martes, 17 de diciembre de 2013

Un aristócrata emprendedor

Llegamos al pueblo aragonés de Bureta hacia las cuatro y media de la tarde procedentes de Cortes, tras la visita de su castillo. Con rigurosa puntualidad comenzamos el recorrido por la casa-palacio de los Condes de Bureta, divididos en grupos de diez personas, encabezando el propio conde uno de los grupos.

Del folleto turístico que nos fue facilitado, entresaco los siguientes datos:

"El actual edificio de la Casa-Palacio de los Condes de Bureta se levantó en el siglo XVII, sobre el torreón principal del antiguo castillo construido por los moriscos que ocuparon la Marca Superior de Al Ándalus entre los siglos IX y X, de cuya muralla exterior quedan restos. En el salón llamado de los Caballeros, se celebraron Cortes en 1363 para ajustar las paces entre Castilla y Aragón.
A raíz de la Reconquista, el castillo y lugar de Bureta fue dado en tenencia, siendo Roger el primer caballero del que se tiene noticia en 1137.

Los Francia fueron señores de la Baronía de Bureta durante más de cuatrocientos años. El primero de ellos fue Sancho de Francia, entre 1275 y 1285.
El Señorío de los Francia recayó por vínculo en la familia Marín de Resende. Fue a don Antonio María de Resende y Francia, a quien el rey Carlos II concedió el título de Conde, el 24 de marzo de 1678.
El condado de Bureta lo ostenta actualmente don Mariano de los Dolores Francia López-Fernández e Izquierdo."
En esta casa vivió, junto con sus hijos, la condesa viuda doña María Consolación Azlor y Villavicencio, heroína muy distinguida de los sitios de Zaragoza durante el primer sitio francés de 1808.

Salón blanco de Caballeros
Esta casa-palacio ha sido restaurada con una exquisita fidelidad por su propietario, el actual Conde, cuya madre pertenece a una conocida familia tudelana. Salvo en alguna dependencia, la decoración carece de espectacularidad, sin embargo, bajo una apariencia sencilla, alberga verdaderos tesoros. Las escaleras, los techos, las lámparas, las llaves de la luz, el mobiliario, los cuadros etc. nos hacen recordar una de esas casonas nobles de principios del siglo pasado.

Escaleras
Fuimos recorriendo el primer piso en el se encuentra el copiosísimo archivo que conserva documentación de incalculable valor histórico de los siglos XII a XIX, en proceso de catalogación, al que se le calculan unos catorce mil documentos y probablemente sea el fondo más importante sobre la guerra de la independencia existente en España.

Despacho
Pasamos por el despacho del conde, en el que me sorprendió, como curiosidad, la presencia de una edición completa de la colección Austral, y un aparato de morse.

Sala de billar
Contigua a ella, a una sala de billar, en cuya mesa descansaban las bolas de marfil. En una de sus paredes observé una especie de ábaco pero que, en realidad, se trata de un instrumento para contabilizar las partidas.

Una de las habitaciones
En la segunda planta tuvimos el agrado de ir conociendo las habitaciones, el comedor con numerosa y valiosa vajilla, un estrecho  retrete con un inodoro alojado en un mueble de color oscuro, una preciosa cocina de la época con sus cacharros y sobre todo el salón blanco, llamado de caballeros, en el que las crónicas dicen que se celebraron las cortes para establecer las paces entre castellanos y aragoneses.

El retrete

Las vajillas

La cocina
Tiene una decoración de época exquisita y en uno de sus lados figura un incitador confidente.  También en esta planta existe una pequeña capilla, con bula papal concedida por Inocencio VII, desde la que se puede ver el interior de la iglesia, aneja a la casa.

Salón blanco

La chimenea

El confidente

En la última planta a la que accedimos hay una galería abierta mediante arquería desde la que se podrían contemplar hermosas vistas de Moncayo y del valle del Ebro si no fuera porque el día no acompañaba, y nos tuvimos que conformar con una panorámica gris dominando todo el contorno.

La galería superior
El recorrido por todas estas dependencias fue un encuentro con la historia y el arte propiciada por los numerosos cuadros que conforman su abundante pinacoteca colgando de sus paredes, en una de las cuales vimos el primer mapa de Aragón, del año 1620, de proyección cartográfica cónica y, en otra, un extenso y frondoso árbol genealógico.

Cuadros en los pasillos

Detalle decorativo
Cada estancia, con su mobiliario y las piezas artísticas que las adornan, todas auténticas, supuso una mirada retrospectiva a la vida aristocrática de los siglos XVIII y XIX, en la que percibimos la sensación de que, en cualquier momento, por las escaleras iluminadas tenuemente, iba a aparecer Doña María Consolación, la heroína de Zaragoza, acompañada por su primo el general José Palafox, departiendo sobre los pormenores de los sitios.

A través del bar, cuya barra atendía el hermano del Conde, bajamos unas escaleras para admirar una antiquísima bodega excavada en la roca. De vuelta a la cafetería, ante unas cervezas y café, atendimos la exposición que nos hizo el aristócrata de sus actuaciones en el edificio para convertirlo en algo activo y productivo para poder vivir del negocio y dar algo de trabajo al pueblo de Bureta.

