sábado, 25 de junio de 2016

Fino o normal


¿Recordáis aquel "consejo publicitario" de las décadas setenta y ochenta que decía: "Bic naranja escribe fino, Bic cristal escribe normal? Según el anuncio, estos bolígrafos costaban treinta y cinco de las antiguas pesetas, veintiún céntimos de nuestros euros actuales. Si no lo recordáis es que sois muy jóvenes, pero podéis comprobarlo pinchando aquí

No os imagináis qué rato pasé tratando de explicarles a mis nietas a santo de qué venía este ovillejo que había compuesto para una colaboración en un librito destinado a los niños, que no sé si llegará a efecto. A juzgar por sus caras de extrañeza, parece ser que no acerté mucho con el tema. Es que, en numerosas ocasiones, se nos olvida cómo pasa el tiempo y lo mayores que nos hemos hecho.

El bolígrafo


¿Qué es lo que deseas, Loli?
Un boli.
¿Cómo lo quieres, Asunta?
De punta.
¿Cómo debe ser la mina? 
Fina. 

Esto es casi una doctrina: 
Para escribir con primor 
hace falta, sí señor, 
un boli de punta fina. 





Felipe Tajafuerte. (2016)

lunes, 20 de junio de 2016

Contrebia Leucade

Puerta de entrada al yacimiento
Un día esplendoroso nos estuvo acompañando poniendo de manifiesto la belleza de un paisaje espectacular. A partir de Fitero, quedaron atrás los cerros arcillosos de la ribera del Ebro sustituyéndolos por peñascos de un cromatismo primaveral que hacía resaltar el verde brillante del arbolado y los matorrales, provocado por las insistentes lluvias. Se fueron sucediendo los parajes berroqueños de Las Roscas fiteranas, del  Balneario en la muga navarro-riojana y las rocas amenazantes de Cervera del Río Alhama. Paralelo al río y a la carretera, por la falda de los cerros, discurría un camino preparado desde aquella localidad al yacimiento arqueológico de Contrebia Leucade, que continúa hasta Aguilar e Inestrillas.

Resto de murallas romanas
Abandonamos el autobús y, por un sencillo puente atravesamos el Alhama y nos encontramos con un apacible lugar con mesas y bancos a la sombra de un hermoso arbolado, a los pies de un alto farallón. Unos obreros que, desbrozadora en ristre, estaban quitando la abundante hierba acumulada durante la primavera, cejaron amablemente en su labor para que pudiésemos escuchar las primeras explicaciones de nuestra guía. Continuaron con su trabajo cuando nos dirigimos a una puerta metálica que daba acceso a los restos de la ciudad milenaria.

Viviendas celtíberas

Viviendas celtíberas y muros visigodos
Contrebia Leucade es una ciudad celtibérica de finales del siglo III A.C. que ha conservado muy aceptablemente su sistema defensivo y sus componentes internos debido a las particularidades del lugar en que se asentó, unidas a las soluciones adoptadas para urbanizar  un espacio de fuertes pendientes.

Vivienda celtíbera modificada por los romanos
Debido a que la ciudad estaba situada en un territorio con unas defensas naturales muy fuertes, Contrebia Leucade fue utilizada a lo largo de casi dos mil años por distintas culturas por lo que es un yacimiento celtíbero, romano y visigodo, a lo que hay que añadir el paso de los árabes, que posee un gran contenido histórico.


Resto de viviendas romanas
Atravesamos la puerta sur, la parte más débil de la ciudad, desde donde pudimos apreciar las murallas romanas,  y ascendimos por un camino que nos llevó hasta la puerta norte pasando junto a restos de viviendas celtíberas, romanas y visigodas, además de las murallas más antiguas.

Aguilar del Río Alhama a lo lejos, desde la puerta norte
La senda era algo empinada pero fácil de superar y, aunque el sol apretaba, una ligera brisa nos reconfortó hasta llegar a ese lugar. Salimos al exterior, un pequeño mirador natural nos mostró una panorámica espectacular de un pequeño valle con Aguilar de Río Alhama en lontananza.

