sábado, 3 de abril de 2021

Al Cristo de la cama


 

Inmóvil tras la agonía,

se muestra el Cristo yacente

con mirada transparente

de una vida en sintonía.

 

Un esbozo en simetría.

Cálida imagen doliente

de una idea sugerente

con plenitud y armonía.

 

Ahí, tendido en el lecho,

inclinada la cabeza,

hendido el torso maltrecho,

 

turba la delicadeza

de ese silente clamor

que aletea en derredor.

 

 

Felipe Tajafuerte. 2021


10 comentarios:

  1. Precioso y delicado poema, Felipe👏👏👏👏👏

    ResponderEliminar
  2. Ahora que ha resucitado, seguro que al mismo Jesús le gusta, Felipe. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está dedicado a un Cristo yacente articulado con el que probablemente en tiempos pasados se realizaba la escena del descendimiento. Tras la restauración de la catedral tudelana, está ubicado en una capilla lateral, junto con la imagen de la Dolorosa. Justo al lado se encuentra la capilla de Santa Ana.

      Eliminar
  3. Un inspirado soneto dedicado al Cristo tudelano, que leo está guardado en su catedral.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. La imaginería en España es muy rica, quien no presume de tener un Salzillo, un Barbero o un Benlliure.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y hay obras que, sin ser de esos artistas, también merecen la pena, aunque no sean tan reconocidas. En todas partes hay imágenes que, sin figurar en ninguna antología, tienen su aquel. Un fuerte abrazo, Manuel. No sé si algún día podré aparecer por Granada y juntarnos para tomar una cervecica.

      Eliminar
  5. Bueno e inspirado soneto . Un abrazo.

    ResponderEliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...