domingo, 12 de enero de 2014

Comenzamos

Aún no era "la del alba" cuando, ya juntos, salimos de nuestro punto de encuentro, donde se ubicaba el desaparecido restaurante Delicias, "tan contentos, tan gallardos, tan alborozados" por vernos ya encaminados hacia Cascante en esta nuestra primera jornada de entrenamiento en cuadrilla con la que damos comienzo a la cuenta atrás de esta nueva javierada  que, si no surge algún contratiempo, como los que he padecido en las dos últimas ediciones, nos congregará el próximo día nueve de marzo en la explanada del castillo de Javier. Las ocho de la mañana y todavía noche cerrada.

Iniciamos la ruta por Amigos del País y la Ronda de Santa Quitería, dejando el cerro de esta ermita a nuestra izquierda, cruzamos la autovía y tomamos el camino de Murchante. Comienza a amanecer y vamos dejando atrás las luces de la ciudad y del polígono industrial. He echado en mi morral la cámara por si tenía la ocasión de fotografiar la salida del sol, pero "el rubicundo Apolo" no se ha dignado apartar las nubes y mostrarnos "las doradas hebras de sus hermosos cabellos", por lo que el cielo nos muestra un grisáceo color panza burra.

Camino de Cascante
A las nueve y cinco pasamos por Murchante y, los que están en la puerta de la Cooperativa nos miran con curiosidad. Tomamos la estrecha carreterica que nos lleva a Cascante. La temperatura es excelente para caminar, siete grados, pero llevo un buen rato traspirando. A la entrada de Cascante, el embriagador perfume del estiercol nos anega. Por fin llegamos al lugar donde vamos a reponer fuerzas: "el caminito", el bar de la gasolinera. Son las diez y cinco de la mañana, dos horas justas de marcha, y aquí se nos unen algunos que han venido en automóvil.

¡Buenísimos!
La mayoría nos inclinamos por los huevos en el momento de elegir el menú, con jamón, con chorizo, con lomo, con patorrillo, con albóndigas, con lo que sea, pero los huevos que no falten, por lo que pueda ocurrir. Buenas viandas, bien regadas, verdadera armonía y camaradería y, sobre todo, buen humor. ¿Qué más se puede pedir? 

Vuelta para Tudela
Concluido el repostaje, nos ponemos en marcha para el regreso, ahora por la vía verde del Tarazonica, que tomamos en la antigua estación. Pasada ésta, nos topamos con el mojón que nos indica que faltan diez kilómetros para la de Tudela, y una cigüeña nos observa indiferente desde su elevada posición. Mantenemos una buena marcha, aunque vamos conversando animadamente, ignorando el sonido de los cercanos disparos de los cazadores que dan rienda suelta a su afición en las proximidades.

La cigüeña impertérrita

Nos faltan diez
Mientras camino, mantengo animadas charlas con mis acompañantes, unas veces con uno, otras con otro  y, sin apenas darme cuenta, se van pasando los kilómetros de tal manera que me sorprendo al ver que debemos ya abandonar la vía verde. Entramos en el barrio de Lourdes y nos dirigimos a nuestra siguiente parada. Nuestra compañera Ascen, como en años anteriores, nos ha preparado un aperitivo en su casa al tiempo que nos muestra su magnífico belén antes de pasar al choco.

El belén de Ascen
Da la sensación de que el almuerzo no ha sido muy contundente a juzgar por el "chandrío" que estamos haciendo en la mesa. Me tomo una cerveza que me sabe a gloria, acompañada de algo que llevar a la boca para que no caiga muy honda. Nos encontramos a gusto y nos cuesta levantarnos de la silla, quizá también por el cansancio, pero es hora de marchar a comer con la familia, que nos estará esperando. Bajo las escaleras de la Torre Monreal hacia mi casa. Cuando introduzco la llave en la cerradura, sueño con una ducha de agua bien caliente. 

33 comentarios:

  1. Con ese plato de jamón, patatas y huevos, uno se puede hacer la vuelta al mundo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pero primero había que llegar hasta él. La verdad es que me encantan estos entrenamientos. Abrazos

      Eliminar
  2. Gracias por este paseo amigo Felipe.
    Mis pies se me van y los tengo que parar, ya que me pilla muy lejos esa vía y sus magníficos tentempiés, hummm.

    Saludos desde Chipiona que está hoy muy gris.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tu compañía sería bien recibida tanto para caminar como para yantar y gustoso te haríamos un hueco a la mesa. En el valle del Ebro la niebla también es muy cansina, no sé cuando la vamos a dejar. Un saludo muy cordial

      Eliminar
  3. Como he dicho antes en el Facebook, para mí lo más atractivo, el almuerzo; con lo otro no me atrevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale, Paco, si me acerco hasta Sevilla, nos sentaremos junto ala mesa con unas tapas de jamón y, aunque no sea lo mismo, me dará igual que sea de etiqueta negra, verde, roja o blanca. Lo importante será la compañía. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Da gusto veros tan predispuestos a la caminata, seguro que la salud os lo agradecerá a pesar de los huevos fritos y las patatas.