El foso excavado en la montaña

Allí pudimos contemplar el enorme foso abierto en la montaña con su correspondiente muralla, constitutivos del sistema defensivo celtíbero, uniéndose a las defensas naturales del lugar conformadas por el acantilado sobre el río Alhama.

Foso y murallas celtíberas
No pudimos acceder, por ser un tanto peligroso para nosotros, al gran pozo intramuros excavado en la roca, con una escalera de caracol tallada en el mismo que desciende hasta lograr el nivel freático de las aguas del río. Descendimos por el lado contrario al de subida pasando bajo algunas viviendas celtíberas aprovechadas actualmente como corrales por los pastores y agricultores lugareños.

Las murallas celtíberas
El yacimiento de Contrebia Leucade, muy ignorado en esta zona tan cercana, destaca por su formidable sistema defensivo, el urbanismo que aprovechó los desniveles del terreno con una estudiada y cuidada ordenación de sus viviendas y los sistemas hidráulicos de abastecimiento y canales de evacuación de las aguas. Aunque uno no sea muy experto ni amante de ruinas, estas tienen un algo especial, que me recordaron el también poblado celtíbero de Tiermes que visité durante un viaje de retorno de Cáceres. Es un lugar con paisaje muy destacado al que merece la pena acercarse para conocerlo.

Castillo de los Luna en Cornago
Tras la comida en un restaurante del próximo Aguilar del Río Alhama, nos dirigimos a la localidad de Cornago donde visitamos, en primer lugar, el centro de interpretación del castillo de los Luna para, seguidamente, ascender las intrincadas calles del pueblo hasta llegar a la fortaleza, desde cuyas almenas se divisa un paisaje espléndido de la comarca bañada por el Alhama y el Linares.

Vista desde el castillo de los Luna
Emprendimos el regreso y, evitando las poblaciones de Fitero y Cintruénigo, en tres cuartos de hora escasos estábamos de nuevo en Tudela. La excursión resultó, cuando menos, entretenida e interesante.

lunes, 13 de junio de 2016

Como río y ribera


Lo eres todo en mi vida.
Anhelo tus caricias de grosellas
nocturnas y luceros matinales.

Hoy estamos ya solos, como antaño,
aunque nos acompaña aquel amor
que aun estremece. Hasta que la muerte
nos separe, dijimos convencidos.
El tiempo demostró que no era fácil.
Pero, bogamos juntos
buscando los encuentros como río
y ribera amarrados.
Sorteamos Escila y Caribdis
salvando los momentos más difíciles.
Sólo queda llegar a nuestra Ítaca
unidos, como siempre.



Felipe Tajafuerte. (2016)




viernes, 3 de junio de 2016

Encantamiento




Estoy hasta los congojos, masculló el Príncipe Encantado, pegando el ojo al tentador agujero para atisbar el exterior. Nadie transita por este lugar ni pasa la mano frotando esta maldita jaula, a pesar del letrero en que prometo cumplir los tres deseos del que me libere. En tan mala hora pedí al Hada Madrina que, en lugar de en un asqueroso batracio, me transformara en el Genio de la lámpara.

Y mira que me lo advirtieron: ten mucho cuidado, si haces con esa princesa lo que estás pensando, quedarás encantado. No lo tuve en cuenta y me dejé llevar por mis libidinosos instintos. Lo cierto es que quedé encantadísimo. Luego vino lo de su madrina. Una arpía. Que tú eres un sinvergüenza, que quién arregla este virgo, que entre las princesas tiene mucha importancia el precinto de garantía… 

Total, que me encuentro encerrado en una especie de sucia tetera que nadie quiere limpiar. A pesar de un rótulo tan prometedor. 



Felipe Tajafuerte (2016)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...