martes, 17 de enero de 2012

Las tres vuelticas

Existía  en algunos pueblos de Navarra  la costumbre de que los ganaderos y agricultores, en la festividad de San Antonio Abad, dieran tres vueltas con sus animales y ganados alrededor de la iglesia o de la ermita. En Tudela se instalaba un cruz para esa ocasión en la esquina de la Plaza Nueva, junto a la puerta de la iglesia del antiguo hospital de Nuestra Señora de Gracia.

Esta práctica de colocar la cruz ya se realizaba a finales del siglo XIX y estuvo vigente hasta el año 1965 puesto que,  al desaparecer los animales de carga empleados en las labores agrícolas, había caído en desuso 

La Orden del Volatín revitalizó esta usanza encargando el año 2002 la construcción de una cruz de madera de similares características a la utilizada anteriormente.  A partir de entonces, todos los años durante la mañana y la tarde del día 17 de enero, fiesta de San Antón,  puede verse a numerosos tudelanos que, con sus animales domésticos y mascotas, dan las habituales tres vueltas en torno a la cruz. 


Niñas dando las vuelticas con su mascota


En una mesa cercana, se extiende un certificado al propietario del animal con este texto:
"La Orden del Volatín de Tudela, fiel servidora de mantener, recuperar, potenciar y mejorar las tradiciones navarras con especial hincapié en las de Tudela y de la Ribera Navarra, CERTIFICA que: el ... (Clase de animal) de nombre ...., ha sido llevado por su dueño/a, a la tradición viva que se mantiene en Tudela de Navarra de dar tres vueltas alrededor de la Santa Cruz como acto de protección y respeto de los animales en el día de la festividad de San Antonio Abad."

Caballistas después de dar las tres vueltas


El costumbrista escritor tudelano José María Iribarren publicó la siguiente anécdota sobre este rito en su libro De Pascuas a Ramos:

"...En Tudela sigue plantándose la Cruz de San Antón en la esquina de la Plaza de los Fueros, frente a la puerta de la iglesia del Hospital. Como en este mismo lugar se detenía el autobús que hace servicio entre Pamplona y Zaragoza, ocurrió, hace unos años, que un viajero aprovechó la detención para entrar a desayunar en un bar que hay en la misma rinconada.

- ¿Para qué ponen esa cruz? - le preguntó al dueño del establecimiento.

- Porque hoy es San Antón, y las caballerías vienen a dar tres vueltas alrededor de ella.

Al viajante le agradó que en Tudela se conservase una costumbre tan tradicional.
Cuando nuestro viajero terminaba su desayuno, el automóvil puso el motor en marcha y tocó la bocina. Temeroso de quedarse en tierra, el hombre se levantó apurado, dejó en el mostrador un pesetón, y salió a la plaza corriendo. Como el desayuno valía sólo 1,50 el dueño asomó a la puerta y le gritó:

- ¡Oiga, oiga; las vueltas; que se deja usted las vueltas! 
- ¡Las vueltas que las dé su padre! - respondió amostazado el viajante, suponiendo que el barman tudelano era un guasón que le invitaba a dar las vueltas en torno a la columna del Santo.

(El sucedido es rigurosamente histórico)
En el mismo Tudela y en Ablitas siguen sacando por las calles el llamado cerdo de San Antón, que luego rifan..." 

Hasta aquí lo escrito por Iribarren. Actualmente el bar citado ya no existe, el pesetón (dos pesetas) tampoco y el lechón de la rifa no sale por las calles, pero sigue sorteándose este mismo día un cochino entero ya preparado, es decir, convertido en morcillas, chorizos, jamones, papada, lomo etc. etc. todo completo, e incluso algunas partes envasadas al vacío. 


El cerdo del sorteo parece sonreír complacido

Aquí los sonrientes somos nosotros


Causa gran satisfacción ver cómo todavía siguen conservándose tradiciones inveteradas a pesar de haberse modificado las condiciones de vida y cómo han sabido adaptarse a las actuales circunstancias con el fin de mantenerse vigentes para regocijo y disfrute de grandes y chicos.




23 comentarios:

  1. Está muy bien que se conserven las tradiciones, es una manera más de conocernos a nosotros mismos, nuestras raíces y costumbres. Por cierto, muy buena la anécdota.