La bodega
Ha realizado las obras de restauración sin ningún apoyo económico de las instituciones aragonesas quienes, a cambio de las subvenciones, exigían la cesión del su importante archivo histórico, a lo que se opuso categóricamente. Junto a su hermano Antonio, ha puesto en marcha un complejo hotelero con el palacio, casa rural, restaurante, cafetería y bodega. Él mismo da satisfacción a sus clientes haciendo de recepcionista y cicerone e incluso atendiendo ambos el comedor y la cafetería. Pretenden transformar la galería superior en una sala de exposiciones y restaurar el interior de la iglesia. Según sus manifestaciones, esta ocupación no da para hacerse rico en un lugar como Bureta, pero esperan ganarse el sustento y poder vivir de ello manteniendo el patrimonio y destacó que esta iniciativa está creando puestos de trabajo, tan necesarios en la zona y del que benefician los pueblos del contorno.

El comedor
Antes de marchar nos invitó a pasar al comedor para que lo inspeccionáramos. Es un hermoso salón muy bien acondicionado, lindante con la cafetería. Me fijé que tenía un menú del día muy aceptable a veinte euros. Nos animó a hacer una escapada hasta su complejo ya que, previa cita y por una cantidad razonable, ofertaba cena para dos personas, una noche de alojamiento en la casa rural y visita guiada por él mismo al palacio. Me pareció entender que el importe de la mencionada oferta era de cien euros.

Fachada de la iglesia
Entre tanto había oscurecido, y las luces daban una cálida luminosidad al entorno del palacio y a la bonita fachada barroca de la iglesia de la Santa Cruz, cuya portada de piedra, con arco de medio punto entre pilastras toscanas, muestra sobre ella una hornacina flanqueada por dos escudos condales. Remata la cubierta del templo un campanario octogonal que se eleva en el lado derecho. Al dirigirnos hacia el autobús, y como despedida, escuchamos la voz del emprendedor Conde:

- Y que sepáis, que me siento muy satisfecho de mi condición de tudelano.

Cuando llegamos a casa, un tanto cansados del ajetreo del día, tratando de conservar en la memoria todo lo que habíamos contemplado, era ya noche cerrada, pero albergábamos la satisfacción de que la jornada había sido verdaderamente provechosa. 

26 comentarios:

  1. Lo mejor de todo es el trono del retrete, magnífico, se sentían como reyes.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me llamó la atención, además de ese lugar salimos satisfechos. Un saludo

      Eliminar
  2. Como nos gusta visitar y entender aquello que nos queda del pasado, saber como era su vida, sabiendo que todo nunca lo sabremos. De tu mano y con vosotros voy viendo lugares. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que haber vivido allí y en aquella época para conocer más cosas. Un abrazo

      Eliminar
  3. Esta visita la tengo pendiente desde hace dos años. Cuando estuve ingresado en el Clínico de Zaragoza, conmigo había una persona bastante más mayor que yo que me invitó a su casa en Bureta y de paso que visitara el Palacio de los Condes del mismo nombre, ahora ya lo he visto.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes que merece la pena. Además, la oferta que tienen para la escapada de un matrimonio tampoco es excesiva y lo tienes a tiro de piedra. Un saludo

      Eliminar
  4. En mi situación y con la innegable calidad de tus explicaciones, la mejor de las visitas turísticas la hago desde la butaca de mi escritorio. Gracias, Felipe, por tan bellas imágenes y tan genial conducción turística.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto me lo cobraré el día que aterrice por Sevilla y tengas que hacer de cicerone para mí. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Y tanto que debió ser provechosa. Me ha encantado esta visita virtual al palacio condal de Bureta.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy provechosa. Por la mañana el castillo y la iglesia de Cortes y por la tarde Bureta. Día completo. Un abrazo navideño

      Eliminar
  6. Ay ay ay... que me he enamorado de esa casa!!!!! qué bonita y cuántas cosas interesantes guarda!!!! ainsssssssss Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdaderamente impresionante lo que se guarda allí. Besos

      Eliminar
  7. Lo que tienen los aristócratas es que son muy "sencillos"
    Así nos va, porque todavía es algo muy parecido.
    ¡Gracias por llevarme de viaje una vez más!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te puedo asegurar, María, que este conde no guarda el perfil de los aristócratas que salen en los papeles o por la tele. Esta familia trabaja de verdad para sacar adelante el complejo de ocio que han montado. Si no nos hubiesen dicho que era conde nunca lo hubiésemos imaginado. Un abrazo

      Eliminar
  8. Bonito e interesante paseo el que damos contigo, Felipe, me ha encantado la silla "confidente" antes era todo más cercano,más simple, menos virtual...
    Un abrazo y Feliz Navidad también para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos confidentes tienen doble función: si tenían buen rollito se sentaban uno frente al otro, si no era así se colocaban mirando a lados opuestos. Muy práctico. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Una casa que es todo un museo. Cuánto habrán visto y oído sus paredes.
    Ideal para situar la trama de una novela decimonónica.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las historia de Doña María Consolación debe ser extraordinaria para eso, pero toda la gloria parece ser que se la ha quedado Agustina de Aragón. Saludos

      Eliminar
  10. Es historia de la que mueve el mundo. Precioso. Muchas gracias Felipe. Que pases unos felices días al lado de tu familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo ves Tribolera, y tan sólo a unos treinta kilómetros de casa. Un abrazo

      Eliminar
  11. Ha sido un placer conocer...

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se agradece tu visita. Puedes volver cuando lo desees. Un cordial saludo

      Eliminar
  12. Lo verdaderamente provechoso es leerte y descubrir así lugares y datos tan interesantes.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo que me dices y te deseo que pases unas felices fiestas. Un abrazo

      Eliminar
  13. He recorrido la Casa-Palacio con agrado y muy bien guiado por ti, Felipe.

    MUCHAS FELICIDADES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lástima que nos haya faltado un abrazo de despedida.

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...