viernes, 26 de abril de 2013

Paseo y verduras


Salgo de casa con una idea ya preconcebida provisto de mi inseparable cámara fotográfica. Tudela está ya inmersa en la celebración de las XIX Jornadas de Exaltación y Fiestas de la verdura, cuyo punto álgido va a tener lugar en la semana del veintiséis de abril al cinco de mayo. Inicio mi particular paseo para impregnarme del colorido y aspecto que lucen los escaparates y tenderetes no solo de las diversas fruterías y verdulerías de nuestra ciudad, sino también de numerosos comercios de diversos géneros.

Aspecto del interior del mercado
Otro aspecto del mercado
Me dirijo en primer lugar al mercado de abastos. Correspondo al guiño de la figura de la hortelana que preside la entrada y paso al interior. El vestíbulo de acceso se encuentra ocupado por puestos de verduras, frutas y conservas. En un primer plano: guisantes, habas, espárragos, alcachofas, borrajas, acelgas, lechugas, rabanetas y algunas otras, formando una sinfonía cromática de verdes, blancos y rojos augurando el concierto de sabores con el que tales frutos nos van a obsequiar.

Alcachofas tal como se venden en Tudela

Rabanetas

Tomate de la variedad "Feo de Tudela"

Las desconocidas borrajas
En el centro nuestros espárragos
Los apreciados cardos entre otras verduras

Ante la tentación, no me resisto y la Lumix comienza a echar chispas. Estando en estas, aparece un grupo de personas mayores haciendo turismo. Por el parloteo colijo -¡qué perspicacia!- su procedencia catalana. Sin pretenderlo, escucho a una señora decirle a su compañera:


Grupo de turistas en al puerta del mercado

- Mira, aquí venden las alcachofas con cabos y hojas, sin limpiar.
- Es que, señora, eso es comestible y de un sabor excelente -no puedo menos de intervenir yo-. Los cabos son la continuación del corazón de la alcachofa y son tan tiernos y sabrosos como él. Las hojas también se aprovechan, solamente hay que saber limpiarlas -diserto ya metido en harina-. Aquí se venden por docenas, a tanto la docena.
- En Cataluña solamente se venden las cabezas y son al peso. Y esa otra planta de ahí ¿qué es?
- Eso son borrajas. Para muchos la verdura más exquisita de todas. Solamente se crían en La Rioja, Aragón y Navarra -habla ahora el "experto"-. En Tudela, además de las famosas alcachofas y los renombrados cogollos, se cultivan otros muchos productos. Están ustedes en el paraíso de las verduras -añado haciendo patria.


Satisfecho por haber hecho mi particular aportación a las jornadas de exaltación, continúo mi paseo. Por Concarera, donde un establecimiento de lencería exhibe un par de tiestos con alcachofas y otras verduras, salgo a la Plaza Nueva, no sin antes admirar, en el interior de un comercio de la calle Muro dedicado a la venta de vestidos para novias, un carro lleno de productos de la huerta . Pido permiso al propietario para hacer las fotos, y me invita a entrar afablemente.

Exterior de una mercería 
Otro establecimiendo que se adhiere

Interior del comercio de ropa para ceremonias nupciales
Atravieso la Casa del Reloj y me dirijo a la carpa situada en el Paseo del Queiles. Hay un numeroso público degustando platicos de judías blancas con borraja. Un miembro de la Orden del volatín , micrófono en mano, sortea lotes de una conocida marca de cerveza. En el lado izquierdo, unas personas se afanan en repartir las raciones objeto de la degustación. Entre tanto, en un extremo,  se loan las excelencias de Lacturale, la leche navarra de producción integrada. 

Degustación en la carpa
Salgo al exterior y observo a los chiquillos divertirse en un carrusel, mientras los padres se sacuden la cartera. Me ha parecido ver cerrada la frutería De la mata al puchero, algo que me extraña en estas fechas; la crisis quizás, pienso. Prosigo mi deambular y visito otras tiendas de frutas y verduras: Blanco, El Moncayo, Los cogollos, La Mejana... todas ellas con un buen escaparate. Sin apenas darme cuenta, se me ha echado encima la hora de comer por lo que regreso a mi casa.


Acceso a "Hortalizas tudelanas"

Interior de frutas y verduras "La Mejana"
Frente a mi portal se ubica Frutas y verduras Ariza con un muestrario en la puerta impresionante. Es un establecimiento muy acreditado del que soy, además de vecino, cliente y testigo de la calidad de los artículos que se muestran. Accedo al interior como Pedro por su casa y me quedo indeciso hacia dónde dirigir mi cámara. El local es más bien pequeño, abigarrado de  toda clase de verduras y productos de alimentación, con un pasillo estrecho delante del mostrador en el que apenas podemos revolvernos. Los hermanos Ariza, Ester y Rafa, atienden profesionalmente, con extrema cordialidad a los potenciales compradores.