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido muy interesante, instructiva simpática. Muchas gracias por invitarnos a visitarla

    ResponderEliminar
  3. Si que es enriquecedor que las poblaciones y regiones conserven sus tradiciones. Aqui se llevan a los animales a que les bendigan y punto. No está mal terminar la celebración con tan rica desgustación.Asi las tres vuelticas se llevan mejor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho, Felipe, que guapos los caballos y que curiosa la tradición de las tres vueltas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  5. Además de ser la anécdota muy graciosa y, según tu verídica, me ha sacado una sonrrisa (que buena falta nos hace).
    Lo que no te perdono es que pongas esas fotografías con esas viandas tan ricas, se me ha hecho la boca agua con esas ristras de chorizos y demás esquisiteces.
    Bromas aparte, te mando un saludo desde Madrid.

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones por mantener vigente las tradiciones. Mi admiracion al pueblo.
    Saludos desde Argentina
    Siempre es primavera

    ResponderEliminar
  7. A veces la conservación de las tradiciones lleva aparejada la adecuación a los tiempos: el lugar que antes ocupaban los animales de tiro y labranza ahora los suplantan las mascotas. Pero no cabe dudas que las tradiciones son las que hacen a los pueblos singulares. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es en los pueblos pequeños y medios donde las tradiciones tardan más en irse perdiendo, la adaptación a los nuevos tiempos es una manera de ir desapareciendo o transformándose en otros que nada tenían que ver con los originales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Felipe!!!! Ya veo que san Antón se celebra en casi todos los sitios aunque cada uno tiene su forma particular. Muy interesante lo que hoy nos escribes y que no se pierdan las costumbres... son parte de nuestra historia!!!! Besos Extremaños!!! jejejejeje!!!

    ResponderEliminar
  10. Cuanto aprendemos de tus entradas....
    Aquí también se celebra San Antón. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  11. Me encanta poder ver mejor, para leer tus entradas tan didácticas y entretenidas.
    ¡Gracias Felipe!

    Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar
  12. que no se pierdan estas costumbres tan arraigadas al pueblo
    Me ha echo gracia la cabeza del cerdo, y las manos, ¡me encantan! aquí la llamamos caramietcha, y nos gusta un montón comernoslo con un buen vino

    ResponderEliminar
  13. Adaptarse o morir y eso es lo que han hecho algunas tradiciones como la que tu nos cuentas.
    Interesante entrada y curiosa anécdota. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Curiosa costumbre y graciosa anécdota, me has puesto los dientes largos, esto de los embutidos no se hace a una persona que está ingresada en un hospital.
    Un saludo desde la planta 13 del Lozano Blesa.

    ResponderEliminar
  15. Es interesante conocer costumbres y da alegría pensar que se recuperan, al menos algunas. Beso

    ResponderEliminar
  16. Es grato ver cómo se conservan unas tradiciones
    donde todos, grandes y pequeños disfrutan de sus mascotas.He pernoctado varias veces en Ablitas, pero no he oido la celebración del celebre cochinito,porque posiblemente no haya salido el tema de conversación.
    Me gusta tus informaciones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pásate por mi mejana cuando quiera, siempre serás bien recibido.
      Un saludo desde mi mejana

      Eliminar
  18. Interesante costumbre, no la conocía..es bonita disfrutar de las mascotas..bonitas fotos
    saludos

    ResponderEliminar
  19. Curiosa tradición la que cuentas Felipe, es una pena que ya no se pueda realizar con los animales que tenían los agricultores y ganaderos, pero creo que continua siendo igual de bella, si se hace ahora con animales de compañía. Hay además una tendencia a volver a recuperar las tradiciones del pasado, que formaron parte de las personas de un lugar determinado, me parece fenomenal. Gracias por dejar esta tradición que no conocía.

    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Ay!Felipe! Qué impresión la foto del cerdo...
    Cuando mi perro era aún un cachorrito lo llevamos a bendecir a la iglesia de San Antón. Fue una mañana muy original.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  21. Esta costumbre o parecida existe también en otros lugares; en Cunit, Tarragona, por ejemplo, realizan un paseo por el pueblo que consiste en dar un recorrido de tres vueltas, "els tres tombs", creo que se llama.
    Me gusta tu blog, visítame en http://desdeldesvan.blogia.com

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...