domingo, 14 de octubre de 2012

Un día en el parque

Decidimos acompañar a nuestros hijos que habían programado pasar el día en el parque Sendaviva y disfrutar observando a nuestras nietas en plena diversión, al mismo tiempo que curioseamos este lugar de esparcimiento desconocido para nosotros a pesar de encontrarse a tan solo 25 kilómetros de Tudela. Salió un día veraniego con un sol esplendoroso y temperatura moderada que incitaba a gozar de la naturaleza en este parque situado en una de las entradas de las Bardenas Reales de Navarra.


Una vez estacionado el coche, nos dirigimos por un camino pavimentado, entre árboles, caballos, cabras y vacas hasta llegar a las taquillas. Tomamos los tickets y penetramos en una plaza que simula la de un pueblo donde hay una  tienda, albergue, cafetería, un establo en una de cuyas paredes hay un frontón, servicios, parque infantil y una mansión encantada. En el apeadero tomamos un trencillo que, tras un breve trayecto, nos sitúa en la feria.

Un ánade posa ante nosotros
Un perrito de la pradera nos mira con curiosidad
En primer plano, una glorieta con un estanque en el que unos ánades muestran orgullosos su colorido mientras en los aledaños unos perritos de la pradera nos miran con curiosidad. Hay todo tipo de atracciones para los niños: tiovivo, bicinoria, una pequeña caída libre, un pequeño circo, espejos de la risa, puestos de refrescos y chucherías, un laberinto acuático y un espacio que indica alfombras voladoras. Unas pequeñas máquinas de tren transportan su preciada carga infantil por un entramado de vías.  Leyre está como loca yendo de una atracción a otra. Nerea, con dos años y medio, no puede hacerlo en todas. Entre risas, nos hacen montar a mi mujer y a mí con ellas en los caballitos que suben y bajan.

 Ya no apetece internarse en el laberinto
Abandonamos momentáneamente la feria y tomamos la senda de los exóticos. Avestruces, cebras, canguros, ñandús, tigres y leones nos ven desfilar indiferentes. De aquí pasamos a la senda de los herbívoros donde machos cabríos, ciervos, rebecos y otras especies nos muestran orgullosos su cornamenta. Un rebeco en celo inicia la berrea en tanto unos enormes jabalíes ser revuelcan en el fango.

El rey de la selva está pensativo

Hay quien berrea
Faltan unos minutos para la una. Nos apresuramos y llegamos justo a tiempo para tomar asiento en el anfiteatro donde va tener lugar un espectáculo de rapaces. Es verdaderamente sorprendente contemplar a estas aves emerger desde lo más alto del cerro y tras un vuelo majestuoso lanzarse en picado sobre el señuelo situado en el centro del escenario natural que tenemos delante. Ante nosotros, durante media hora, van apareciendo todo un compendio de aves rapaces. Águilas, halcones, búhos, lechuzas y toda una serie de animales alados desfilan desde las alturas a requerimiento de los cuidadores. Causan verdadera impresión la fortaleza del águila real, los giros de cabeza de un enorme búho africano de Verreaux, la velocidad del halcón peregrino,  la habilidad del alimoche para romper los huevos con una piedra, la conocida figura del águila calva, la gran envergadura  del cóndor y del buitre leonado. Impone el ver estas aves que al salir de la montaña parecen diminutas y cuando las tienes a un par de metros te parecen colosales.  Los niños miraban embobados y con un cierto temor cuando  los animales pasaban muy cercanos a nuestras cabezas a requerimiento de los adiestradores situados entre el numeroso público. Es un espectáculo extraordinario, de gran calidad con una puesta en escena sonora impresionante. Había yo visto alguna exhibición de estos animales adiestrados, pero no de la altura de este.

El águila ha tomado tierra

El alimoche sopesa qué piedra coger
Finalizada esta demostración, nos dirigimos a un alcor en el que se encuentra la zona de la granja, para comer en el self service. Después damos un paseo viendo diversos animales de granja. Mientras tomamos café, mis nietas montan en los voladores. Descendemos de nuevo y tomamos la rampa mecánica que nos sitúa en la cima del cerro desde donde salían las rapaces. Vemos pasar raudos a ambos lados varios visitantes en unos deslizadores en sentido contrario. Llegamos a la cumbre, es la zona del bosque.

Tocando el cielo

La rampa mecánica y los deslizadores
Una nueva serie de atracciones nos espera allí. Una gran caída libre, el recinto de cuenta cuentos, un circuito de cochecitos eléctricos, una pequeña tirolina para niños y otro restaurante. Por una pasarela nos vamos a un mirador que, adentrándose sobre los pinos, nos muestra todo el parque a nuestros pies, en cuyo lago artificial destellan los rayos del sol. Al fondo, Tudela y el Moncayo surgen de la neblina.  Debajo tenemos las guaridas de los osos que remolonean perezosamente.

Lago del parque. Tudela y el Moncayo en la lejanía
Mi mujer y yo nos dirigimos al lado contrario, al gran mirador sobre la Bardena, mientras nuestras nietas van al cuenta cuentos. ¡Qué maravilla de paisaje! Se divisa todo: la Plana de la Negra, Tripazul, el Rincón de Bú, Sanchicorrota, La Ralla y el Rallón, Tres hermanos y el polígono de tiro, Castildetierra, Piskerra, el Cabezo de las Cortinas, Cornialto, La Estroza, el Vedado de Eguaras, el Plano e incluso se adivinan los Pirineos allí en lontananza.

