miércoles, 12 de diciembre de 2012

Castillo de la Vela

Siempre me ha gustado hacer los viajes con calma y tranquilidad, pero rara vez lograba  conseguirlo. Al iniciar las vacaciones había que llegar al destino cuanto antes porque los peques se cansaban. El retorno también había que hacerlo a la mayor brevedad puesto que nos esperaban nuestras obligaciones: a los niños el colegio, a mi mujer la casa y a mí el trabajo, todo eran prisas. Recuerdo que en una ocasión realicé la vuelta desde Calella, en el Maresme catalán, hasta Tudela sin hacer ni una sola parada.  ¡Que barbaridad! Como excepción, en una de las ocasiones en que acompañé a mi hijo a la universidad de Valladolid, nos desviamos a descansar y conocer Calatañazor, cuya visita me atraía cada vez que transitaba por el páramo soriano. 

Puente del Congosto
Desde hace algunos años, a raíz de mi jubilación, las cosas han cambiado radicalmente. Hago los viajes con tranquilidad, tomándome el tiempo necesario y más, realizando varias paradas, una de ellas como mínimo de un par de horas para comer. De esta forma he conocido lugares con un gran encanto como Ayllón, Puente del Congosto, Piedrahita, Puebla de Sanabria, San Esteban de Gormaz, Medinaceli, Calatayud y algunos más que se me quedan en el tintero

Para mis desplazamientos a Cáceres, vengo utilizando la N-110 que une Soria con Plasencia debido a que me siento agobiado por las continuas obras en la A-2 y la abundante circulación al paso por Madrid a pesar de la M-50. Las predicciones meteorológicas, previendo chubascos de nieve desde Segovia a Piedrahita, hicieron que a última hora variase la ruta por la que realizar el viaje y decantarme por la alternativa madrileña. 

Lado este del castillo de Maqueda

Después de pasar la capital del reino y, posteriormente, Navalcarnero, se acercaba la hora del yantar. Ya en la provincia de Toledo intuí en lontananza la silueta de un alcázar que recordaba haber visto durante algún otro viaje. Al constatar que en el pueblo, Maqueda, había restaurante, decidí hacer la parada necesaria para comer y descansar de la conducción dando un paseo visitando la fortaleza. 

Puerta norte

Me dio la impresión de que nos recibieron como agua de mayo en el pequeño y solitario figón. Nos acomodaron amablemente cerca de la bomba de calor. No había gran cosa, solo algunos platos combinados, pero sí lo suficiente para reponer fuerzas. Mi mujer se inclinó por un plato de pollo guisado y yo por unos huevos fritos con chorizo y patatas fritas que me dejaron como nuevo. Debimos traerles suerte ya que, a la hora de marcharnos, dejamos almorzando a dos parejas más. 

Lado sur

Recogí mi cámara fotográfica del coche y nos dirigimos al pequeño promontorio en el que se encuentra enclavado el castillo. Tiene éste planta rectangular, construido con gruesos muros de sillería, dispone de torreones circulares en tres de los ángulos y dos más en los lados este y oeste. El adarve con almenas bien conservadas y saeteras. La puerta principal se abre en el lado norte mediante un arco de medio punto sobre el que se encuentra el escudo del matrimonio que lo reconstruyó y está protegida por un disuasorio matacán de  sillares y ladrillo con una aspillera cruciforme redonda.

Matacán que protege la entrada

Edificado sobre la base de un fortín árabe, sin ser terminado en su interior, fue reconstruido en el siglo XV por el matrimonio Cárdenas-Enríquez y, al abandonarlo éste, quedó deteriorado por el desuso. El Estado español instaló allí un cuartel de la Guardia Civil garantizando así su conservación. En 1931 fue declarado Monumento Histórico Artístico. Está previsto en un futuro instalar allí el museo  de la Guardia Civil, pero las obras iniciadas con el Plan E se encuentran paralizadas. Junto al lado oeste hay un pequeño parque no muy bien cuidado donde un exuberante talud de chumberas salva el desnivel hacia el pueblo.

Parque junto al castillo

El castillo de Maqueda, denominado por Almanzor Sueño Dorado, fue pasando a lo largo de los siglos por variada vicisitudes y diversas manos hasta llegar a la familia Cárdenas.  Fue testigo de la adolescencia de Isabel la Católica y en él ejerció como alcaide Diego Sánchez de Cortinas, abuelo de la madre de Miguel de Cervantes.

