viernes, 29 de abril de 2022

Moncayo

 


Como nimbos de un cielo añil plomizo
la cumbre del Moncayo se perfila
curvilínea. El céfiro desfila
por laderas que esbozan un hechizo

gris cóncavoconvexo. El calizo
bucle de los peñascos, retahíla
berroqueña y salvaje, se deshila
por arroyos de musgo escurridizo.

Hay que mirar el llano de la altura
donde las nubes bailan con los ruejos
y esbozan los collados con premura

su deriva. Se agosta, a lo lejos,
el cauto atardecer que se desliza…
y una luna de nácar cristaliza.


Felipe Tajafuerte. 2022  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...