jueves, 28 de febrero de 2013

¡Se jodió el invento!

Camino de Ablitas
La ilusión con la que el día trece de enero pasado me uní a mis compañeros iniciando los  intensivos entrenamientos para presentarnos el próximo día diez de marzo en el Castillo de Javier, en las condiciones más idóneas posibles, se me vinieron abajo este pasado domingo día veinticuatro de febrero.

El día precedente me había informado de que, a causa de las lluvias caídas durante la semana, se había modificado el itinerario y, en lugar de caminar hasta el Santuario de Sancho Abarca, transitando por las rutas embarradas de la Bardena Negra, tomaríamos el camino de Mosquera hasta El Bocal, almorzando en el huerto de un componente del grupo, durante nuestro retorno a través de la senda de la finca del Carrizal, por el meandro .

Salí de casa bien pertrechado de ropa de abrigo y paraguas, con tiempo más que suficiente para reunirme en el sitio previsto para la salida. El día estaba muy frío, con rachas de unos copos de nieve finos y duros cual si se tratase de granizo.  A escasos cien metros de mi casa, un pinchazo en la cadera, encima del glúteo derecho, me dejó clavado. A trancas y barrancas intenté llegar a la cita pero, cuando llegué, los vi alejarse por el Paseo del Prado. Se habían cumplido sobradamente los minutos de cortesía en la espera.

Volví a casa arrastrando la pierna, descansando cada diez metros, dolorido, demudado y más extenuado que si hubiera hecho la marcha.  Me tendí encima del lecho, tal cual, en espera de la llegada del médico de urgencias a quien había llamado mi esposa. Como aperitivo me clavó dos inyecciones, una de ellas de Nolotil y otra con medio Valium, imponiéndome un tratamiento a base de Nolotil y Myolastan.

Mi santabárbara actual
El miércoles, en vista de la nula mejoría, me visitó mi encantadora médico de familia que me inoculó una inyección de Celestone Cronodose, con la promesa de obsequiarme con otra a los dos días, y me modificó el tratamiento. La mejoría se ha hecho notar, pero aquí estoy encamado, como los conejos. La irrupción de esta inoportuna neuritis ciática se ha llevado al traste mis previsiones para la peregrinación de este año. Además ha hecho que se incremente el número y colores de las pastillitas cotidianas. Ahora, junto con las rosáceas para la tensión y las bicolores del omeprazol, tengo unas blanquicas de tramadol/paracetamol y unas grises de Gabapertina, éstas me han dejado acojonado al mirar el prospecto y ver que se utilizan también en los ataques de epilepsia. ¡Joder, no se por qué leo estas cosas!

¡Qué bonitas las pastillicas!
A pesar de todo tengo la esperanza de hacer la Javierada de una u otra forma, los días de cama dan mucho de sí y más o menos la tengo ya perfilada, dedicada más bien a la fotografía y a la gastronomía. Confío en que el próximo día diez de marzo podré unirme al grupo de Tudelanos por Javier, hacer andando los seis kilómetros del via crucis y visitar la basílica del santo patrón de Navarra. Y, por supuesto, asistir a la traca final de la comida de despedida en la bodega murchantina. El que no se consuela es porque no quiere.

En la Javierada del 2011
Otro daño colateral ha sido mi falta de asistencia a la clase en el taller de escritura creativa de Pepe Alfaro. A pesar de ello le he remitido mis deberes, incluyendo una espinela, con el condicionado impuesto obligatoriamente: completar los versos manteniendo las terminaciones preestablecidas marcadas con negrita, en ese mismo orden y no tratarse de un tema amatorio. Estas terminaciones fueron formuladas aleatoriamente por los alumnos asistentes. De propina, añadí esta otra que compuse alusiva al caso, con la misma normativa, y justificando mi ausencia:

                           Veinticuatro de febrero.
                           Precisamente este día
                           una ciática me hería
                           y me postraba primero
                           como fatal mensajero,
                           golpeado por un bastón,
                           con saña, sin emoción.
                           De este mal pronto queriendo
                           sanar, para estar moliendo
                           poemas del corazón.

No estaba muy inspirado que digamos ese día, pero es lo que hay.

