viernes, 21 de marzo de 2014

Javierada 2014 (4/4) Sangüesa/Javier

9 de marzo. Cuarto tramo: 8 kilómetros.

Y amaneció el gran día. He dormido como un chiquillo y me encuentro de maravilla; se han esfumado las malas sensaciones de la mañana de ayer en la que que hubo momentos en los que me pregunté: ¿qué es lo que hago yo aquí, si no se me ha perdido nada? Todo eso es ya agua pasada. Cuando solamente queda hora y media de andadura, la satisfacción y la euforia son los sentimientos que me embargan.

Comienza la marcha del viacrucis
El víacrucis comienza a las ocho de la mañana y la marcha es viva sin interrupciones, entre banderas, cruces, estandartes, cánticos, rezos y música clásica.

Una curva en el camino
Elijo de liebre a Esteban, un compañero de andadura rápida, y me adelanto para ir tomando instantáneas. La mañana es espléndida e invita a caminar. La sierra de Leyre nos muestra los dientes de sus acantilados dando mordidas a un cielo azul.

Ante la sierra de Leyre

Los peregrinos, la curva de sierpe, los contraluces, la primera silueta del castillo... todo ello va dejando muescas en la tarjeta de mi cámara. 

Los peregrinos están ya muy cerca
Llegamos en cabeza a Javier. Me sitúo en una isleta en el centro de la carretera y, conforme van llegando mis compañeros, les hago las fotos que luego mirarán con el agrado de la misión cumplida.

Ya se ve el castillo
Nos reunimos todos en el último de los restaurantes de la zona comercial y me meto entre pecho y espalda un bocadillo de tortilla acompañado de una caña y su correspondiente café. Ya puedo sobrevivir hasta la hora de la comida.

Objetivo conseguido
Hacemos las compras obligadas de las cruces de esta Javierada y nos encaminamos hacia la explanada donde se va a celebrar la misa.

El interior de la basílica de Javier
Algunos nos dirigimos a la basílica para hacer la visita a nuestro Santo Patrón, mientras otros van tomando posiciones para la celebración de la Eucaristía. Este año no tomo parte activa en ella, me limito a observar.

Aspecto durante la celebración de la misa
Finalizada la ceremonia, vamos a la zona de autobuses y, a las doce de la mañana partimos para casa con la satisfacción de haber conseguido el objetivo propuesto. A las dos de la tarde, en una conocida bodega de Murchante, disfrutamos de una comida de despedida y hermandad en la que degustamos un sabroso cocido, con todos sus sacramentos y bien regado por los vinos del lugar. 

Término de Javier
Esta ha sido, si no la mejor, una de las mejores Javieradas en las que he participado. Quizá haya influido en ello la ideal temperatura que hemos disfrutado durante todos los días. Como datos debo aportar que, en total, hemos recorrido noventa kilómetros a un promedio de cinco kilómetros a la hora, a pesar de las dificultades, lo cual quiere decir que hemos caminado durante dieciocho horas en los tres días. No está nada mal.

No me resta sino dar las gracias a todas la personas que han influido para que mi Javierada haya llegado a feliz término: a mi amigo Juanjo que me ha facilitado los traslados, a Mari Paz que me levantó en el aire cuando estaba muy postrado, a Pili, madre de Marta, que caminó a mi lado en mis momentos más difíciles de la mañana del sábado, a la intendencia que nos ha tratado a cuerpo de rey y a todos, todos mis amigos de Tudelanos por Javier, cuyos nombres no facilito para no extenderme demasiado y evitar se me olvide alguno, que con sus consejos, su empatía, sus detalles, su ayuda moral y física han contribuido eficazmente a que llevase a buen fin mi andadura. Gracias a todos, y nos vemos con idéntico motivo, si no es antes, el año que viene: mismo sitio, misma hora.  

Entradas relacionadas:

12 comentarios:

  1. Y el premio es haber llegado hasta el final, debes sentirte contento y orgulloso. Una buena Javierada que has compartido con nosotros. Gracias.
    Me ha gustado ese cocido con todos sus sacramentos que me ha recordado al Quijote.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La satisfacción fue grande al llegar a Sangüesa, el último tramo es la guinda del pastel. El cocido muy bueno, de verdad. Abrazos

      Eliminar
  2. Debes sentir una gran satisfacción al llegar a la meta. Enhorabuena por conseguirlo.
    Por lo que veo no somos tan mayores aunque escucháramos a Dusty Sprigfield jajaja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo somos. De hace diez años que retomé las javieradas a esta última la diferencia es muy grande en cuanto a rendimiento físico. Abrazos

      Eliminar
  3. Bien está lo que bien acaba. Me ha gustado el recorrido final, no me imaginaba la gran cantidad de gente que pudiera haber al término del trayecto, me ha hecho gracia esa sonrisa entre pícara y socarrona, que pareces tener.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mezcla de satisfacción y cansancio, nada más.Un abrazo

      Eliminar
  4. Satisfecho con el deber y el esfuerzo cumplido.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy satisfecho, Emilio, y deseando poder repetir el próximo año. Un abrazo

      Eliminar
  5. Enhorabuena por tus momentos de alegría,
    Que el Cristo de Javier, con su cara sonriente, te acompañe siempre.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Uf, qué de gente!!
    Seguro que estás muy orgulloso de haber cumplido lo propuesto.
    ¡Enhorabuena!

    Un abrazo Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Orgulloso no, pero sí muy satisfecho. Abrazos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...