martes, 31 de enero de 2012

Las Rallas

El día está frío pero soleado. Monto en el coche y me dirijo hacia las Bardenas. La niebla se ha adueñado de la carretera de Pamplona paralela al Ebro.Tomo el desvío a la derecha en el cartel indicador de Bardenas Reales de Navarra y, para cuando llego al centro de interpretación de Los Aguilares, luce de nuevo el sol aunque una tenue neblina parece proteger el interior del parque natural.

El termómetro marca cero grados y se me ha encendido la lucecita roja del salpicadero. En la bifurcación ante la entrada a las instalaciones militares giro a la derecha por la pista que da la vuelta al polígono de tiro. Al cabo de un par de kilómetros me paro y bajo del coche para hacer unas fotos en la Balsa de Zapata acercándome a la orilla. Procuro no hacer ruido pero, a pesar de ello, un par de ánades, al sentir mis pasos, levantan raudas el vuelo rompiendo con su aleteo el silencio que reina en el entorno.

Balsa de Zapata


Vuelvo al coche y prosigo hasta llegar al Rincón de las Rallas un poco más adelante. Junto a un corral en ruinas, estaciono mi vehículo, me calzo las botas y, cámara en ristre, tras asegurarme de haberlo dejado bien cerrado, emprendo mi recorrido a pie por una senda que bordea por detrás la zona de Sanchicorrota.


Sanchicorrota. Cerro de leyenda


Camino animosamente a través de un vasto rastrojo. A mi izquierda se yerguen Sanchicorrota y las estribaciones del Rallón. A la derecha los fantásticos farallones de la Ralla. Por el centro del valle discurre la Cañada de los Roncaleses de la que me separa un barranco de unos cuatro metros de profundidad.


Farallones de La Ralla


Ahora marcho por un espartal salteado de romeros buscando un lugar por donde cruzar la quebrada. Se ha esfumado el cautivador sosiego de la mañana. Los Phantom han comenzado su macabro entretenimiento poniendo las notas discordantes mientras los buitres, impertérritos, planean en las cumbres. El verde de los romeros, parcialmente en flor y ahora más abundantes, se ha impuesto al gris del esparto. Sigo una trocha marcada por huellas de herraduras de caballo y, por fin, encuentro el paso deseado para tomar la zigzagueante vía roncalesa que abandono antes de terminar la vaguada tomando una vereda que asciende a la cima del Rallón.

Cañada de los Roncaleses al pie de La Ralla

La empinada cuesta del Rallón


La cuesta es empinada y mi respiración se alborota por el esfuerzo. No sé si pesan los años o los kilos; me temo que las dos cosas. Llego sudoroso a la cumbre en la que se extiende un pequeño  altiplano alargado, poblado de matorrales, cincundado por la continuación del sendero que discurre contiguo a unos profundos precipicios que delimitan la planicie. Percibo el pavoroso estruendo de las bombas al estallar en la hondonada del polígono. Los aviones, cada dos o tres minutos parecen entrar en barrena y surgir de los acantilados después de dejar caer su mortífera carga sobre las dianas.

Punta de La Ralla

Desde la cima del Rallón, La Ralla y el embalse de Malvecino


Descanso unos instantes contemplando el panorama  que se extiende a otro lado del valle del que acabo de acceder. Sobre sus despeñaderos arcillosos, un llano mayor que el que me encuentro, configura La Ralla y al fondo se divisa el embalse de Malvecino perteneciente al pueblo aragonés de Pinsoro. Dirijo mis pasos hacia la punta norte de la meseta. Me topo con un abismo a mis pies al que me acerco con precaución. A mi derecha la punta de la Ralla y algo más adelante Los Angarillones y La Gorra; al frente Piskerra  y, más próximo, el Circo. La Bardena Blanca Alta se extiende perdiéndose en el horizonte hasta El Paso.


Desde el Rallón, el Circo y Piskerra

Piskerra


A causa de la neblina no distingo Castildetierra ni La Estroza, más lejana. Giro siguiendo la senda marcada contemplando los cortados en cuyo fondo, tras los montículos de Los Cambrones,  se prolonga la llanura de la Bardena Blanca Baja en la que se enclava el polígono de tiro desde el que se elevan dos humeantes columnas y tras ellas los cerros de Tres hermanos con las instalaciones militares.

Desde el Rallón, Los Cambrones y el polígono

Las bombas han estallado en la diana


Continúo en dirección sur hasta llegar a unas escarpaduras en forma de circo. Me asomo al precipicio y observo la presencia de un buitre en su nido en tanto otros, indiferentes al fragor de las aeronaves, sobrevuelan las crestas.  Al intuirme emprende el vuelo sin darme tiempo de preparar el zoom de mi cámara fotográfica y me tengo que conformar con la instantánea de un solitario huevo. Me causa extrañeza que no les incomoden el estruendo de los vuelos rasantes ni el sobrecogedor estrépito de las explosiones y sin embargo se asusten de mi presencia.
El buitre ha huido al aproximarme

El solitario huevo del buitre


Escorados hacia el sur los picos de Sanchicorrota, mi punto de partida, y cerrando el panorama La Nasa, Tripazul, el Rincón del Bú y la Plana de La Negra. Cruzo oblicuamente al otro lado del plano e inicio el descenso por el mismo itinerario por que he venido. Tras unas vacilaciones doy con el sendero que me permite atravesar el barranco y hollar de nuevo los rastrojos cercanos al lugar donde he dejado el coche.

De vuelta en el Rincón de las Rallas


Me cambio de calzado, bebo abundante agua y me pongo al volante. A mi casa tengo algo más de veinte kilómetros, pero me costará llegar tres cuartos de hora ya que debo marchar a velocidad reducida hasta tomar la carretera.


