lunes, 6 de mayo de 2013

La Torre Monreal

Hoy salgo a dar un paseo muy cerca de casa para acercarme hasta la Torre Monreal. Subo una empinada cuesta con escaleras en la parte derecha que me hace jadear por el esfuerzo; la jodida es corta pero exigente. Al llegar arriba, desecho la calle que conduce al barrio de Lourdes y giro a la derecha tomando un camino asfaltado entre pinos que, en unos metros, me sitúa junto a un torreón anclado en una terraza natural  en un claro del arbolado.

Unas barandillas de hierro protegen al visitante de una inoportuna caída por la abrupta pendiente. Me acerco dejando a mi espalda la fortaleza para contemplar, a mis pies, una panorámica espectacular:  la ciudad con su caserío, la nave de la catedral con sus ventanas ojivales y sus torres,  destacando sobre ellas la renacentista con su remate octogonal,  a lo lejos el monumento al Corazón de Jesús en el cerro de Santa Bárbara con los brazos extendidos, el río Ebro y en lontananza las Bardenas, inusualmente verdes.

La catedral, al fondo las Bardenas y entre ambas el Ebro
Doy una vuelta en derredor de la fortificación. Se trata de un torreón octogonal, de tres plantas, más una soterrada donde se encuentra el aljibe. Los tres cuerpos visibles son de piedra y ladrillo con remate almenado. Esta forma actual data de la reconstrucción efectuada durante la guerra carlista de 1873, ya que el edificio original era rectangular. A pesar de que la tradición tudelana asegura ser de origen árabe, no existe noticia de ella hasta el año 1237, por lo que la opinión que se impone, avalada por las excavaciones de 1984 y 1985, es la de que se trata de una fortaleza construida por los cristianos para atacar a la ciudad de Tudela, a la sazón en poder de los árabes.

Arriba de la torre el cubículo del tubo de la cámara oscura
La torre enclavada en la cima de un cerro cercano a Tudela es citada en antiguos documentos como "Torre del Mont Real", "Monte Real", "Montis Realis Tutele", o "Turris Monte Regalis", lo que nos da una idea clara del origen de su nombre. En otros documentos figura como la torre en el pueyo de Sancho, junto a la horca. Ha sufrido numerosas  reconstrucciones a lo largo de los siglos, la última en el año 2007 que se habilitó para su visita, como una especie de centro de interpretación de la zona, limpiando el aljibe e instalando una cámara oscura en el último piso.

La torre en un bonito entorno

Entre las diversas leyendas tudelanas figura una que sostiene que un pasadizo une esta atalaya, por debajo de la ciudad,  con el castillo situado en frente, en el cerro de Santa Bárbara, inexistente en la actualidad. En un lugar recóndito de este subterráneo se encuentra escondido el fabuloso tesoro del rey Sancho VII El Fuerte, el de las Navas de Tolosa.  Como es lógico, nunca se ha encontrado la abertura de este túnel ni, por supuesto, el tesoro.


Hasta el Corazón de Jesús dicen que llega el pasadizo
Recuerdo cuando, en nuestra niñez, jugábamos en este lugar, cercano a una cuesta que entonces se llamaba Cañada de la horca. La torre se encontraba medio derruida, vacía por dentro, y solamente se veía alguna viga de madera. Del aljibe no había ni rastro, puesto que el interior estaba lleno de escombros. Estaba hecha una verdadera ruina, sin embargo hoy da alegría verla tan limpia y acicalada en un bonito entorno.

Interior de la torre
Tomo un ticket y me uno a un grupo para visitarla por dentro. Es muy reducida, apenas setenta metros cuadrados. Hay unos paneles informativos de la historia de Tudela. Por unas escaleras de caracol metálicas, ubicadas en el centro, descendemos al fondo del aljibe, de forma circular, vacío y totalmente seco.

La escalera  de caracol
Por la misma escalera ascendemos hasta la planta intermedia. Solamente hay unos paneles con la historia de la torre. Parece ser que existe el plan de instalar aquí un pequeño museo con ropajes y utensilios de época, pero las arcas municipales están exhaustas y el proyecto duerme el sueño de los justos. Esperemos que no sea hasta el día del juicio final.

La cámara oscura
Subimos a la tercera y última planta donde está instalada la cámara oscura. ¡Y tan oscura! Todo es negro excepto la pantalla blanca a modo de una mesa cóncava. Sobre ella, en el techo, el tubo con salida al exterior, a modo de periscopio, donde se encuentran las lentes y los espejos que nos van a dar a conocer Tudela a vista de pájaro, en tiempo real. Vemos todo el ajetreo de la ciudad, los vehículos circulando, las aspas de los aerogeneradores moverse, una señora tendiendo, aves surcando el cielo, todo ello a nuestro alcance, sobre la mesa.

