lunes, 8 de octubre de 2012

Eunate, las cien puertas


La curiosidad que había suscitado en mí el viaje programado a Santa María de Eunate, culminó con la satisfacción que sentí poniendo mis pies en  el autobús y ver cumplido el deseo, largamente acariciado, de contemplar esta ermita, una de las más interesantes obras de la arquitectura románica navarra y de las más bonitas y sugerentes del Camino de Santiago, objeto en la actualidad de la atracción de gentes de todo el planeta tanto por su edificación original como por sus aspectos más impenetrables.

Cara este de la ermita

Tras una hora de viaje, el autobús nos dejó frente a una capilla situada en un  descampado del valle de Valdizarbe, a dos kilómetros de la cercana población de Muruzábal, a la que pertenece, y próxima a la villa de Obanos y del municipio de Adiós.



El pueblo de Adiós muy cercano

Se presentó ante nosotros majestuosa en medio de la sencillez octogonal de su perímetro, circundada por una galería porticada que, separada unos cuatro metros de los muros,  copia paralelamente los ocho lados de su polígono irregular.  Consta de treinta y tres arcos de medio punto que en cinco de los ocho tramos descansan sobre sillares cuadrados, en los tres restantes lo hacen sobre columnas pareadas con capiteles y ábacos decorados.

Parte de la arquería

La guía local, que se nos acaba de incorporar, va desgranando aclaraciones sobre el los inicios de esta iglesia erigida en la segunda mitad del siglo XII de la que hay una gran falta de información documentada de sus orígenes. Nos va descubriendo las diversas teorías que especulan sobre ella. Unos apuntan que fue levantada por una mujer, otros por la orden hospitalaria de San Juan de Jerusalén y los más la atribuyen a los Templarios.


Cara norte de la arquería

Se sabe con certeza que fue un templo cementerial, lo más probable de peregrinos puesto que, entre los cuerpos encontrados durante la restauración de mediados del siglo XX, se hallaron conchas de viera y este lugar de culto se encuentra en el Camino de Santiago que desciende del Somport, dos kilómetros antes de que se una con el que viene de Roncesvalles.

La cara oeste a contraluz

Eunate rompe los esquemas clásicos de las iglesias románicas a base de nave y ábside, claustro adosado y cementerio. Está todo pero dispuesto de forma distinta. Está la nave y su cabecera pero de forma abovedada octogonal que le da un aspecto de faro, disimulando el espacio del ábside. Hay claustro del que se conserva la arquería que he mencionado anteriormente circundando el templo y paralela a esta debió haber otra exterior y entre ambas, bajo tejado, el cementerio donde se enterraban los peregrinos fallecidos durante el Camino. Es muy probable que todavía existiera una tercera arquería más exterior, según parece deducirse de restos encontrados,  lo cual nos daría noventa y nueve arcos, a los que podría referirse las palabras del eusquera eun (cien) ate (puerta), "cien puertas".

Puerta principal en la cara norte

El Camino de Santiago navarro cuenta con tres iglesias-cementerio. La primera de ellas en su inicio, en Roncesvalles. La segunda es esta de Eunate en mitad del recorrido. La tercera al final del mismo, antes de salir de Navarra, en Torres del Río, ésta última también octogonal como la que nos ocupa.

Cara diabólica en la portada principal

La armonía de dicha planta octogonal queda rota por el ábside pentagonal y una torreta cuadrada adosada al lado de la epístola que, mediante una escalera de caracol, da paso al tejado, seguramente para acceder a la luminaria que señalaba su posición a los peregrinos. Esta lucernaria ha desaparecido y en su lugar se encuentra una espadaña con hueco para dos campanas.

Capitel de la puerta principal

De los ocho lienzos, con columnas que aguantan los ángulos vivos del octógono, en el de levante se sitúa el pentágono del ábside y en el de poniente una sencilla puerta con una ventana sobre ella. En el orientado al norte se encuentra la puerta principal, con cuatro arquivoltas de medio punto, sostenidas por dos columnas a cada lado con sus capiteles. La exterior, que hace de guardalluvias, está decorada con figuras enigmáticas, cabezas demoníacas, un hombre desnudo portando un saco,  una mujer también desnuda con una serpiente enroscada, una arpía, un dragón con cabeza de obispo y alguna otra más. En los capiteles destacan unos insólitos rostros con bigotes en espiral que invertidos forman otra figura. 