Este recorrido que he hecho en varias ocasiones, la última hace apenas dos años, es uno de los más espectaculares de las Bardenas Reales de Navarra, desconocido para muchos de los que vienen a visitarlas que se limitan a contemplar este panorama desde la pista que da la vuelta al polígono de tiro.

"Las Bardenas Reales de Navarra, Parque Natural y Reserva de la Biosfera, forman un territorio de excepcional valor ecológico, en el que durante siglos se han venido desarrollando aprovechamientos tradicionales. La conservación de este lugar, sometido a un frágil equilibrio en un medio natural extremo, es labor de todos, bardeneros y visitantes. Cuida y respeta, hasta el más mínimo detalle, todo lo que encuentres a tu paso." 

Esto es lo que dice el folleto de la Comunidad de Bardenas Reales de Navarra. Sorprende que este polígono de tiro, en el que se entrenan los cazabombarderos españoles y de la OTAN, esté ubicado en el centro del parque en el que además se encuentran enclavadas tres reservas naturales:  Vedado de Eguaras,  Rincón del Bú  y Caídas de La Negra. Sin lugar a duda, priman los intereses militares nacionales y económicos de los pueblos congozantes, a pesar de los acuerdos municipales en contra,  antes que los naturalísticos y ecológicos.

21 comentarios:

  1. Hola Felipe, llegar hasta tu Mejana es una gozada que te hace conocer lugares increibles y con unas fotografías de impacto. Yo he estado en Las Bardenas Reales de Navarra, y los lugares que tú muestras, yo no los he visto. Ya te he dicho en otras ocasiones que eres un reportero inmejorable. Gracias por mostrarnos siempre lo hermoso que tenemos en nuestra España.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suele suceder. Es difícil que los turistas se internen lo suficiente en el parque.

      Eliminar
  2. El esfuerzo bien mereció la pena. ¡Espectacular!
    Da la sensación de estar en otro planeta. El Rallón, el Circo, Piskerra, muestran unas vistas maravillosas. Vaya un excursión chula. Y las fotos geniales también
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Felipe. Mientras leo tu relato no se me quita de la cabeza la noticia del tiempo siberiano que se acerca al norte de la Península y pienso en esas Bardenas Reales preciosas que nos muestras en tus fotografías cubiertas de nieve.

    Cuídate y que el frío no te haga daño alguno.
    Desde Gran Canaria, un saludo a todos los que gozarán o sufrirán los efectos del temporal. Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil, muy difícil ver las Bardenas con nieve. Un saludo

      Eliminar
  4. ¿Quién dice que el desierto no puede ser bello? Impresionantes parajes Felipe. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un lugar espectacular, parece el Cañón del Colorado.
    ...Pero ándate con cuidado estos días, te vaya a caer una nevada encima.

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
  6. Impresionante y maravilloso entorno.
    Las fotos muy buenas y dan fe de todo lo que viste, advierto que para desplazarte tuviste que andar mucho y duro.
    Precioso post.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Qué impresionante arquitectura natural... Maravillosas las Rallas como así lo atestiguan tus espléndidas fotografías.
    ¿Parque Natural y Reserva de la Biosfera con cazabombarderos en su mismo corazón? ¿? Perpleja me dejas... No creo que los foráneos debáis consentirlo. Que no cesen las denuncias.

    Un abrazo, Felipe

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece increíble pero es cierto. Los ayuntamientos de los pueblos congozantes se han posicionado en contra de este polígono pero todos ponen el cazo. Estaba previsto sustituirlo con Cabañeros pero el entonces ministros de defensa José Bono declaró ese lugar como parque nacional y no se llevó a cabo el canje. Parece ser que Navarra no ha contribuído lo suficiente. Dice muy bien Felipe que los interesas militares y económicos pesan mucho en esa decisión. Ha habino numeros accidens con aviones estrellados y las poblaciones están cercanas, algunas a menos de 8 kilómetros. Saludos

      Eliminar
  8. Bellas imagenes las que nos has mostrado. Un lugar espectacular que no conocía

    Buen blog, te sigo

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se bienvenido y cuando quieras puedes pasarte por mi mejana. Un saludo

      Eliminar
  9. Precioso recorrido, precioso de verdad, gracias por compartirlo, ha sido una delicia "acompañarte". Gracias.

    ResponderEliminar
  10. HolaFelipe!!! Ando pilladííííííííííísima de tiempo!!! sólo paso a saludarte!!!! Besos

    ResponderEliminar
  11. Qué imágenes!! Me encanta la primera.
    Buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  12. Precioso lugar y muy bellas las fotos que nos muestras, en ellas "veo" el hundimiento del Ebro en las épocas terciario y cuaternario, aunque también veo el cansancio al recorrer estos bellos parajes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Un lugar muy especial que llego a conocer a través de tus bonitas fotografías. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  14. Precioso tu relato cerca de las Bárdenas Reales y maravillosas tus fotografias de la Balsa de Zapata, el Carro, las farallonas, la cañada y el huevo del águila.¿Tan alto te subiste?. Tú sí que andas y describes, Felipe. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Si una imagen vale más que mil palabras, en tu caso “tanto monta monta tanto”
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. increible las Bàrdenas como increible tus fotos. Enhorabuena

    un fuerte saludo

    fus

    ResponderEliminar
  17. Hola Felipe,soy nueva en esto,pero siento a Navarra como pueblo hermanado
    Maravillosas fotos.
    Me he recreado viéndola.
    Y después de tanto recorrido,supongo....un buén bocadillo,con un baso de vino navarro.
    Gracias. He disfrutado
    Saludos.

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...