miércoles, 21 de agosto de 2013

Contacto con la Bella desconocida

Emprendimos con cierto retraso nuestro viaje a Cáceres desde Suances, en Cantabria, donde habíamos pasado unos días de vacaciones.

Abandonamos el terreno verde y abrupto, tras varios túneles y viaductos que atraviesan la cordillera Cantábrica, y penetramos en la llanura de Tierra de Campos. Avistamos Palencia y, a pesar de que apenas habíamos recorrido doscientos kilómetros, decidimos hacer una parada en esta ciudad, concedernos un descanso y, si era posible, visitar la catedral.

Después de estacionar el coche, nos tomamos un café y nos encaminamos a la oficina de información, situada en la calle peatonal más emblemática de la ciudad: la Calle Mayor. La suerte se puso de nuestro lado puesto  que, a las doce y media, comenzaba una visita guiada a la catedral. Dado el escaso tiempo de que disponíamos, debíamos optar por esta visita al interior, de una hora de duración, o bien dedicarnos a hacer un recorrido exterior por diversos monumentos.  El sol, inmisericorde, a punto de freírnos los sesos, hizo que nos decantásemos por lo primero y cobijarnos en las sombras protectoras de las naves catedralicias.

Teníamos un cuarto de hora escaso para llegar a la seo. Dejamos a un lado el convento de las Agustinas recoletas, al que echamos una breve ojeada, y nos situamos en la Plaza de la Inmaculada desde la que se percibe una magnífica panorámica del principal monumento de la ciudad: la catedral de San Antolín, "la Bella Desconocida", como popularmente se le conoce.

La catedral desde la Plaza de la Inmaculada
Carece de lo que comúnmente conocemos como fachada principal ya que lo que nos llama la atención a primera vista es su torre, de estilo gótico algo tosco, con la única decoración del reloj central, un gran ventanal desde el que se ven las campanas y dos arcos a modo de espadaña, uno grande de medio punto y otro encima con arquitrave, todo coronado de grandes pináculos.

Puerta del Obispo
A la derecha teníamos la puerta de El Salvador, conocida como de los Novios, con una sencilla decoración gótica, y a la  izquierda se encuentra la puerta llamada del Obispo, muy decorada y un tanto deteriorada, por la que nos introdujimos. Era la hora. Un sacerdote de edad avanzada se convirtió en nuestro cicerone.

Uno de los cruceros
La primera impresión al entrar, además de su grandiosidad, es el hacernos olvidar la desconcertante sobriedad de sus formas exteriores. El estilo gótico se ve acompañado por variaciones flamígeras y decoraciones renacentistas, platerescas y barrocas, estas últimas en numerosos retablos.

El interior
Consta de tres naves, con la peculiaridad de que tiene dos cruceros, el más estrecho da arranque a la girola, donde se encuentra uno de los dos altares mayores de que también consta. Las naves están separadas por pilares fasciculados, sobre los que descansan los arcos ojivales y las bóvedas de crucería que se van complicando desde la cabecera a los pies. La nave central está ocupada por el coro y el otro altar mayor, separados por el crucero más ancho.

La girola
Un espectacular triforio, que se cierra con preciosas tracerías, recorre esta nave, el crucero y la cabecera. Es una catedral grande, una de las mayores de España, y esa es una de las sensaciones que trasmite.

El triforio
Fuimos haciendo el recorrido bajo las prolijas explicaciones de nuestro guía. Además de los retablos de la capilla del Sagrario y de la capilla Mayor, llamó mi atención uno de piedra, plateresco situado en la nave de la epístola, atribuido a Diego de Siloé.

Retablo plateresco atribuido a Diego de Siloé
En la capilla del Sagrario, rodeada por la girola, me paré a leer el epitafio del sepulcro de doña Urraca, hija de Alfonso VII de León y esposa del rey de Navarra García Ramírez. Cuando no estamos en ella, las cosas de nuestra tierra siempre nos cautivan.

Sepulcro de doña Urraca
En una de las paredes que rodean el coro, me sentí sorprendido por un desproporcionado crucifijo que, según parece, esculpieron dos artistas distintos con diversa fortuna.

Un Crucificado un tanto deforme
Entre otros tesoros de la catedral disfrutamos de una serie de enormes tapices de un colorido impresionante, un Martirio de San Sebastián de El Greco, un cuadro de Carlos I, cuyo rostro hay que ver a través de un agujero lateral y, algo que me llenó de satisfacción: un grupo escultórico triple de Santa Ana, realizado a principios del siglo XVI por Alejo de Vahía. Sin dudarlo un instante, me apresuré a hacer la fotografía que engrosará mi colección de imágenes de nuestra patrona.

Sala con los tapices
Nos situamos en el trascoro, a los pies del templo. En el centro de un suntuoso retablo pétreo, excelente muestra del renacimiento español, tardo gótico y plateresco, se encuentra un políptico del pintor flamenco Jan Joest y, coronando todo el conjunto, el escudo de los Reyes Católicos y una estatua de San Antolín.
El trascoro
Todavía nos faltaba la última sorpresa. De la base del trascoro descienden unas escaleras que nos llevan a la cripta. Una iluminación muy adecuada nos muestra, sobre nuestras cabezas, los impresionantes arcos de herradura transversales que parten del mismo basamento que sustentan la cubierta.

