jueves, 10 de noviembre de 2011

La balsa del Pulguer

Después de los lluviosos días pasados ha vuelto a lucir el sol anunciador del cercano veranillo de San Martín. Se ha corrido el telón de las nubes y se nos ha mostrado esplendorosamente la esperada imagen del Moncayo con sus primeras nieves emergiendo de la bruma.

Monto en el coche y me voy a dar una vuelta por el huerto con el fin de comprobar el estado en que se encuentra después de tantos días sin ir desde que partimos a Cáceres. Una alfombra de hojas amarillentas cubre la entrada. Las ciruelas están por el suelo medio podridas y otro tanto las manzanas golden que se quedaron en el árbol a nuestra marcha. Las granny smith en perfectas condiciones exhibiendo su intenso verdor. A los membrillos aún les queda algún día para la recolección. Observo que las olivas están a punto y pongo rumbo a Cascante para enterarme a partir de qué día estará abierta la almazara.


- Mañana es el primer día, cuando quieras puedes venir, me informa la señorita de la oficina.


Habrá que comenzar la recogida cuanto antes puesto que prefiero hacerlo con tranquilidad y poco a poco.

La zona de pinos

Como todavía es temprano para regresar a casa y no tengo muchas ganas de hacer nada en el huerto, decido darme un paseo por una laguna cercana. Dejo atrás Cascante y enfilo la NA-6830, llamada Vía romana, en dirección a Corella. Paso el cruce de la NA-6710 que viene de Murchante y a dos kilómetros  tomo un camino a la izquierda que me sitúa en la balsa del Pulguer. Aparco entre los pinos, echo mano de mi cámara fotográfica y empiezo a caminar.

Iniciando el camino

La laguna está situada en los Montes de Cierzo a caballo entre los términos municipales de Tudela y Cascante. su origen es una primitiva zona húmeda endorréica recrecida desde muy antiguo ya que en el siglo XVII se conoce ya la existencia del dique. La aguas que la alimentan proceden del río Boquerón, derivadas del río Alhama. Su extensión es de unas 50 hectáreas, su capacidad de dos millones de metros cúbicos y pertenece al sindicato de Huertas Mayores de Tudela. Está declarada Reserva Natural desde 1987 por lo que está vedada para la caza ya que son numerosas las aves de nidifican en ella.

Los tamarices abundan en las orillas

Es un paseo corto, apenas dos kilómetros, por un buen camino que da la vuelta al embalse. En los cabezos cercanos los aerogeneradores giran sus grandes aspas. Sus cuerpos enhiestos se duplican en la pátina verdiazul de la charca. A lo lejos se distinguen los edificios de la planta de tratamiento de residuos sólidos del Culebrete. Detrás los Montes de Cierzo cierran el contorno y más a la izquierda se intuye lejano el Moncayo ya que la neblina lo ha hecho desparecer del decorado.


Agua y aerogeneradores


Tamarices y pinos en el camino

La lámina del agua, suavemente agitada por una leve brisa,  está rodeada por un cinturón de juncos y carrizos que, trémulos, se reflejan en ella. Pinos, tamarices, sisallos, ontinas, espartos y otras plantas muestran sus diversos coloridos en este importante humedal para las aves acuáticas, tanto en invernada como en época de cría. En este momento se ven muy pocos volátiles en el estanque, solamente algún pato despistado.


Más reflejos: carrizos, pinos y tamarices.


El aliviadero de la balsa

Me entusiasmo y no doy descanso a mi pequeña Canon Power Shot. Termino de dar la vuelta y cerca del desagüe para riegos desciendo a la ribera, una pequeña playa de guijarros. El agua está cristalina en la orilla y los carrizos brotan verdes y erguidos desde el fondo.  Algún tronco seco alterna con los pedruscos, unas botellas de plástico abandonadas y un un par de bolsas también de plástico arrastradas por el aire. No obstante, el lugar está más limpio de lo que suele ser habitual en estos parajes, a veces frecuentados por personas que no respetan el medio ambiente.  

Una bonita foto para terminar

Asciendo al camino, cruzo la pasarela de la caseta del aliviadero y en llegando a la zona de pinos donde he dejado mi vehículo doy por finalizado el recorrido. Se acerca la hora de comer y todavía tengo que volver a casa y comprar el pan.

10 comentarios:

  1. El agua mansa, serena a tu paso invita sin duda a este paseo que nos muestras lejos del mundanal ruído. Lo de las ciruelas las pobres y las manzanas si no las ha recogido nadie lógico que estén espachurras.
    Ahora a cosechar el futuro oro amarillo que es un bendición para el paladar y la salud.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Felipeeeeeee!!! Pero qué bonita entrada. Te siento tranquilo y sereno, en tu ambiente... sabes??? la pz que transmite el campo y la naturaleza no es comparable con nada.
    Sííííí, esos membrillos tendrán que esperar un poco... siento muy presente, muy cercano esos parajes que muestras en tus fotos... se parecen mucho a mi tierra. BESOSSSSSSSSSSSSS

    ResponderEliminar
  3. Nos has hecho dar un bonito y tranquilo paseo en plena naturaleza!!
    Ese huerto ha estado un poco abandonao. Tú todavía puedes recoger... aquí ya se nos terminó por el frio hasta el año que viene.
    Esos membrillos hay que hacerlos una tarde de domingo...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes qué? Cuando te leo me imagino que voy contigo por esos lugares que tan bien describes y conoces y veo tu mano extendida, mi mirada escrutante, tu dedo índice perfilando y me memoria tratando de almacenar cada uno de tus conocimiento. Un aparada, un trago y un bocado, para seguir la ruta y perderme en tus saberes y mi aprendizaje. ¿A que sería bonito que compartiéramos así una jornada, o unas cuantas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Un lugar bonito y cercano a la población, que supongo hará las delicias de los tudelanos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Eso es disfrutar de la vida. Pasear por la Naturaleza, disfrutar de aire puro y recoger los frutos de los árboles.

    Los membrillos y las granadas por la zona de Andalucía están ya en su punto. Lo acabo de comprobar porque hace unos días me han regalado unas bolsas de estos frutos.

    Un saludo afectuoso.

    http://ventanadefoto.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. La música, las imágenes y tus palabras, me han hecho gozar en esta tarde tan ventosa y desapacible que tenemos por aquí.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Magnífico paseo, Felipe!! Gracias por mostrarnos esos bellos paisajes otoñales.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Otro bonito paseo con fotos preciosas. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  10. Bonito paseo y preciosas imágenes. Por cierto a mi mujer le dieron una receta para hacer carne de membrillo (comprando los frutos) y le ha salido mejor que la comprada.

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...