miércoles, 16 de agosto de 2017

¡Adiós, Trimbolera!

Se me ha ido una amiga bloguera entrañable. Fue una de las primeras amistades virtuales que hice cuando me inicié en este mundo de la blogosfera. Hasta última hora hemos seguido leyéndonos. Se sobrepuso a todo: el abandono de su hogar de Lanuza por la construcción del pantano, la muerte de su esposo Marcos, el diagnóstico de un cáncer... Todo sobrellevado de una forma admirable. Quizás le ayudó a ello su bitácora en la que casi todos los días nos mostraba la cara amable de la vida.

De izquierda a derecha: Liova, Trimbolera y yo en 2013
En  "El bosque de trimbolera", de la mano de Angelines Allúe Escartín, así se llamaba, conocimos el paisaje de su tierra, sus fotografías, sus paseos, la música que le gustaba y nos facilitaba, su poesía, su ternura, su fortaleza, su vitalidad, los homenajes de su pueblo a su marido Marcos, el nacimiento de su nieta Lucía, a su querido bolo, la nieve en Lanuza, las tormentas, cada una de las estaciones del año...

La amistad virtual se transformó en real gracias a  Liova, otra bloguera maña, llamada Cristina, a quien había conocido en persona en Cáceres, donde reside. En una excursión a Jaca quedé con ellas para pasar un rato de una tarde a finales del verano de 2013. La empatía que habíamos cultivado hasta entonces se transformó en mutua simpatía.

No ha dejado de publicar en su blog salvo en contadas ocasiones. El día catorce escribió lo siguiente: Estoy ingresada en el hospital. Un abrazo muy fuerte a todos. Volveré cuando se vaya la niebla. 

Este medio día se ha publicado una nueva entrada: Hoy Trimbolera ha visto a Marcos entre la niebla y las vacas... y se ha ido con él.

No he llegado a cumplir los deseos que manifestamos de encontrarnos de nuevo. Se ha marchado. Quizás coincida en otras esferas con Alberto Boutellier Caparrós, otro bloguero amigo que nos abandonó el pasado año. Descansa en paz, Angelines.

10 comentarios:

  1. Hola Felipe. Que suerte tuviste de conocerla en persona, yo la conocía por sus publicaciones de cada día. Suficiente para darme cuenta lo buena persona que era. Siempre la recordaré. D.E.P.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fueron más que un par de horas, pero fueron suficientes. Recuerdo también con agrado cuando tu y yo nos conocimos en una tarde madrileña. Un abrazo

      Eliminar
  2. Cuando un bloguero(a) se va, los que hemos hecho de esto unas pasión,sentimos en carne propia su partida.Lamento, Felipe, que no haya sido posible un nuevo encuentro tuyo con
    Trimbolera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas que se van dejando y al final lo lamentas. Un abrazo

      Eliminar
  3. Descanse en paz. Que la misma alegría que ha comunicado en vida le acompañe en su eternidad.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que así sea, Paco. Como siempre, un afectuoso abrazo.

      Eliminar
  4. Inolvidable amiga "Trimbolera" , ella se hizo querer a través de su entrañable blog.

    Descansa en paz, Angelines.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una delicia abrir su blog todas las mañanas. Eso lo hemos perdido.

      Eliminar
  5. Como Esteban Lob, -coterráneo- o Rafael Humberto Lizarazo, quienes comentan más arriba, estamos lejos de ustedes y de Angelines para un abrazo y un café. Sin embargo la pena es la misma por no volver a sentir su calor, su amor por lo cotidiano, su interés por las cosas simples y verdaderas.
    Un abrazo para ti, Felipe, y para todos los que conocimos a Trimbolera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Produce una gran alegría el conocer en persoa a amigos virtuales con los que has establecido unos vínculos insospechados. Gracias por el abrazo, y a la recíproca.

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...