sábado, 4 de agosto de 2012

Desencanto



El pasado día 27 de julio partimos de Gijón para visitar Covadonga y los lagos Enol y Ercina. Había transcurrido cierto tiempo desde nuestro último acercamiento a los Picos de Europa por lo que esta excursión había despertado en mí  grandes expectativas. Llegados al santuario, hubimos de abandonar nuestros autocares y utilizar los microbuses lanzadera para acceder a los embalses tras los empinados doce kilómetros que nos separaban de ellos.

El Ercina estaba precioso


Fuimos ascendiendo y, al pasar por el Mirador de la Reina, nos informaron de que no se podía parar en ese lugar. Cuando llegamos al lago Enol, pasamos olímpicamente de largo con tan solo el comentario de que se trataba de este lago. Una vez en la cima, sin atisvar por ningún lado el Ercina, bajamos del microbús y, acompañados de un guía, caminamos subiendo unas escaleras que, bordeando las minas de Buferrera, nos situaron en sus aledaños. Bajo un sol que calentaba lo suyo, una breve explicación y, aproximadamente, veinte minutos para hacer unas fotos y saborear unas raciones de queso y chorizo acompañadas por un par de botellas de sidra que nos escanciaron en el único bar existente. Rápidamente vuelta a los microbuses que nos estaban esperando para descender hasta el santuario de Covadonga. Por supuesto, el lago Enol solo volvimos a verlo desde el autobús.

Santuario de Covadonga


Mi decepción fue proporcional a la expectativa. Me frustran las visitas a la japonesa. Eso del  "corre, corre, foto, foto", es algo que me subleva. Quienes, como nosotros, concierten una excursión a Covadonga, los lagos (incluido guía) y Cangas de Onís, cosa que desaconsejo, emplearán entre subida, bajada y estancia en dichos lagos aproximadamente una hora y media. Cuantos más viajes hagan los microbuses lanzadera tanto mejor.

Picos de Europa


Otra cosa son quienes lo hacen por libre: dejan su vehículo en el estacionamiento antes de iniciar la subida y pagando la "módica" cantidad de 7,50 euros por persona que cuesta la lanzadera pueden subir, permanecer en el parque el tiempo que estimen conveniente y descender. Es la misma sensación de mercadeo que en el caso anterior pero atenuada.   

Junto al lago Ercina


Qué distintas estas excursiones a la de mis recuerdos, con mis hijos de corta edad, en la que, haciendo las paradas que se nos antojaron, llegamos hasta el estacionamiento que todavía existe junto al pequeño restaurante entre los lagos Enol y Ercina, en el que degusté mi primera fabada asturiana. ¡Qué acertado aquello de "nunca segundas partes fueron buenas"!

Comprendo y entiendo que hoy día es imposible realizar estas visitas de esa manera, pero tal como la hemos hecho nosotros, no he podido evitar la sensación de que, en lugar de  tratarse de una forma de dar a conocer y divulgar tan sensacional paraje, es en realidad un vergonzoso saca perras.  

21 comentarios:

  1. Que pena, porque son lugares para disfrutarlos, no para correr ni mucho menos que te encorran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu puedes comprender mi decepción porque tienes unos paisajes que no son para verlos deprisa y corriendo.

      Eliminar
  2. Qué imágenes tan preciosas y qué bien explicado todo; cada vez que te leo sueño en hacer uno de estos itinerarios contigo.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí no me importaría nada el que me acompañaras. Un abrazo amigo Paco.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Es que no se puede visitar un lugar y marcharte inmediatamente porque ya has cumplido el trámite de estar en él.

      Eliminar
  4. No me extraña que estes desencantado. Esos viajes a la "japonesa" defraudan a cualquiera.
    La crónica de viaje, como todas las que haces, de fábula.

    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que además el lugar no era para ir corriendo. Un abrazo

      Eliminar
  5. Tengo algunos amigos de mi edad que aprovechan los viajes "baratos" y van a muchos lugares, luego llegan reventados y sin saber bien lo que han visto de pasada.
    Yo prefiero esperar a poder ir más despacito y voy a menos lugares, pero es lo que hay.
    Esos sitios que nos has enseñado no los conozco. ¡Ojalá algún día!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que los viajes, suelen ser las excursiones programadas y tampoco creo que dependa del precio, los más caros suelen incluir más excursiones o mejora en los hoteles. Saludos

      Eliminar
  6. Qué pena que hayas tenido esta experiencia tan desalentadora! Con lo bonito que es todo aquello!! Yo fui una vez con mis padres, pero no recuerdo ningún autobús: subimos en nuestro coche. Y, claro, nos quedamos todo el tiempo que quisimos o que la meteorología permitió, porque empezó a bajar una niebla muy densa que daba miedo al miedo, jajaja!!
    Esta claro que esta nueva forma de viajar, dónde solo cuenta poner los pies en un sitio y hacer una foto, no entiende nada de lo maravilloso que es hacer turismo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también en mi visita anterior lo hice perfectamente y subí con mi vehículo sin problemas hasta los lagos, pero ahora no se puede subir, cortan el paso en Covadonga y hay que tomar los microbuses lanzadera que te sitúan en la cima, pagando claro está. Alsa tiene ahí un buen negocio. Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola Felipe!!!! bueno, a pesar de la decepción y de la terrible sensación de mercadeo, pudisteis disfrutar de esos parajes tan espectaculares!!! Con lo que te gustan las fotos y que te den prisa.... imagino cómo te sentirías.
    Un beso muy fuerte desde Jaca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no sólo las fotos sino también el yantar fue deprisa y corriendo y esto si que sienta mal. Los besos te los enviaré muy pronto desde Cáceres. Besos

      Eliminar
  8. “nunca segundas partes fueron buenas” es posible que próximamente habiliten helicópteros y a toda marcha, así la recaudación será mayor. Si que es vergonzoso Felipe.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No des ideas José. Y agradecidos de que todavía se pueda visitar aunque sea de estas maneras. Abrazos

      Eliminar
  9. Pensé que tu desencanto venía por haber encontrado totalmente vacíos los bonitos lagos Enol y Ercina en los que he estado en un par de ocasiones, y me alarmé. Me acordé, para mi pesar, de Groenlandia en donde ha desaparecido, según nos informan, lo que parecía hielos eternos. Y de mis islas Canarias que sufren en estos días desastrosos incendios.
    Desde Gran Canaria, un saludo afectuoso, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdaderamente lo de los incendios en tu tierra es mucho peor. A este paso no voy a llegar a ver toda la belleza de vuestras islas, y solo he visitado Lanzarote. Saludos

      Eliminar
  10. Desgraciadamente en la actualidad la masificación existe en todos los lugares, si nos dejaran subir con coche a todos los sitios organizaríamos unos atascos impresionantes. Esto me recuerda que en el parque Nacional de Ordesa en Semana Santa y en verano no se puede subir en coche hasta la pradera. Hay autobuses que hacen ese trayecto, el aparcamiento en Torla era pagando, pero hace ya varios años es gratis, con lo que evitan el aparcar en la carretera.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto lo que dices de la masificación, pero también es cierto que se ha perdido el encanto que tenían las visitas anteriores. Lo de Ordesa ya lo había escuchado también, muy distinto a cuando lo visité yo hace ya bastantes años. Un cordial saludo

      Eliminar
  11. Comparto estos recuerdos. Hace años que no voy. 30 tal vez, y como dices todo m´ñas relajado y sin turistas:-)
    Bellas fotos ilustran tu post.

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...