucho que me falta, tendría para un año! Mi hijo estudió Filología en Salamanca, donde pasé días fascinantes, meses. Muchas visitas, pero nunca alcanzan. Abrazos desde la lejanía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada lugar de esta nuestra España tiene su encanto, solamente hay que saber mirar. Que tus deseos se cumplan cuanto antes. Un cordial saludo agradeciendo tu visita.

      Eliminar
  2. Hermoso lugar, que como siempre lo has descrito maravillosamente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes que de esta forma disfruto dos veces. Abrazos

      Eliminar
  3. Preciosa la ermita, Felipe. Tu descripción es siempre detallada y preciosista, pero el lugar me resulta un tanto extraño que esté en una hondonada. Las imágenes preciosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente no es algo muy común que una ermita se halle en una hondonada, lo habitual es encontrarlas en las alturas. Abrazos

      Eliminar
  4. Como en muchas ocasiones con Google Maps la he visto desde la carretera, pero tienes razón el actual patrimonio se está desmoronando a ojos vistas y cuando se caiga, todos se echarán las manos a la cabeza culpándose unos a otros.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho patrimonio por conservar y muy poco dinero para dedicarlo a estos menesteres. Al parecer hay necesidades más urgentes, pero no debemos olvidar que el turismo en nuestra principal fuente de ingresos hoy en día, muy necesario para poder atender esas obligaciones tan perentorias. Un saludo.

      Eliminar
  5. Efectivamente es curioso el tejado ondulado. Y bonito. Es posible que el tiempo y el abandono lo arruinen. Ojala te equivoques y yo también, pues pienso lo mismo, Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curioso, bonito y original. Como tú bien dices, esperemos equivocarnos. Saludos

      Eliminar
  6. Las fotos son de lo más sugerentes. Ya sabes que a mí se me pone el colmillo relargo con estas cosas del arte...
    Curiosísima la ermita de Sam Zoilo...

    Eskerrik asko por estos viajes compartidos, Felipe!

    Abrazos
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Edurne, no la tienes tan lejos; en poco más de una hora puedes visitar muchas cosas en este entorno. Gracias a ti por dedicarme algo de tu tiempo.

      Eliminar
  7. Ciertamente llama la atención que la ermita esté situada en una hondonada, aunque cabe sospechar que en aquella época podrían tener razones para aprovechar el ahora pequeño arroyo. Independientemente de la bien detallada arquitectura esculturas y deteriorada pintura que nos haces, es curioso también la cubierta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una ermita que tiene unas cuantas cosas sorprendentes. Abrazos

      Eliminar
  8. Hola, Felipe
    Con la inigualable descripción y el excelente material gráfico, pareciera que quien lee hubiese estado en el lugar :)
    Hay administraciones públicas que carecen de fondos para mantener los patrimonios culturales; o el presupuesto es invertido en asuntos que les dé más prestacia a ciertos políticos. Alguien podría tratar de convencer al Ministerio encargado lo importante que sería remodelar estos sitios, ellos podrían atraer muchos turistas que “devolverían” con sus consumos lo invertido.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincides con mi apreciación. Aunque parezca que se invierte en cosas menos necesarias, lo cierto es que se hace una inversión que reporta beneficios. Abrazos

      Eliminar
  9. Qué fotos!! Parece un sitio con un encanto especial, ¿no? Lástima que se dejen "perder" estos pedacitos de historia y arte.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar idílico y, como bien dices, con un encanto muy especial. ¡Cuántos como este se perderán! Abrazos

      Eliminar
  10. Hay una llamada muy especial a todos los casedanos, para que nos preocupemos de nuestro patrimonio. Muy bien dice el autor del blog, que cuando desaparezca, nos lamentaremos y un pueblo que deja morir sus raíces no tiene futurol
    Maribel

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...