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que los huevos y las patatas quedan diluidos en las dos horas previas y dos horas posteriores de caminar. Y también hay que darle alegría al cuerpo. Abrazos

      Eliminar
  5. Te acompañaria a comer los huevos fritos ¡Qué pinta! Lo demás ... es mucho pedir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La compañía siempre es buena para todo. Abrazos

      Eliminar
  6. A esto se le llama disfrutar de la vida.
    Un abrazo, Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace lo que se puede. Salgo a andar todos lo días, pero el almuerzo solamente cae el domingo cuando vamos en grupo. Abrazos

      Eliminar
  7. Así de bien alimentado vas a llegar en plena forma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si no estás bien alimentado tampoco se puede andar. Espero no fallar este año. Abrazos

      Eliminar
  8. Me van estas caminatas... en el blog de otra persona y yo sentado en el ordenador, las comidas ahora no las hecho mucho en falta, ya que por mi "excesivo" ejercicio no quemo muchas calorías, antes en el trabajo mis compañeros eran de la opinión de que era preferible comprarme un traje que invitarme a comer y con recochineo terminaban "...y el puñetero no engorda".
    Los huevos fritos con jamón era uno de mis platos preferidos, cuando en invierno salía a reparar alguna avería a las estaciones de radio, situadas en lo alto de los montes, siempre que la avería pudiera esperar media hora.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ese es un plato sublime. No sé si estará entre los "bocato di cardinale" pero si no lo está no saben lo que se pierden. Un saludo

      Eliminar
  9. Amigo Felipe: Yo también me hubiera decidido "por los huevos en el momento de elegir el menú, con jamón, con chorizo, con lomo, con patorrillo, con albóndigas, con lo que sea..." ¡Hummm! Con lo estupendo que debían estar.
    Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, aunque lo que más me gusta es TODO, siempre me inclino por los huevos con jamón y patatas fritas. Son mi debilidad. Para cuando sacaron los huevos ya habíamos hecho desaparecer unos entrantes a base de chistorra. No te cuento más. Un abrazo

      Eliminar
  10. Enhorabuena por comenzar , que nunca es tarde y también por el "papeo" que es importante para reponer fuerzas. Que el comienzo sea duradero a lo largo del año.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para hacer la javierada desde Tudela hay que habituarse a todo, a las grandes caminatas de más de treinta kilómetros diarios y al buen yantar que también es contundente. Abrazos

      Eliminar
  11. Con descansos y "aperitivos" así da gusto esa caminata!!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verdad que sí, el almuercico viene de "güevo". Abrazos

      Eliminar
  12. Me has abierto la gana de comer con esa caminata y con esos huevos con jamón y patatas tan suculentosssssssssssssssss. Ainssssssssssss. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, hala, anímate. El próximo domingo, a las ocho, en el Simply para ir a Ablitas. Dos horas de ida, almuerzo y dos de vuelta. ¿Te apetece? Besos

      Eliminar
    2. Como que me pilla un poquino lejossssssssss!!!! me apunto al almuerzo, eso sí. Muaksssssssssssssssss

      Eliminar
  13. He viajado contigo, Felipe, y leyendo tus avatares culinarios, me siento como si yo mismo los hubiera comido.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido muy grata tu compañía. Lástima que solamente fuera virtual. Un abrazo muy largo para que llegue a Chile.

      Eliminar
  14. Buenos días Felipe, veo que hacéis lo mismo que nosotros, paseos en buena compañía y buenas viandas, si señor, seguid así y disfrutemos que son dos días: Me ha hecho gracia lo del color panza-burra jajaja!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toni, el DRAE dice de Panza de burra, en segunda acepción: loc. adj. coloq. Dicho del cielo: Uniformemente entoldado y de color gris oscuro. Comos puedes ver es un adjetivo bien traído que en algunos lugares se utiliza. Un abrazo

      Eliminar
  15. Siempre es bueno comenzar con esos paseos si al final espera tan buena recompensa.
    Que siga la buena marcha.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si se quiere coger algo de forma para hacer una larga caminata hay que prepararse y la recompensa es necesaria. Ya sabes, el palo y la zanahoria. Un abrazo

      Eliminar
  16. Felipe que estupendo es caminar por las montañas, respirar aire puro, ver paisajes relajantes y disfrutar de la compañia de buenos amigos.
    ¡Que suerte tienes!
    Y los huevos fritos con patatas, ni te cuento.
    Un fuerte abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El grupo al que me incorporé hace cuatro años es fantástico en todos los aspectos, pero, hija, no sé qué os ha pasado esta vez a todos con los huevos fritos, con el colesterol que tienen. Abrazos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...