Disfruto de este paisaje desde mi ventana
 - ¿Qué quieres, cariño? -Ester, toda amabilidad, coloca este apelativo a quienquiera que cruza su umbral.
- Solamente deseo hacer unas fotos.
- ¿Vas a poner algo en tu blog? -pregunta Rafa que conoce mi afición y que, según me dice, de vez en cuando lee algo de lo que escribo.
- Si se me ocurre alguna cosilla, desde luego. De momento solo estoy almacenando material.  ¿Puedo hacerlas?
- Claro que sí, pero no me saques a mí que estoy "mucho" vieja.
- No será para tanto.  Pero no te preocupes, mujer -la tranquilizo. 

Interior del comercio de mis vecinos
Incremento mi colección de instantáneas, me despido al finalizar, y me voy para mi casa, donde espero solazarme con unas deliciosas habicas en calzón que ha preparado mi esposa. ¿Gustáis? Comeremos más y menos.


martes, 23 de abril de 2013

Márketing


Es un género que proporciona buenos dividendos tanto a corto, como a medio y largo plazo. A pesar de ser objeto de préstamo, está exento de prima de riesgo ya que las especulaciones y presiones de los mercados no influyen en su cotización. La variada composición de su cartera de títulos está dirigida a cualquier tipo de cliente, sin distinción de raza, edad o sexo, adaptándose a todas las economías e intereses. En su exploración, el balance siempre es positivo; el haber sobrepasa al debe y rara vez se produce el déficit. Ésta es la causa del alto rendimiento y estabilidad de este producto. Aunque se mueve entre ellas, en muy pocas ocasiones provoca grandes editoriales y, en su dilatada trayectoria, ha sabido adaptarse a los componentes más heterogéneos, incluidos los digitales. Por todo esto, el libro siempre es un valor seguro.

Felipe Tajafuerte
Abril 2012

viernes, 12 de abril de 2013

Excursión decepcionante

Tenía verdaderas ganas. Una excursión a la ciudad de Estella, promovida por la asociación Albea,  prometía. Conozco la población navarra por mis citas con ella en varias ocasiones. Había recorrido sus numerosos monumentos, sin embargo a la iglesia de San Pedro no había tenido la oportunidad de acceder. En todas mis estancias la encontré cerrada, la última vez por obras de restauración. 

A nuestra llegada al hotel organizador de este viaje, fuimos recibidos con un tentempié consistente en un "caldico resucitacuerpos" y un sabroso bocadillo regado con vino de Bodegas Irache. Allí nos encontramos con otro grupo procedente de Tafalla, la Asociación de Jubilados San Sebastián, que, por lo visto, tenía el mismo programa que nosotros. 

A continuación nos dirigimos a la ciudad donde nos esperaba la guía oficial para mostrarnos la mencionada iglesia de San Pedro de la Rúa. Tras una breve disertación sobre la historia local, subimos la larga escalinata que nos situó en la puerta norte del templo.

Portada principal

Éste se ve muy limpio, con la piedra excepcionalmente blanca. La portada es majestuosa, tardorrománica muy abocinada, ligeramente apuntada, compuesta de ocho arquivoltas orladas al exterior con la chambrana de ajedrezado jaqués. El arco de acceso, con decoración polilobulada de influencia musulmana, luce en la clave un precioso crismón de tipo navarro. En las jambas, de cuatro columnas, decoración de arpías, sirena, centauro sagitario y grifos. Junto a esta portada se eleva una imponente torre defensiva cuajada de saeteras.

Ábside

En el interior, la nave central con el ábside de tambor y en el otro extremo la sillería del coro. De las dos naves adosadas la del norte es más ancha y en ella se encuentra la capilla de San Andrés de estilo barroco, patrón de la ciudad junto a la Virgen del Puy.  En la del sur, más estrecha, llama mi atención un arco con resto de pinturas y sobre la puerta de acceso al claustro un gran ventanal apuntado con rosetón. Toda la iglesia exceptuando el ábside se encuentra pintada de color crudo con las llagas blancas. Debe ser la última moda en restauraciones. Observo que conserva los dos púlpitos barrocos.


Pinturas en la nave sur

Accedemos al claustro del que solamente quedan dos crujías con nueve arcos de medio punto en cada una, con capiteles historiados sostenidos por dobles columnas. Las otras dos crujías desaparecieron en 1572, durante la conquista de Navarra, al ser volado por las tropas castellanas el castillo de Zalatambor, situado a un lado de la iglesia.

Claustro

La iglesia desde el claustro

Salimos al exterior y aquí se ha acabado todo. La decepción de todos, incluidos los miembros de la Junta que nos acompañan, es indescriptible puesto que esperábamos una que la visita guiada continuase por el resto de la ciudad. Ante esta situación, antes de que el grupo se disgregue, se nos informa del punto de partida del autocar que nos llevará de nuevo al  restaurante donde tendrá lugar la comida, para la que faltan todavía más de dos horas. 