Chumberas

Tras dar la vuelta al recinto, solamente es visitable exteriormente, volvimos a nuestro coche para reanudar el viaje ya que todavía nos quedaban más de dos horas y media para llegar a nuestro destino.  




21 comentarios:

  1. Me encantan los castillos, la magia de sus piedras, restos de una grandeza de tiempos agitados. Tienen un encanto romántico, en el sentido estético del término,que va más allá de las viejas historias y de las leyendas que aprendimos cuando éramos más jóvenes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mi me gustan aunque hay quien dice que visto uno vistos todos, yo no soy de esa opinión. Saludos

      Eliminar
  2. Me gusta viajar contigo pues se respira tranquiladad en tus recorridos y además de aprende muchismo
    He estado unos días retida de estos medios y por eso no he venido a verte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo he tratado de entrar en tu blog sin éxito. Hoy ya puedo hacerlo. Me alegro que ya estés de vuelta en esta tu casa.Un cálido abrazo.

      Eliminar
  3. Hoy nos hablas de algo que conozco y retratas muy bien. Al empezar a leer creí que ibas a tratar del tambor de Calatañazor; por cierto ¿habrá aparecido?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberé darme una vuelta por allí por si acaso. Por cierto, acabo de estar con tu prima Liova Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Buenas noches amigo!!!!! ahhhhhhhhhhh!!!!! Cada vez que subo a Zaragoza pasando por la carretera.... veo este castillo!!!! de buena tinta sé que en ese castillo que señalas hay archivos militares bien interesantes para los estudiosos de la historia pero... hay que tener cierta influencia para acceder!!!! Besos mil!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues miré a través de la reja y parecía estar abandonado aunque bien cerrado. Besos de nuevo

      Eliminar
  5. Me encanta cuando voy por la carretera y me encuentro con ese castillo. Nunca he andado por los alrededores; simplemente me he conformado con verlo desde el coche, pero a ver si algún día paseo un ratito por allí. Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo me pasaba a mí hasta que surgió la ocasión. Un abrazo

      Eliminar
  6. ... me dijo Trimbolera que le encantaría conoceros si en alguna ocasión váis a Jaca y tiene problemas con tu blog... quiere entrar y hay veces que no puede o no puede enganchar tu blog a los preferidos. Rebesos. Me voy.............

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguna vez será. No tengo ni idea de lo que puede ocurrir y ya me lo ha comentado alguna vez. Cosas de Blogger. Besos

      Eliminar
  7. Me alegro de que las prisas se hayan alejado de tu vida y tus viajes. Pero... qué de viajes, qué de castillos, qué de senderos, qué de ciudades... ¿no te cansas?

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el corazón en la mano te digo Elena que me cansaba mucho más cuando tenía que acudir al trabajo. Abrazos

      Eliminar
  8. He vuelto a llevarme el enlace de tu blog, a ver si no desaparece, por lo menos me lo ha admitido, que la última vez ni eso. La verdad es que hace mucho que te sigo y me da rabia perderte. Me gustan tus viajes. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también quiero continuar contando contigo. Me gustaría que me acompañaran muchas personas como tú. Un fuerte abrazo

      Eliminar
    2. Gracias Felipe. Ya te tengo, no voy a mover ni un pelo para que no se vuelva a perder el enlace. Me ha pasado lo mismo con Nerim, había desaparecido sin más ni más. Un abrazo.
      Ah, os espero por Lanuza, eh?

      Eliminar
    3. O Jaca, da igual, o las dos !!

      Eliminar
    4. Gracias Trimbolera, seguro que algún día nos veremos. Un abrazo

      Eliminar
  9. Te deseo de corazón que el recuerdo y la ternura del pasado, el valor del presente y la esperanza del futuro.
    Que la Navidad sea un profundo momento de sentir, mirar y actuar….
    Y que más allá de estas fiestas, a lo largo del año 2013, la paz y el bienestar te acompañen junto a familiares y amigos
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Katy, por tus buenos deseos. Eso mismo me gustaría que se cumpliese contigo. Besos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...