Foto invertida del mismo capitel

De los otros cinco lienzos, el situado entre el ábside y la torre cuadrangular, es liso. Los cuatro restantes tienen arcadas ciegas,  dos apuntadas y dos de medio punto, con columnas y capiteles. En las ojivales hay un ventanal rehundido.



Sencilla puerta al oeste

Penetramos en el interior a través de la sencilla puerta oeste y, mientras los ojos se van acostumbrando a la penumbra, percibimos un extraño sentimiento de espiritualidad y recogimiento que subyuga a pesar de su sencillez. En frente de nosotros el ábside, que aquí dentro es circular, con dos arquerías, la inferior ciega con arcos apuntados, sobre esta se encuentran las columnas de las que arrancan los nervios de la bóveda y adosadas a estas unas más pequeñas que sostienen cuatro arcos de medio punto excepto uno que es ojival.

El ábside presidido por  la imagen de Nuestra Señora de Eunate

En la nave, muros de sillar. De cada ángulo del polígono surgen unas columnas que dan paso a otras más pequeñas y de estas nacen los nervios de la cúpula a la que dirigimos nuestra mirada percibiendo que ninguno de los ángulos es similar. Es una edificación incomprensible en la que todo tiene la apariencia de estar mal hecho sin guardar mucha simetría. En el segundo nivel de los muros de cada lado se alternan ventanas abiertas y ciegas coincidiendo con el exterior. A pesar de la sobriedad aparente de la iglesia, ésta tiene abundante decoración en sus veintiséis capiteles. 

Los ángulos de la bóveda son distintos

Salimos al calor exterior y nuestra guía nos invita a cumplir con un chocante ritual de vueltas, tras exponernos diversas fábulas esotéricas muy singulares. Según cuentan, confluyen y se cruzan bajo la iglesia dos corrientes telúricas que infunden su energía universal, dejando como nuevo al que da estos giros en derredor de ella.

Se percibe claramente la asimetría

¿Capilla funeraria? ¿Iglesia templaria? Eunate, la de las "cien puertas" u Onate (ona ate) "puerta buena", ambas palabras del eusquera, pertenece sin duda a uno de esos lugares iniciáticos en el que se dan cita las especulaciones de los investigadores de arte, historia y simbología, acrecentando el misterio de lo desconocido. Por todo ello, no es raro ver, en todo tiempo, grupos de gentes dando extrañas vueltas en torno a esta enigmática ermita.

Sin duda que esta visita,  realizada para contemplar y admirar esta magnífica ermita románica, ha sobrepasado con creces todas las expectativas que tenía puestas en ella.

Más información pinchar aquí

29 comentarios:

  1. Tus explicaciones, Felipe, son de enciclopedia, y las fotografía de primera magnitud. ¡Artista!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hala, hala! Como decimos aquí, de echarla echarla gorda. Saludos

      Eliminar
  2. Fantástico post. Tengo pendiente de subir mi viaje a Navarra, porque allí fue dónde se me cayó la cámara de fotos y he tenido que hacerlas con el móvil. Con lo cual no quedan igual.
    Y también se me fastidió la rodilla. Recordar es volver a vivir aunque esta vez mi vivencia es un poco accidentada:-)
    Y ahora la tendinitis...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuidate que no estamos para muchos trotes. Abrazos

      Eliminar
  3. Felipe! Si has quedado como nuevo acabas de nacer! En cualquier momento voy para allí...jejee! Me conformo con que se me borren algunas arruguitas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen los que creen en esas cosas. Yo salí más o menos igual, quizá un poco más cansado. Un saludo

      Eliminar
  4. ¡Cómo me ha gustado tu entrada de hoy! Eunate es uno de mis lugares favoritos. Se respira tanta paz allí!
    Las últimas veces que he ido a Navarra, siempre he sacada un ratito para acercarme. Merece la pena verla una y otra vez.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, se respira paz, recogimiento, espiritualidad... no sé, tiene algo. Abrazos