La cripta de San Antolín
Es una nave alargada con una pila bautismal en primer término y, al fondo de la misma, detrás de un pequeño altar, se encuentran los únicos restos de la primitiva catedral visigótica del siglo VII. En los laterales algunos pequeños vanos abocinados parecen dar acceso a las entrañas  soterradas del templo.

Los restos visigodos de la cripta
Finalizado nuestro recorrido, después de una fugaz vista del claustro, salimos a la claridad cegadora del mediodía palentino. Nos dirigimos a recoger nuestro vehículo, no sin antes adquirir mi mujer el dedal correspondiente. De camino, todavía descubrimos la Plaza Mayor con el Ayuntamiento y la iglesia de San Francisco.

A pesar de la hora, no nos resistimos y penetramos en ella, aunque estaban ya cerrando. Solamente pudimos ver la nave central de este templo gótico con partes añadidas renacentistas y retablo barroco. Entablamos conversación con un fraile franciscano que nos informó de que por la tarde podríamos visitarla y contemplar los artesonados mudéjares. No quisimos decirle que nos marchábamos ya.

Iglesia de San Francisco
Eran más de las dos de la tarde cuando partimos de la ciudad, a la que nos prometimos visitar de nuevo, con menos premura, dedicándole un par de días. Proseguimos nuestro viaje con la pretensión de hacer una nueva parada para comer, tras recorrer unos kilómetros más. Todavía nos quedaban unos cuantos hasta llegar Cáceres, nuestro destino.


18 comentarios:

  1. Hola Felipe. Estuvimos en Plasencia y en su catedral hace bien poco. De algunas cosas que cuentas aun nos acordamos; de otras... ¡tenemos que volver!
    Un saludo desde Gran Canaria, Ángel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ángel, te has despistado un poco. La Bella desconocida está en Palencia (Castilla y León), en Plasencia (Cáceres, Extremadura) hay dos catedrales: la vieja de estilo gótico y la nueva de estilo renacentista y, según creo recordar ambas se superponen. Estas últimas son las que tu viste puesto que el viaje creo que lo realizaste por Extremadura. Un abrazo

      Eliminar
  2. Sólo estuve en una ocasión en Palencia y me gustó mucho. Hoy creo conocerla mucho mejor llevado de tu mano maestra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una parada técnica y no pude visitar más que la catedral, o sea que poco conozco de Palencia, sin embargo me dio la impresión de que se merece una visita de un par de días.

      Eliminar
  3. Debo decir amigo Felipe, que “la bella desconocida” lo es menos para mí, gracias a tu detallada narración e interesante reportaje fotográfico.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, José, por dedicar algo de tu tiempo en mis relatos y me alegra el que me acompañes virtualmente en mis escapadas. Abrazos

      Eliminar
  4. Vista así se ve preciosa. Gracias por permitirme verla con vosotros. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer que nos acompañases. Abrazos

      Eliminar
  5. Así da gusto viajar, con guía particular y sin moverme del sillón, claro que luego tengo que completar mis deberes tratando de buscar más información, pero como soy un culo de mal asiento, no me importa consultar la información en internet apoyándome en lo que tu nos enseñas. Gracias.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien, Emilio, porque ya sabes que mis crónicas no son exhaustivas en cuanto a datos técnicos, sino más bien mis impresiones. Un abrazo

      Eliminar
  6. Hola Felipe:

    Colgándome de tu descripción en el comentario de más arriba, debo decir que con esas impresiones más las significativas fotos, los geográficamente lejanos a España podemos "viajar" igual de bien.


    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de ello porque pienso que descripciones técnicas llenas de datos existen numerosas en la red. Yo pretendo plasmar las impresiones que siento ante lo que estoy viendo, si con ello conecto con los gustos de algunos otros mejor que mejor. Un cálido abrazo (nunca mejor dicho).

      Eliminar
  7. Es magnífica. La cripta de San Antolín me impresionó. Y es que piedras tan antiguas jamás me dejan indiferente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que coincidimos en las apreciaciones. Abrazos

      Eliminar
  8. Y eso que ibas sin guia... te grabaste a ti mismo?

    Estupendo reportaje, no hay quien te supere ni quien te iguale siquiera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me ha gustado muchísimo el último que has hecho tú sobre Irlanda. Abrazos

      Eliminar
  9. Hola Felipe:
    Hace tiempo pude ver la Bella Desconocida, pero no tan detalladamente como tú y sin que nos acompañara un guía.
    A 7 kilómetros de Palencia existe el pueblo
    (no muy grande) de Villamuriel de Cerrato donde se destaca
    la Iglesia de Santa María la Mayor del siglo XIII, estilo protogótico con un cimborrio octoganal. Antiguamente sirvió
    como casa de vacaciones para los obispos.
    Igual, ya la has visitado.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la he visitado pero tomo nota porque tengo el propósito de recalar otra vez en Palencia y conocerla mejor. Abrazos

      Eliminar

Tu comentario es bien recibido aunque sea anónimo. Muchas gracias por tu atención.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...