La ciudad en la pantalla
Vemos los monumentos del Corazón de Jesús y de María, frente a frente, en dos cerros separados por la ciudad. Un niño pregunta:

- Están la madre y el hijo, pero ¿donde está el monumento del padre, de San José?
- Niño, ya te irás dando cuenta de lo poco que pintamos nosotros -le digo yo-.


La primera vez que vi este artilugio fue en Cádiz, en la Torre Tavira y después en Lisboa, en el castilllo de San Jorge. En España solamente hay ocho cámaras oscuras y una de ellas la tenemos nosotros. Me contaron de un matrimonio de una localidad cercana que, estando de vacaciones en Cádiz, fueron a ver la cámara de la Torre Tavira. Allí escucharon estupefactos que tenían una semejante en Tudela, a cuatro kilómetros de su pueblo y no se habían enterado. 

Haciendo mis pinitos al mando del artilugio

Finalizada la visita a la Torre Monreal, nos dirigimos, para completar el programa, hacia la Casa del Almirante de la que ya hice una entrada anteriormente y después al palacio del Marqués de San Adrián. Para no extenderme demasiado, dejo para otro momento el relato de lo que que vimos en ese palacio, sede de la UNED de Tudela.      

Entrada relacionada:
La Casa del Almirante

20 comentarios:

  1. Bonita torre, aunque me da a mi que de árabe no tiene mucho, a no ser que esté realizada sobre los cimientos de algo árabe, tras la reconquista era muy normal que se destruyera lo que allí había y sobre ello se levantara lo que fuera; en Granada, infinidad de Iglesias católicas están realizadas sobre cimientos árabes.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las excavaciones que he mencionado no se encontró resto alguno de origen árabe. Nuestra catedral también está edificada sobre la antigua mezquita. Saludos

      Eliminar
  2. Que fantástica la Torre. Una grata visita sin duda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además la tengo muy cerca de casa. Abrazos

      Eliminar
  3. Me alegra saber que ya estás "operativo" de nuevo.
    Fíjate que tengo al lado la torre Tavira y todavía no he entrado.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele suceder que no damos importancia a lo que tenemos cerca de nosotros. Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Qué bien se viaja de tu mano, Felipe! El surtido de imágenes complementa al relato y lo hace palpable.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de esta manera hago un 2x1 de mis aficiones: escritura y fotografía. Un abrazo

      Eliminar
  5. Menos mal que me la has enseñado pues aunque estuviese alli mis rodillas no me dejarian subir a verla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrías verla porque hay un camino mucho más llevadero, pero es más largo. Abrazos

      Eliminar
  6. Tendré que acercarme a verla. Recuerdo que en casa de mis padres, con persianas de madera que no cerraban bien había un pequeño agujero por donde entraba algo de luz y en la pared se podía ver perfectamente y a color e invertidas las imágenes que había en la calle, era un piso bajo y ocurría cuando hacía sol. En realidad, estaba en el interior de una cámara fotográfica. Podía ver perfectamente a las personas que pasaban por delante.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el sistema: penetra la luz por esa especie de periscopio y con lentes de aumento y espejos se proyecta en la pantalla y, como tu dices, son imágenes en tiempo real. Cuando quieras puedes venir por aquí, nos ponemos en contacto, y nos tomamos unas cervecicas. Hasta pronto, vecino.

      Eliminar
  7. No sabía de la existencia de este artilugio... pero la verdad que me hubiera encantado "pilotarlo"!!!!!!
    Decirte que ando mal de conexión y que me la han vuelto a jugar... (pero se van a enterar!!!!!!!!). Felicidades por tu relato que quedó seleccionado!!!!!! Intenté comentarte pero el sistema no me lo permitía. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cámara oscura más cercana a Cáceres la tienes en Béjar, instalada en agosto del 2010. Si quieres pasarte por aquí puedes venir a ver la cámara y otras cosas, además de tomarnos juntos alguna cosilla; solo es cuestión de retrasar un poco la llegada a Jaca. Pensaba que volvías a estar de "nomadeo", pero veo que sigues con los problemas de conexión. Que te lo solucionen. Un beso.

      Eliminar
  8. Nunca he visto una cámara oscura y me gustaría gozar de ese placer, pero a estas alturas lo veo muy difícil. Debe ser alucinante observar tu ciudad,el paisaje y otros motivos a vista de pájaro.
    Disfruto con tus narraciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco lejos de Madrid si que están para poder visitarlas; la más cercana la tienes en Jaen, instalada en diciembre de 2009. Yo también disfruto condo lo que veo. Un abrazo

      Eliminar
  9. Es bonita la torre y las vistas desde allí espectaculares.
    Un buen mirador.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un lugar agradable, con una buena panorámica, con historia y con una cámara oscura. Un buen lugar. Saludos

      Eliminar
  10. Qué torre tan original y qué vistas!!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una bonita torre que constituye todo un símbolo para la ciudad. Un saludo

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...