jueves, 29 de diciembre de 2011

Olentzero ribero

Aprovechando que mi mujer tenía la cena prácticamente ultimada salimos a dar una vuelta para tomar un poco el fresco y captar el ambiente navideño que se respira la ciudad. Es Nochebuena y la Plaza Nueva se encuentra  exultante. Familias con los niños en espera de la aparición del Olentzero anunciada para la ocho de la tarde. Una exigua banda de músicos ataviados con gorros  rojiblancos interpreta sin descanso melodías navideñas ante el beneplácito de los presentes. La tarde-noche está fría.  En el kiosco una pareja trata de hacer oír, sin mucho éxito,  el monótono, seco y hueco sonido de la txalaparta. Como todavía falta media hora para que el carbonero barrigudo y borrachín haga acto de presencia nos encaminamos a la calle Muro y en uno de sus bares nos tomamos un "caldico" para reponer calorías.

Volvemos a la plaza. La charanga continúa animando el entorno con sus sones pegadizos. Al poco tiempo irrumpe el grupo del zanpanzar haciendo sonar sus enormes cencerros con la cadencia de sus caderas. Seguidamente unas carretas tiradas por caballos y burros con niños luciendo  los trajes típicos de caseros norteños; a cierta distancia un pequeño rebaño de ovejas.




La música alegra la noche
A continuación hace su entrada, sentado en una silla elevada sobre unas andas, el atávico personaje. Los portadores lo sitúan en un costado de la plaza y poco tiempo después da comienzo el desfile de padres con sus hijos en brazos para que estos le toquen y reciban caramelos mientras un coro, que acaba de subir al quiosco, entona lo que parece ser la canción del olentzero en la que se percibe claramente las conocidas notas del "uno de enero, dos de febrero..... A Pamplona hemos de ir..."; por lo menos así me lo parece a mí.


Suena la canción del Olentzero


Olentzero, Olantzaro u Olentzaro es un personaje mitológico navarro propio de la tradición de la navidad vasca. Se representa como un carbonero grueso y desarrapado, sucio de carbón, amante del buen yantar, fumador en pipa y borrachín. Su origen se sitúa en la zona de Lesaka.



El zampatzar hace sus evoluciones en la plaza


Es un personaje totalmente extraño a la ribera tudelana, hábilmente impuesto por la Peña Beterri de clara influencia y tendencia vasquista. Dado que se trata de un festejo cuyo fin primordial es el entretenimiento de los niños, los tudelanos nunca le han puesto reparos. Si hemos dado cobijo a los ajenos Papá Noel y Santa Claus ¿cómo no vamos a acoger al Olentzero que, al fin y al cabo, nos viene del norte de nuestra Comunidad?. No obstante, debemos constatar que durante algunos años la indiferencia  hacia este acto ha sido manifiesta.  




También el caballo tiene su sitio
Hay que tener en cuenta que en la Ribera, a diferencia de la montaña,  los carboneros eran unos comerciantes que se dedicaban a la venta del carbón en unos establecimientos llamados carbonerías, no los que lo fabricaban en las carboneras en el monte con la leña de sus árboles. Por esta zona los montes son arcillosos y no los pueblan hayas o robles, sino pinos y matorrales. Los caseros son los que alquilan las casas no los dueños de los caseríos, por otra parte aquí inexistentes. De la vestimenta se podría decir que cualquier parecido con el viejo atuendo de los tudelanos o riberos, por muy pastores que fueren,  es pura coincidencia. 

Si esta tradición existió alguna vez en nuestra comarca, se ha perdido en la nebulosa de los tiempos. En mi niñez jamás oí hablar de esta figura. Y no a causa de la dictadura franquista puesto que de los carnavales, totalmente prohibidos, se comentaba con naturalidad sino, simplemente, como consecuencia de su desconocimiento. 




El Olentzero en la Plaza Nueva


En Pamplona, donde siempre gozó de gran tradición, nunca fue censurado y se  realizó con normalidad hasta que fue politizado por los abertzales radicales. Hoy día este desfile en nuestra capital es un verdadero espectáculo para los niños que disfrutan encantados con el paso de un sinfín de animales y cohabita perfectamente con la cabalgata de Reyes.