Museo Gustavo de Maeztu

Cae un tímida lluvia y aprovechamos para visitar por nuestra cuenta el Museo de Gustavo de Meztu situado en el Palacio de los Reyes de Navarra, al pie de la escalinata de la iglesia. Hay una exposición en la planta baja pero, tras echar un vistazo, nos dirigimos a la planta superior donde se encuentran los cuadros del pintor vitoriano afincado y fallecido en Estella. De su pintura con mucho colorido, quizá un tanto oscura para mi gusto, llaman mi atención dos grandes cuadros titulados ambos "Los novios de Vozmediano"

Los novios de Vozmediano. Gustavo de Maeztu

Al salir, vemos que ha cesado de llover y damos un corto paseo por la calle Curtidores, vía por la que discurre el camino de Santiago, hasta el puente medieval. Yo me separo un tanto para hacer unas fotografías a la fachada ennegrecida de la iglesia del Santo Sepulcro, donde un peregrino descansa de su fatiga. A continuación, nos dirigimos a la Plaza de los Fueros y tomamos un apetitivo sentados tranquilamente disfrutando del tibio sol que ha hecho su aparición.

Fachada de la iglesia del Santo Sepulcro

Nos recoge el autobús y nos dirigimos a comer. El grupo de Tafalla llega algo más tarde. El menú del ágape bueno y abundante. Seguidamente unos bingos y baile. Los de Tudela nos marchamos pronto.

El comedor abarotado

Se desprende que el hotel organiza este tipo de excursiones para garantizarse el aforo del comedor y el consumo durante el baile introduciendo, como atractivo, esa breve visita cultural. No es el tipo de viajes que organiza habitualmente la Junta de nuestra asociación. Incluso, pensando en la visita de la ciudad, se modificó el día, pasándolo al miércoles, con el fin de no coincidir con el mercadillo que se celebra los jueves en Estella. Para ese viaje no hacían falta alforjas.  Hubiera sido preferible mantener la fecha y así el tiempo libre hubiese sido más aprovechado.

La iglesia de San Pedro de la Rúa desde el río Ega

No es que haya sido una mala salida o se haya pasado mal, ni mucho menos; simplemente, no era lo que nosotros esperábamos de este día. Ésta es la causa de la decepción que he comentado. Quizás, si se hubiera sabido exactamente en qué consistía este viaje, algunas personas hubiésemos decidido quedarnos en casa y otras, que hubieran deseado asistir, se quedaron en ella.

Paseando por las viejas calles

Soy de los que piensan que para comer y bailar no es necesario desplazarse casi cien kilómetros, posiblemente otros opinarán de forma distinta. Es tan sólo cuestión de gustos. Fue como una ceremonia nupcial sin novios ni padrinos; fuimos a la iglesia, después al banquete y más tarde al baile. Lo dicho: una boda.

lunes, 8 de abril de 2013

Un día cualquiera

Ha salido un día ni fu ni fa. No había sol, pero tampoco estaba nublado; más bien gris. No amenazaba lluvia pero tampoco se podría asegurar lo contrario. Teníamos intención de hacer una excursión a Moncayo, pero hemos desistido; en buena hora, por las noticias que luego hemos sabido del alud de nieve que ha afectado a cuatro personas. No hemos inclinado por pasar el día en el huerto. Al llegar, una grata sorpresa. Fidel, el boliviano, había hecho de las suyas y me lo había dejado como la patena. Había desaparecido toda la ramulla producida por la poda de los olivos. Tampoco había ni rastro de la leña de los plataneros. Me he sentido aliviado puesto que tenía muy pocas ganas de hacer nada. No obstante he cortado algunas ramas altas y limpiado unos troncos. Poco más, todavía me resiento de la ciática.

No hemos encendido la chimenea. Como se estaba mejor fuera que dentro, hemos comido al aire libre con nuestra hija y su marido.  Más tarde he echado mano de mi cámara fotográfica y me he dedicado a disparar a diestro y siniestro: las flores pequeñitas del membrillo, el lejano Moncayo nevado visto a través de los carrizos...

el insecto libando las flores del manzano silvestre ...


las formas caprichosas que ha dejado al descubierto la motosierra en los troncos de los olivos...


 los renuevos emergiendo de ellos...



los mismos olivos reflejándose en el agua verdosa del estanque...



unas setas...



un precioso cardo...





 una brizna de hierba abriéndose paso en un tronco renegrido...



las extrañas flores de los arces...


las bellísimas flores de los peros...


Incluso he preparado una especie de collage destinado a una entrada que tengo en preparación.

Después, hemos recogido los bártulos y nos hemos venido para casa, no sin antes pasar para hacer una breve visita a nuestras nietas que han vuelto de Pamplona. Un día un tanto anodino que he conseguido aprovechar sin grandes esfuerzos. Para finalizarlo, me he sentado ante el ordenador y he conseguido ultimar esta entrada, tan anodina quizá como el día.  

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...