20 comentarios:

  1. Felipe, que estás ya muy mayor para ciertas cosas. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Joder! Que no es para tanto, una ciática la tiene cualquiera, y ésta es la primera. Saludos

      Eliminar
  2. Y ojalá que sea la última y no te vengan más. Que no te veas cómo las paso yo cada vez...
    En fin Felipe, que eso no es na, que ya mismo estás dando patás por aquí y por allá.
    Te mando un beso y una pronta recuperación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gustaría volver a pasar por este trance, mi mayor deseo es que ya que ha sido la primera, sea también la última. Gracias por tus ánimos.

      Eliminar
  3. Pues paciencia que eso pasa dentro de unos dias y te volverás a encontrar como nuevo para poder asistir a la traca final.

    Que taller mas completo prosa y poesía, que bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, que sea breve. El taller es muy ameno e instructivo. Abrazos

      Eliminar
  4. Animo y reposo. Dentro de unos días como nuevo y a peregrinar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto como eso no, faltan muy pocos días y tengo el dolor clavado todavía. Abrazos

      Eliminar
  5. Siento que igual no puedas hacer la javierada, pero más aún que el disgusto el que te encuentres en esta situación. Se lo que fatidia estar así porque yo estub¡ve 3 meses cojeando porla rodilla.
    Cuidate y haz lo que te digan. A mejorarse.
    Un abrazo y buen finde:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha causado gran desilusión pero no queda otro remedio que conformarse y esperar a que no me dure tanto como a ti. Gracias Katy

      Eliminar
  6. Es cierto que "jode" cantidad, el hecho de estar preparado para una salida como la que tenias programada y que todo se vaya "al carajo" por un problema de ese tipo, algo parecido me está ocurriendo a mi con una medicación para la tensión arterial, me la han bajado tanto que casi me arrastro.

    Veamos las cosas en positivo, en próxima ocasión actuaremos con ganas renovadas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que nos cuesta reconocerlo pero nos vamos acercando al desguace. Cuidadin con las cervecitas. Un abrazo y muchas gracias por tus ánimos.

      Eliminar
  7. Querido Felipe, me acabo de enterar de lo de tu ciática. Sé por amigos que la han padecido que es muy dolorosa. No sabes cuanto lo siento. Deseo que te recuperes pronto y bien y puedas compensar la javierada que este año no has podido hacer con otro tipo de viaje en cuanto estes bien de nuevo.
    Y para no estar inspirado, el poema te ha salido redondo, a mi me ha encantado.
    Cuidate mucho Felipe que tengo que darte un abrazo el proximo 19 de Junio en la presentación en Madrid.

    Hasta entonces un fuerte y calido abrazo virtual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he tenido problemas de salud y esto tan doloroso me ha pillado desprevenido. De lo de Madrid me pondré en contacto contigo para concretar más ya que tengo tu correo. Me gustaría poder estar allí, acompañarte y darte ese abrazo de verdad, no virtual como ahora.

      Eliminar
  8. Seguro que te recuperas a tiempo para la Javierada. Mientras tanto, no queda otra que medicarse todo lo necesario. Tómatelo con calma.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, eso ya es imposible, comienza el día 7 y el 5 me ponen otra inyección, además son unos cien kilómetros. Me conformaría con poder hacer el vía crucis, pero me temo que eso tampoco va a ser posible tal como me veo. Gracias por tus ánimos.

      Eliminar
  9. Mira que eres gafe, yo pensaba andar contigo sentado delante del ordenador, pero me tendré que conformar con ver las abyectas pintadas de algunos que se consideran creadores, que se encuentran distribuidas por tu pueblo y maldita la gracia que les hace a los propietarios de fachadas de casas, comercios, portales de fincas o similares.
    De verdad lo siento, tómatelo con filosofía y que alguno te cuente como discurrió el recorrido.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Emilio, tengo intención de estar, si me es posible, a la hora de comidas y almuerzos y tratar de hacer algunas fotos de la marcha, pero andar va a ser imposible. En estos casos ya se sabe: ajo, agua y resina. Un saludo

      Eliminar
  10. Lo siento, Felipe, aunque el remate que has hacho es muy bueno y se lo debes a la circunstancia. Yo he pasado estos dos días con los nietos y una larga lista de blogs sin leer, pero me lo he pasado...

    Recupérate pronto. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es las prioridades son las prioridades y la más principal los nietos. Yo tampoco he tenido muchas ganas de blogs estos días, pero en ese aspecto me voy recuperando. Abrazos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...