Actualmente el personaje del Olentzero encarna al carbonero bonachón que, haciendo regalos a los niños en nochebuena,  ha venido a sumarse a Papá Noel, Santa Claus e incluso a los Reyes Magos en este "desinteresado" empleo con contrato temporal.

¡¡Éramos pocos... y la abuela tuvo un desliz!!



18 comentarios:

  1. jejeje!...muy bueno el broche final!Gracias por hacerme conocer a este personaje.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. No conocía esa tradición del carbonero.

    Un abrazo y Feliz entrada de año.

    ResponderEliminar
  3. Hola Felipe!!!!! Qué importantes son las tradiciones, que nunca se pierdan, porque el mantenerlas supone riqueza cultural y entidad como provincia o comunidad. Y tienes toda la razón.... si hemos acogido a Papá Noël que nada nos importa... seguiremos esperando con ilusión al Olentzero!!!!!
    Desde tu blog os deseo una feliz entrada de año y que este nuevo 2012 esté repletito de salud, dinero y amor. Besos para ti y para Pili desde Jaca.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta que las tradiciones se cuiden, son nuestra tarjeta de presentación, nuestras raíces.

    Bonitas fotografías.

    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  5. Siempre que entro en tu blog aprendo algo nuevo.
    Feliz año. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Ola!! tu blog está genial, me encantaria enlazarlo en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat@gmail.com

    besosss

    Catherine

    ResponderEliminar
  7. Gracias por acercarnos una tradición tan original!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  8. La vuelta de las tradiciones hacen rico a un pais.

    un fuerte saludo

    feliz año nuevo

    fus

    ResponderEliminar
  9. Preciosas tradiciones que conviene no perder nunca, vengan los tiempos como vengan.
    Para tí y los tuyos felicidades y venturas para el 2012.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Yo no conocía esa tradición pero me gusta mucho. Creo que más que Papá Noel y Santa Klaus. Por lo menos es más nuestra.
    Estupendo post. Un abrazo y feliz 2012. Lola

    ResponderEliminar
  11. ¿Hábilmente impuesto?, pero perfectamente asimilado, por lo que leo. ¿O noto cierto recelo? En fin, ¡Feliz Año Nuevo! amigo Felipe. Que el nuevo año le traiga todo tipo de alegrías y nuevos viajes y experiencias que contarnos en su estupendo blog.

    ResponderEliminar
  12. Hola Felipe. Con crisis o sin crisis Feliz Año 2012. Que lo pases estupendamente bien en unión de los tuyos en esas tierras que deseo conocer,
    Desde Gran Canaria, un saludo a todos, Ángel

    ResponderEliminar
  13. Magníficamente detallado, es que casi se vive al ir leyendo. Bien, si a los niños les gusta pues bueno sea.
    Felipe, que en este año que comienza se cumpla todas tus expectativas en amor, salud y prosperidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Nunca es mal año por mucho trigo, así que bienvenido al Olentzero. Y para ti y los tuyos, feliz año 2012. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Aunque vivo en Catalunya, este año al Olentzero le voy a escribir una carta muy especial,espero que le llegue y pueda leerla, a ver si me concede lo que le pido.

    Una tradición tan buena como cualquier otra, es parte de los días mágicos de la iusión, de la eseranza, de los sueños.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Feliz Año Felipe, sobre todo que sea bueno en salud e ilusión. Son preciosas las tradiciones propias de cada rincón nuestro.- Besicos.

    ResponderEliminar
  17. Hola Felipe, yo solo había oído el nombre pero no tenía ni idea de quien era. Curioso personaje. Ahora se algo más de él.Y de hecho estuve en Bilbao este finde pasado y nadie habló de él, ni ratro alguno. En el escaparate del Corte Inglés había un paje de color recogiendo las cartas de los niños.
    Bss

    ResponderEliminar
  18. Hola Felipe, he llegado a tu blog para felicitarte el nuevo año que ha comenzado y me he encontrado esta bonita y curioso personaje que describes. Desde luego que tenemos en España una pluraliddad de culturas que deberíamos sacar a luz, y como dices tú, yo veo más cercano al Olentzero, que al barrigón de Papá Noel.

    Te deseo que el año que acaba de comenzar, la luz, la esperanza y el amor vayan de tu mano, para que no te falte la felicidad, la tuya y la de toda tu familia. ¡ Un abrazo !

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...