Al otro lado de la valla las Bardenas Reales
Descendemos todos juntos por una zizgzagueante pasarela de madera entre pinos y animales , estos totalmente indiferentes a nuestro paso. Ya estamos de nuevo en la feria. Leyre y mi hija dan un paseo por el lago en una barca eléctrica en tanto que Nerea se pelea con una barquita de palas en un apartado de poca profundidad. Mi hijo y mi yerno están ya en el apeadero para tomar la camioneta que los subirá al punto de partida de la gran tirolina de 650 metros de descenso, la mayor de Europa.  Al poco tiempo los veo deslizarse a gran velocidad por encima de nuestras cabezas.

El último de la fila
El sol, ajeno a nuestros deseos, se va acercando al collado de la granja con aviesas intenciones de ocultarse. Ya no queda tiempo para otra de las grandes atracciones, el bobsleigh del que ya  no se distinguen los ocupantes de los trineos. La silueta de los últimos aventureros de la tirolina se recorta sobre el otero. El resto de atracciones han cerrado o lo están haciendo. Vamos caminando hacia el poblado. Las niñas están rendidas. La mayor va en la silleta de su hermana y la pequeña sobre los hombros de su padre. La salida, como es habitual, a través de la tienda. A pesar de los precios, picamos y compramos, además del dedal para la colección de mi mujer, unos pequeños peluches para la niñas.

Nos despedimos del parque
Sendaviva es un parque muy especial y apropiado para ir en familia con niños pequeños y no tan pequeños.  No es un parque temático pero abarca temas muy didácticos para niños de corta edad, sobre todo en la zona de la granja. No es un parque de atracciones pero tiene atracciones de todo tipo para mayores, medianos y los más pequeños. No es un parque zoológico pero tiene gran cantidad de animales, muchos de ellos exóticos y, sobre todo, entre sus espectáculos se encuentra uno de primer orden: el de las rapaces.  Todo ello hace que una jornada familiar en este lugar resulte tan agradable.

25 comentarios:

  1. Despues de haber pasado la tarde en casa a consecuencia de la lluvia leerte ha sido como dar el paseo que estaba necesitando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese paseo es del domingo pasado, pero tenía alguna cosilla programada. Hoy por aquí el dñia también ha salido chungo. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. También yo he dado ese paseo muy necesario, llueve todo el día y tenemos 5º, imagino que mañana habrá nieve por las puntas. El reportaje precioso y las fotos buenísimas. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tan necesaria el agua... Ya escampará. Saludos

      Eliminar
  3. La crónica excelente d eun gran paseo. Leerte ha sido relajante y muy alentador. Por aqui no ha llovido, pero tambien he estado todo el dia metida en casa. Ese paseo por el parque que he realizado virtualmente contigo, ha sido sobretodo refrescante, pues aunque las temperaturas han bajado un poquito sigue haciendo calor.

    Un fuerte y calido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bonito encontrarse en un paseo, aunque éste sea virtual. Un abrazo

      Eliminar
  4. Acercandome a ti a traves de estas lineas, deseandote una muy buena semana y compartiendo algo leido:

    "Si exagerásemos nuestras alegrías, como hacemos con nuestras penas, nuestros problemas perderían importancia"

    Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero tendemos siempre a ver el vaso medio vacío. Gracias por tu visita. Un afectuoso saludo

      Eliminar
  5. ¡Qué día de excursión más bonito! A esta edad lo pasa uno muy bien con los nietos, siempre que sea para un ratito, ¿no es cierto? Se nota que ha sido un día muy feliz.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un día estupendo con las nietas. Además venían sus padres por lo que fue bastante descansado para nosotros.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Biennnnnnnnnnnnnnnn por esa excursión en familia y tan divertidaaaaaaaa!!! fotos... fotos...esas fotos de vosotros subiendo y bajando en los caballitossss!!!! jajajajajajjajaa!!!!Me apunto lo del dedal. Besos familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento no hay esas fotos. Es que mis hijos no se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo. Besos

      Eliminar
  7. Veo que te lo pasaste bomba, casi tanto como tus nietas, y eso que no te tiraste por la tiralina, jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya no estamos para ciertos trotes. Casi no puedo ni subir a los caballitos... Un abrazo

      Eliminar
  8. Ha sido una delicia conocer este bello blog, salgo encantado de él. Seguro que volveré. un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vuelve cuando quieras. Esta es tu casa. Saludos

      Eliminar
  9. Un bonito día y esos paisajes dentro y fuera estupendos. Lo mejoras todo con tus notas y fotografías.
    Yo estuve hace 10 días en Tarazona y Vera del Moncayo. Te recordé, pero con el grupo que fui estaba todo muy medido. Tanto la ciudad como el monasterio de Veruela, una gozada y no digamos los menús... inmejorables.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué cerquita estuvimos! Apenas veinte kilómetros separan Tudela de Tarazona que es una ciudad muy bonita. Otra vez será. Un beso

      Eliminar
  10. Genial y divertido. Todo lo que podamos hacer con los niños nos rejuvenece. Me alegro que hayas disfrutado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los nietos nos quitan unos cuantos años, pero también nos agotan. Un abrazo

      Eliminar
  11. ¡Menudo paseo! he acabado destrozá.
    Pero me ha encantado, y eso que no soy yo muy de animales.

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que este parque tiene un poco de todo y así no aburre. Un abrazo

      Eliminar
  12. Hola Felipe. Ya me estoy apuntando este parque -Sendaviva- para cuando vaya a Tudela. ¿Cuándo será? Ojalá que pronto. Ya veremos. Un saludo desde Gran Canaria, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tráete a los nietos que disfrutarán y tú con ellos. Un abrazo

      Eliminar
  13. Nuestros nietos son la escusa para volver a ser niños. Que suerte la nuestra!
    Saludos Felipe

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...