      Eliminar
  5. No conozco esta iglesia, y ya me gustaría. Aparte de sus valores arquitectónicos, y gran fama, como bien dices, como punto telúrico, nodo de energía y cosas así. Algo parecido le ocurre la la iglesia de la Vera Cruz de Segovia.
    Una fenomenal explicación la de hoy, Felipe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apunto esa iglesia que señalas de la Vera Cruz de Segovia para mi próximo viaje por esos lugares. Abrazos

      Eliminar
  6. Realmente preciosa esta iglesia de un románico tan original, así como todos los detalles que has fotografiado, especialmente los de esos magníficos capiteles. Digna de ver, sin duda.
    Me ha encantado la fotografía que has hecho del pueblo de Adiós en último plano, escondido por un primer plano de ramas y frutos silvestres.

    Muy bello el post, Felipe.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la tenía in mente desde hace mucho tiempo y por unas cosas o por otras siempre se quedaba postergada a pesar de tenerla tan cerca. Si tienes ocasión visítala porque tiene algo especial. Abrazos

      Eliminar
  7. Muchas gracias por tu tiempo y tu ilusión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que es un verdadero placer emplearlos en estas labores. Abrazos

      Eliminar
  8. Interesante lugar para epicentro de una novela de acontecimientos ocurridos en la Edad Media, con fuerzas telúricas de por medio. ¿Te atreverías a escribirla, amigo Felipe? Tienes a mano todos los ingredientes, así que ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Largo me lo fiáis amigo... Ángel. No me siento yo capaz de esos menesteres, me conformo con lo que hago. Un afectuoso saludo.

      Eliminar
  9. Las fotos son bien ilustrativas de lo que narras. Siempre es un placer recorrer una parte del camino de Santiago... ¿sabes que también pasa este camino por mi huerta en Jaca? cada vez que bajo pienso... ufffffffff con las veces que he bajado a la huerta a lo largo de mi vida... ya he ido y he vuelto a Santiago!!! jejejeje!!! Besos de calorrrrrrrrrrrrrr

    ResponderEliminar
  10. Andaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!! que me acabo de dar cuenta de tu contador de visitas y resulta que me localiza por Sevilla.... nos es la primera vez que me ocurre pero me fastidia porque Andalucía no es Extremaduraaaaaaaaaa!!!! ainssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss
    beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo puedes solucionar de la siguiente manera: En el contador abajo a la derecha pincha en MENU, se despliega una ventanita y pinchas en la opción de CAMBIAR MI LOCALIZACION, se abre una pantalla y ahí tienes para cambiar la ciudad en la que estás localizada. Eso es todo. No me hagas mucho caso pero creo que tiene que ver algo con los servidores. esos

      Eliminar
  11. Las iglesias románicas son mi debilidad y he visitado muchas de ellas. Esta de Eunate no.
    Preciosa y su historia una pasada. Un abrazo. Lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si tienes ocasión visítala, merece la pena. Abrazos

      Eliminar
  12. Me ha encantado tu descripción y he buscado más información por ver si alguien se decidía a decir el origen de la Iglesia, pero en todos los sitios consultados dicen aproximadamente lo mismo.
    A mi me ha surgido un dicho si "Casa con dos puertas es mala de guardar", a esta iglesia se le llevan hasta las piedras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es sabido que las iglesias suelen tener dos y hasta tres puertas. Quizá por eso ahora están cerradas a cal y canto y es difícil contemplarlas. Un saludo

      Eliminar
  13. No sabía de la existencia de está iglesia gracias por mostrárnosla.
    Si algún día voy a visitarla me llevaré lo que has escrito porque tengo la seguridad que es mucho mejor que lo que pueda encontrar en las guías turísticas.
    Preciosas fotografías como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te recomiendo que si tienes ocasión de hacerlo la visites, con mi escrito o sin él. Te sorprenderá. Abrazos

      Eliminar
  14. En el ábside sentí un algo muy raro desde los pies a la cabeza.
    No sé si es que soy muy sensible o qué, pero te lo refiero por que dicen que es un lugar esotérico...
    Esta vez me has recordado un lugar al que no me importaría volver.
    ¡Gracias Felipe!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso dicen, pero yo soy un tanto incrédulo para estas cosas. Lo que si es cierto que tiende "duende". Un abrazo

      Eliminar
  15. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por venir hasta aquí. Ahora voy a visitarte. Un saludo

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...